LOS ULTIMOS HOMBRES

0
20223

 

Pero así fue como Darnell siguió adelante, día tras día, confundiendo extrañamente la muerte con la vida, la locura con la cordura y los fantasmas errantes y sin propósito con seres verdaderos.  Sinceramente opinaba que era un secretario municipal que vivía en Shepherd’s Bush, habiendo olvidado los misterios y las glorias resplandecientes del reino que le pertenecía por herencia legítima.

Arthur Machen

 

La fragmentación del ‘yo’ o del Ser, es un fenómeno psicológico que ocurre cuando el sentido de sí mismo de un individuo se divide en diferentes partes, lo que puede conducir a sentimientos de desconexión y alienación.  Este fenómeno a menudo se asocia con un trauma complejo, que puede causar disociación y fragmentación del yo.  La disociación es un mecanismo de gestión que permite a los individuos separarse de experiencias traumáticas, mientras que la fragmentación se refiere concretamente a la división del yo en diferentes partes.

Según la “Psicología del Yo” del psicológo Heinz Kohut, el yo es una estructura psicológica responsable de nuestra experiencia de tener un yo y ser un yo. Es decir, de poser una consciencia ontologica. Cuando esta estructura se vuelve inestable, se dice que el yo está fragmentado.  Para mantener esta estabilidad o autocohesión es necesario poseer una experiencia del yo precisa y empática además de consistente e inmutable.

En su libro “Healing the Fragmented Selves of Trauma Survivors”, la Dra. Janina Fisher describe cómo la disociación y la fragmentación se manifiestan en personas que han pasado por largos períodos de trauma. Explica que la disociación ocurre cuando los individuos separan la parte de su personalidad que ha experimentado ese abuso y que  padece directamente del trauma de las partes de su ser que experimentan otros aspectos de la vida. Esto genera toda una serie de problemas psicológicos.

Yo me pregunto si podemos hablar de disociación en términos más amplios y no sólo a nivel de individuo. Tengo la certeza de saber que no exagero si digo que la sociedad occidental se halla en un estado de disociación y fragmentación en la actualidad. Las  luces de Europa se apagan presa de una oscuridad que proviene de la ignorancia y la decadencia.

Nos hemos convertido en los Letzter Mensch que vaticinó el gran  Nietzsche. Consumidores no sólo de recursos económicos y naturales sino también de toda clase de comodidades intelectuales y espirituales. Todo es una comodidad. Todo se compra y se vende y nada más parece importar. El capitalismo genera zombies dóciles sin alma y la comodidad acaba creando prisiones.

Esta disociación se observa claramente en las incongruencias de la política actual donde no existen derechas o izquierdas ni partidos politicos- excepto quizás el verde- con una agenda basada en  principios éticos. Esta falta de compás político y el colapso de todas las grandes narrativas en los últimos doscientos años, unido a dos guerras mundiales devastadoras y al descubrimiento que la raza humana puede aniquilarse a sí misma de manera trágicamente fácil son los traumas que han creado esta disociación.

Quizás esta cita de Adorno nos dé una respuesta sobre donde podemos buscar la posible solución: “Lo que puede oponerse a la decadencia de Occidente no es una cultura resucitada sino la utopía contenida silenciosamente en la imagen de su decadencia.”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí