EL LIBRO NEGRO DE LAS VACUNAS

0
874

Hallábame atendiendo al vídeo titulado “Están simulando un nuevo «ESCENARIO» con un objetivo: LOS NIÑOS. Juan Zaragoza (Completo)” —véase en:https://elotroplano.tv/video/estan-simulando-un-nuevo-escenario-con-un-objetivo-los-ninos-juan- zaragoza-completo/—, del cuatro de enero de 2023, el cual acumula más de 75.000 reproducciones desde su publicación hace una semana exacta, cuando, a mitad de este, el tal Juan Zaragoza menciona un libro en concreto, titulado “El libro negro de las vacunas”, por la periodista Inmaculada Fernández Díaz. Como no podía ser de otra manera, a causa de mi indefectible sentido de la curiosidad, contrincante acérrimo del conformismo y de su primo hermano, el borreguismo, entre otros, no he podido evitar salir en su busca y captura, sumergiéndome a pelo en las sibilinas profundidades —que en este caso no alcanzan más allá del tobillo— del incognoscible, todopoderoso y camaleónico Internet.

Me he encontrado con que Amazon lo distribuye; por la friolera de unos diecisiete euros, lo que un puñado de gambones, cualquiera de ustedes, estimados lectores, puede reflexivamente obsequiarse, si sus ajustados bolsillos y engarrotados orgullos lo permiten, con un manuscrito avalado, según dicen las malas lenguas, “con más de 400 referencias, 80 ilustraciones y 60 páginas de anexos”. Cabe decir que su valoración actual en la plataforma, ponderada con las 33 valoraciones de los usuarios que hasta el momento lo han puntuado, es de 4,8 estrellas en una escala cuyo máximo lo constituye el 5; es decir, que no es moco de pavo.

Pinchando de aquí para allá, o sea, zapeando por la red, he llegado a encontrarme también con una brevísima entrevista —acotada entre los minutos 21 y 52 del vídeo que se encuentra en el siguiente enlace: https://eltorotv.com/programas/vivir-con-salud/vivir-con-salud-15-10-22-programa-completo-20221016— en la que el de nuevo mencionado Juan Zaragoza acoge a la autora del libro que titula el presente escrito. Insto a que se aprecie el escueto testimonio de la periodista, pues tan solo merece la media hora que, como mínimo, todo ciudadano medio de bien suele dedicar a diario, con el honrado fin de informarse con rigor y responsabilidad, cuando se deja adoctrinar de continuo mediante la práctica de un sedentarismo malsano, por definición, y recalcitrante, por repetición, asociado este a la absorción pasiva de los contenidos audiovisuales, de naturaleza maligna —véase la patente titulada “Nervous system manipulation by electromagnetic fields from monitors”: https://patents.google.com/patent/US6506148B2/en—, que son proyectados en la pantalla de cada cual y retransmitidos por alguno cualquiera de los diversos shows/circos mediáticos de toda índole a los que muchos todavía insisten en reconocer con sendos vocablos de la antigua escuela, a saber: ‘telediarios’, ‘noticieros’, o similares.

A modo de paréntesis, adjunto el enlace a un vídeo chulísimo que me ha enviado mi padre: https://www.facebook.com/benmoore2020/videos/1362419144584128/?extid=NS-UNK-UNK-UNK-AN_GK0T-GK1C&mibextid=2Rb1fB. No tiene desperdicio alguno.

¿Va a osar exponerse, indeciso lector, a información no oficialista? ¿Va a clickar donde el Estado no quiere que clicke? ¿Va a plantearse las posibles consecuencias que pueden acarrear ciertos hechos controvertidos? ¿Va a contemplar, anónimo lector, la reacción que genera en usted la realidad?

 

Les deseo salud, verdad y paz. Y sentido común. Sí, también les deseo eso también. Y coraje. Que ya está bien con tanta tontería, me cag* en la… Salud, salud, que diga.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí