ENTREVISTA A TXEMA OLEAGA, GRAN MAESTRO DE LA GRAN LOGIA DE ESPAÑA

LA MASONERIA EN ESPAÑA. UNA ESCUELA DE CIUDADANÍA

1
65423

 

Los masones, demonizados y perseguidos durante el franquismo. Fueron acusados de todo tipo de crímenes y conspiraciones contra el orden establecido, asesinados y condenados a muerte, represaliados durante los cuarenta años que duró la dictadura.

Con el fin que la sociedad española conozca esta institución, no hay mejor manera que entrevistar al Muy Respetable Gran Maestro de la Gran  Logia de España, según el protocolo masónico,  Txema Oleaga, es decir, quien hoy representa a la Masonería en nuestro pais.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, y experto en Responsabilidad Civil, Derecho del Seguro, Derecho Penal y Derecho de la Circulación. Senador en la actual y precedente Legislatura por el Partido Socialista. Un hombre de honor.

 

Pregunta Feliciano Morales. Director PLAZABIERTA.COM-

Buenas tardes. Txema, ¿Qué tal está Ud?.

Respuesta: Buenas tardes. Encantado de estar en este medio y muy contento por explicar lo que es la masonería y, efectivamente, por acabar con esos prejuicios a los que usted ha hecho referencia, pues este tipo de entrevistas, puede servir o ayudar en esa dirección,

Pregunta F. Morales: ¿Cómo, cuándo y por qué se hizo masón?.

Respuesta: Soy una persona muy inquieta desde siempre, interesado por muchos temas, pero interesarme por la masonería se debe a un hermano mayor que, además es mi padrino de bautizo, él me habló por primera vez de la masonería, más allá de lo que había podido leer. Me animó y decidí dar el paso después de pensarlo mucho, si bien tuve que posponer el ingreso debido a una grave enfermedad de mi madre que me obligó a ocuparme de ella. Pero, en cuanto tuve la ocasión, cuando ella pasó al Oriente Eterno, que es como denominamos los masones a la muerte, ingresé en la Orden, me inicié, lo cual ocurrió a primeros del Siglo, en el año 2001. Y la verdad, tengo que decir que, de todas las cosas que he hecho en mi vida, quizá, dejando de lado las cosas profanas y las que no tienen que ver estrictamente con la política, es lo mejor que he hecho en esta vida, lo que más me ha aportado, con la única excepción de ser padre.

Pregunta F. Morales: Le he oído comentar en alguna entrevista, que la masonería es humanismo.  ¿Se puede decir que hay un humanismo masónico?. ¿Se puede hablar de un humanismo diferente al humanismo entendido en el sentido amplio de la palabra dentro de la masonería?.

Respuesta: Entiendo la pregunta y es relativamente difícil de contestar.

Sí utilizamos las categorías que habitualmente empleamos al hablar de humanismo, yo voy hacia un concepto que va más allá, que es el de escuela de ciudadanía. La masonería, contribuye a que cada uno de nosotros, de nosotras, porque también hay mujeres masonas, a que hagamos más que un proceso de adquisición de unos conocimientos, de un saber, sino también de unos valores que no se quedan dentro del templo masónico, en la reunión masónica, sino que son valores que se nos inculcan y que de alguna manera se imprimen en nuestros corazones mediante las ceremonias que llevamos a cabo y que sirven para que nosotros mismos los traslademos al mundo exterior en nuestra vida diaria, en nuestra vida profesional, de manera que nuestro comportamiento se ajuste a esos valores.

Si, la masonería iría en esa línea y, efectivamente, es una corriente claramente humanista porque sitúa al ser humano en el centro, de manera que los derechos humanos que siempre hemos defendido han contribuido a su desarrollo y extensión, en contra de esto está la tortura, la pena de muerte; en definitiva, todo aquello que degrada al ser humano, que va en contra de su integridad y de su vida. En este sentido se puede decir que la masonería es una de las escuelas humanistas más importantes en el mundo occidental.

Pregunta F. Morales: Entonces, como escuela de la ciudadanía o humanista ¿en qué se diferenciaría de otras os asociaciones o instituciones que buscan la excelencia del individuo, del ciudadano dentro de la sociedad?, ¿cuál es la diferencia?.

Respuesta: Destacaría básicamente tres cuestiones.

La primera referida a la definición clásica de la masonería como sistema peculiar de moral bajo el velo de alegorías y que se enseña mediante símbolos. Dicho así, puede ser algo, o puede resultar algo abstruso, pero lo que esto quiere decir es que la masonería practica unos rituales que intentan imprimir valores cívicos en el masón. Lo mismo que en la antigüedad existían unas representaciones teatrales por los Juglares que imprimían valores religiosos, en Inglaterra existía unas llamadas moralidades, también representaciones teatrales para imprimir valores cívicos, siendo éste un elemento importante en la masonería, porque hay que tener en cuenta que el aprendizaje para ser ciudadano no es algo fácil. Es un aprendizaje relativamente cercano en el tiempo y que se fundamenta sobre el respeto, la tolerancia; de manera que cada ritual imprime o trabaja un valor concreto que queda en el corazón del  masón.

La segunda es la referida a los principios clásicos de la masonería: libertad, igualdad y fraternidad que se interpretan en un sentido muy semejante al de la revolución francesa y otras democracias liberales. Libertad de pensamiento, igualdad de derechos y fraternidad, siendo, respecto de esta última, la gran diferencia puesto que se trata de un concepto muy superior al de la solidaridad en el sentido que habitualmente se usa en política, como ayuda a mejorar la vida de un tercero pero estableciendo el límite hasta el que uno quiere llegar. Sin embargo en masonería la fraternidad te liga con el prójimo, como un lazo sagrado, hasta el punto de considerarnos hermanos y hermanas sin ningún límite, de una manera muy superior al “yo” y los “otros”, a “nosotros” y “ellos”. Es entender que estamos en un mundo en el que todos somos hermanos y hermanas y todos nos debemos mutuamente. Por lo tanto, se trata la fraternidad así entendida, como un sentimiento muy profundo que, caracteriza a la masonería y la diferencia de otras organizaciones.

Pregunta F. Morales: ¿Debe entenderse dicha fraternidad entre los masones, como un amor puro,  como un amor desprendido, de entrega a tus hermanos y hermanas?.

Respuesta: Claro, es algo que supera y es consustancial a tu relación con el prójimo. Es decir, el próximo es tu hermano o hermana y, por tanto, eso hace que la relación con ellos sea una relación muy profunda en la que queda al margen cualquier otro elemento de competitividad, disputa, etc.., para centrarte en la esencia, la base de lo que sería el amor, que es la misma raíz que amigo, y que es, en realidad,  lo que viene a significar ese enlace sagrado.

Pregunta F. Morales: También se dice que la masonería es una institución iniciática. ¿Qué significa eso para que todo el mundo lo entienda?.

Respuesta: No se trata de  llegar a una Logia y que te entreguen un libro que tienes que leer y ya está, sino que de lo que se trata, es que tienes que vivir la masonería, de colocarse en la situación, vivirla de una manera íntima y, eso se hace, mediante las ceremonias, en las cuales te vas despojando, poco a poco, de los metales, como decimos nosotros, esto es, de aquellos aspectos exteriores que dificultan la esencia del ser humano, centrándonos exclusivamente en lo íntimo, en lo que llevas y compartes con los demás; siendo ésta la manera en la que se va aprendiendo, poco a poco. Aprendiendo un lenguaje, unos valores, comprendiéndolos en el mejor sentido de comprender, hacerlos propios y, a medida que  se va evolucionando se va avanzando de grado, hasta que llegas al grado final que es el de Maestro. Se trata de experimentar y sólo mediante la experiencia se va adquiriendo conocimiento.

Pregunta F. Morales: ¿En qué se diferencia la masonería de otras instituciones iniciáticas?.

Respuesta: Cuando hablamos del origen de la masonería, encontramos un origen mítico, también un origen simbólico y, por último, el origen histórico que se sitúa en el año 1717, cuando las logias inglesas se juntan y crean la Gran Logia de Inglaterra. Pero ese origen mítico y símbólico, es el que enlaza a la masonería con otras instituciones iniciáticas que han intentado hacer cosas semejantes para hombres y mujeres a lo largo de la historia, desde los sumerios hasta nuestros días, con ritos de paso en los que el candidato va poco a poco ingresando y comprendiendo una serie de valores que se le van a transmitir.

La diferencia está en que, lo que pretende la masonería  es inculcar valores puramente cívicos. En la masonería no hay dogmas, no se trata de que uno tenga una razón que supera a la del otro. No hay este tipo de elementos, sino que lo que se inculca es la tolerancia, el respeto a los demás, el escuchar y ponerte en la situación del otro. El intentar admitir que quizá el otro, con una postura diferente, puede llegar a convencerte. En definitiva la convivencia que es la que garantiza pues, el fortalecimiento de las sociedades.

Pregunta F. Morales: Sin embargo, usted habla de la ausencia de dogmatismo dentro de la masonería, ¿cómo se compagina esto con la exigencia de creer en Dios para entrar en ella, como una verdad absoluta?, ¿esa creencia en Dios, o como ustedes lo llaman, Gran Arquitecto del Universo, no constituye en si misma una dogma de fe?.

Respuesta: No exactamente. Cuando hablamos de creer en Dios estamos simbolizando a través de la figura que nosotros denominamos Gran Arquitecto del Universo, ese elemento de trascendencia al que hacíamos referencia al principio, es decir, el ser humano para un masón no es un puro hecho biológico, sino que es algo más, es el centro de la naturaleza, por eso, los derechos humanos, evitar todo tipo de servicias, torturas, malos tratos, oposición a la pena de muerte, porque todo esto es lo que lo degrada.  Por eso, es el oponerte a la pena de muerte, porque todo es lo que degrada el concepto y el sentir del ser humano. Con ese sentido, y de que no se trata la existencia humana de un puro hecho biológico y, por otro lado que, de acuerdo con  la ciencia, en la expresión que nada se crea ni se destruye sólo se transforma.

Podría poner más ejemplos, incluso dentro del mundo de la política, donde un dirigente de mi partido decía que el socialista no se entierra, se siembra. De manera que todo este tipo de conceptos de los que estamos hablando, hacen referencia a una cadena de sucesión en la que cada uno de nosotros es una pieza de un engranaje más amplio. En este sentido, el masón no es que crea en un dios en sentido religioso, en un dios antropomorfo, como una figura dogmática que impone una reglas, sino que lo que cree es que el ser humano es un elemento trascendente de la naturaleza y es un ser central, centralidad que hace que sea Él, el aspecto más importante de la naturaleza y la trascendencia. Es en ese sentido en el que hablamos de Dios.

Pregunta F. Morales: ¿Qué aporta la masonería a la sociedad española en el momento actual?.

Respuesta: La Gran Logia de España está en un proceso de actualización, incluso de refundación. Hemos hecho una profunda reforma de nuestra Constitución interna, vamos a adaptar nuestros reglamentos debido a que la masonería estuvo prohibida en nuestro país por la dictadura franquista, al igual que en otros países. Y estuvo prohibida, porque como todo el mundo sabe, para las dictaduras todo aquello que es libre pensamiento, todo aquello que es defensa de valores como la democracia, la libertad, lo llevan bastante mal. De manera que,  una vez recuperada en nuestro país, por cierto, a través de una sentencia judicial, dos en concreto, se empezó a estructurar pasando por diferentes fases.

En la que estamos ahora, es precisamente la de abrirnos a la sociedad, la de decir que ser masón es algo honorable, que no hay ninguna razón para tener ningún temor a los masones, lo mismo que en otro lugares de Europa y del mundo y que, lo que podemos aportar, precisamente, es la idea de la tolerancia, del respeto a los demás, de aprender a escucharlos, de aprender incluso a debatir, elementos que la masonería lleva muy a gala y que pueden ser altamente interesante par la sociedad.

Voy a poner un ejemplo. Hace varios años, yo era consejero de un teatro Municipal, el Teatro Municipal de Bilbao, el Teatro Arriaga, y el director artístico que habíamos contratado ese año, Luis Pascual, en la programación que presentó, parte era dirigida al público infantil y, nos explicó el motivo por el cual puso en marcha este proyecto para este tipo de público, y que, en realidad tiene que ver con lo que hacen los masones. Y es que, los masones cuando uno está hablando los demás escuchan, y no se habla como si fuese una sucesión de monólogos, sino que, en la forma en la que se habla y luego otro responde es una forma operativa.

Se discute y se habla en base a una regla. Pero en ningún caso hablan todos a la vez. Buenos, pues el teatro es algo parecido. Si el teatro es una sucesión de monólogos, al final es un rollo, por lo tanto, tiene que ser ágil, pero no puede haber superposición de una voz sobre otra, porque entonces, el público lo que escucha es ruido y, esto es lo que quería este hombre transmitir a nuestro público infantil. Por ello me parece un ejemplo extraordinario, es un punto a favor de los masones que lo que hacemos es establecer unas reglas de comportamiento, de conversación y de diálogo, que hoy son tan necesarias en el mundo.

Pregunta F. Morales: ¿Qué sucede detrás de esas puertas cuando ustedes se reúnen en Logias, de manera secreta, o por lo menos esta es la idea que tiene la sociedad?, ¿qué ocurre?, ¿en qué consisten esos ritos que llevan a cabo y que hay quienes los demonizan?, ¿cómo se puede explicar a la sociedad sus reuniones?, ¿de qué manera va a repercutir ese trabajo en la sociedad como escuela de ciudadanía que la ha denominado usted?.

Respuesta: Si me permite una pequeña broma, yo suelo decir en las conferencias y charlas que doy sobre la masonería por toda la geografía de nuestro país que, secreto, secreto…, sólo hay el de la Coca Cola.

Lo que hace la masonería en su interior no es nada diferente a lo que hace cualquier otra asociación, como cuando se reúne el consejo de administración de una empresa o el consejo de redacción de un periódico que, se circunscribe al debate interno y no abierto a todo el mundo, aunque al final se comunique sus resultados; de manera, que no se puede hablar de secreto sino de un carácter discreto. Los masones hacen exactamente lo mismo, con unos ritos algunos de ellos muy antiguos que, lo que persiguen, es colocar en situación para poder poco a poco empezar a trabajar sobre un orden del día, siendo el hilo conductor de la reunión el abrirse para percibir lo interesante de lo que puedan decir los allí reunidos, debatiendo cualquier asunto con libertad plena y con el respeto debido al otro y, así obtener finalmente, unas conclusiones que permiten o que puedan trascender al exterior.

La mejor definición es la de un ritual que tenemos que dice que, nuestra obligación es la de ser felices, creando felicidad y extendiéndola a nuestro alrededor, pues, eso sería la mejor explicación de lo que allí hacemos.

Pregunta F. Morales: ¿Qué relación tiene en este momento la masonería con la iglesia católica?.

Respuesta: Ha sido una relación difícil, habida cuenta que la masonería ha defendido la escuela pública, es decir, la educación para todos, al igual que defendemos la sanidad para todos. Cuando hablamos de los tres conceptos: libertad, igualdad y fraternidad; la igualdad se refiere a que todos los seres humanos somos iguales. En teoría, la iglesia también tendría que defender esto, pero la realidad es diferente.

Creemos igualmente en la libertad de pensamiento, en la libertad critica del pensamiento, y además no creemos en la existencia de dogmas, y por lo tanto, cuestionamos cualquier dogma que alguien quiera imponer a los demás; porque los dogmas no dejan de ser también creaciones humanas.

Esto siempre nos ha llevado a enfrentarnos a todo tipo de entidades que intentan imponer sus tesis a los demás. Aunque en los últimos tiempos las cosas van cambiando bastante. El propio Papa Francisco llegó a reconocer en cierta ocasión que solamente una sociedad laica garantiza la convivencia de personas con diferentes religiones, y esto también lo creemos nosotros, porque cada uno tiende a pensar que la suya es la religión verdadera y que por tanto la de los demás no lo es. Esto hace que, en los últimos tiempos, también se vaya abriendo un sector muy importante de la iglesia. La idea de que hay que respetar a los demás, sus creencias y sus formas de vida, y convivir entre todos, hace que todavía no hayamos sido capaces de levantar esas admoniciones que nos hacían.

Pero tengo que decir que, algunos de los principales investigadores sobre masonería son sacerdotes católicos. Uno de ellos, en concreto, el padre Pedro Álvarez Lázaro ha escrito un libro sobre masonería titulado “Masonería escuela de ciudadanía”, donde dice con toda naturalidad que no hay incompatibilidad entre religión y masonería.

Un ejemplo que pone de manifiesto que cada vez son mejores las relaciones, es que, hace seis meses asistí a un funeral de un Hermano que había pasado al Oriente Eterno que, insisto es como llamamos nosotros a la muerte, en una localidad de Catar y el sacerdote sabía que de los que estábamos allí una parte eran familiares y otros masones, lo que viene a ser también una familia; dijo que le hacía mucha ilusión que estuviéramos presentes los masones, incluso permitió que uno de nosotros dijera unas palabras.

Creo que los tiempos van cambiando y que, en general, la iglesia católica va poco a poco aceptando que la sociedad cambie.

Pregunta F. Morales: ¿Si no tengo malentendido, uno de los proyectos de su Gran Maestría es abrirse a la sociedad?. ¿Cómo pretende y de qué manera se va a hacer?

Respuesta: En primer lugar, la masonería no es una sociedad secreta, nuestros cargos son cargos públicos, somos una asociación que está inscrita en el registro de asociaciones como cualquier otra. Y el que hagamos reuniones privadas como las hacen muchas asociaciones, sólo para sus socios no significan que sean secretas. Todo lo contrario, somos una sociedad abierta que, entre sus fines busca la beneficencia, y no la búsqueda del poder, lo que nos convierte en una sociedad filantrópica, de manera que sus miembros no están remunerados.

En cuanto a la pregunta de, ¿cómo nos vamos a abrir a la sociedad?, existen varios proyectos, siendo el más importante de todos el que tiene que ver con la reforma que hemos hecho el pasado mes de enero, como es abrir nuestras puertas en cuanto a los aspectos filosóficos e intelectuales en los que trabajamos, publicando nuestros debates y conclusiones en los diversos medios de comunicación, tanto en nuestra revista “El Oriente”, como en Facebook, Twiter, “X” ahora, poniendo a disposición de la sociedad todos estos elementos que utilizamos.

En segundo lugar, estaría la relación con las instituciones. Ya nos hemos reunido con el gobierno central, con los gobiernos de algunas Comunidades Autónomas y con muchos Ayuntamientos, planteando que es lo qué queremos hacer, qué estamos buscando, el trabajo sobre temas de tolerancia, el respeto… lo que  nos está llevanado a que tengamos una buena conexión.

Y, en tercer lugar, un proyecto muy interesante que es el denominado proyecto de la memoria histórica, consistente en recobrar la memoria de los masones que fueron represaliados durante la Guerra Civil y durante la dictadura franquista, con la intención que esto no vuelva a producirse, como es perseguir a alguien por tener pensamientos propios, tanto a quienes lo tienen como a sus familiares; denunciar que alguien persiguió a los masones con saña, y que nadie puede tomarse la libertad de aprobar una ley como la que se aprueba en mil novecientos cuarenta, de represión de la masonería,  condenando a muerte y  al exilio, o quitarles sus cátedras, sus negocios, sus laboratorios, etc.; porque eso que se hizo con los masones, también se puede hacer con cualquier otro colectivo y, esto es lo que hay que evitar. También estamos en un proyecto de memoria democrática que le ha parecido muy  interesante al gobierno central, manteniendo relaciones con el Archivo Histórico de Salamanca, para nosotros básico porque contiene una prolija información que nos va a permitir revelar lo que ocurrió.

Tres ideas diferentes que. unido a lo que estamos haciendo ahora,  mantener una entrevista, charlas, exposiciones, conferencias… vamos normalizando la situación de la masonería en nuestro país.

Pregunta F. Morales: Hay un patrimonio que fue confiscado a la masonería ¿se puede recuperar?.

Respuesta: Efectivamente, sí lo había y, como usted dice, fue confiscado. El problema estriba en que estaba en manos de personas particulares. Sin embargo, hemos conseguido recuperar un espacio en Canarias que es la denominada Casa Verde, donde se nos permite realizar una serie de actividades, lo mismo que al entrar en colaboración con otras instituciones nos han permitido utilizar otros espacios públicos.

De todas las maneras, nosotros no tenemos ningún interés especial en reclamar cuestiones económicas, nada por el estilo, sino que lo único que queremos es que se nos permita trabajar en libertad, que podamos exponer libremente ideas y podamos tener acceso a los archivos, a las universidades, etc, para poder exponer nuestras tesis y poder informar de nuestros documentos. Algo parecido a lo que pasó  en Francia, donde varias obediencias se reunieron con el entonces Presidente de la República, e hicieron un acto simbólico en virtud del cual la República entrega lo incautado a los masones y estos lo devolvían en el mismo acto a la República; porque no se trataba de tener ninguna indignación, sino simplemente el respeto a la honorabilidad de la masonería.

Pregunta F. Morales: Sin embargo, hay quien echa de menos un posicionamiento de la masonería en temas de actualidad de extrema gravedad como, por ejemplo, las guerras entre Rusia y Ucrania o entre Israel y Palestina, incluso dentro de nuestro país, donde la tensión política cada vez es mayor. Por otra parte, ¿no perjudica a la masonería su condición de Senador por el Partido Socialista?

Respuesta: Respecto a la primera parte de la pregunta, nosotros hemos tenido contacto, cuando el pasado 7 de octubre se produjo el atentando por parte de Hamás en Israel, con la Gran Logia de este país. Nosotros no sustituimos al Gobierno, son los gobiernos los que tienen hacer los posicionamientos públicos. De hecho nosotros juramos el sometimiento a la Ley del país, pero eso no quita para que tengamos relaciones con nuestros Hermanos de aquellos lugares.

Debe tenerse en cuanta que, en el seno de la Orden masónica hay hermanos de diferentes religiones, de diferentes credos, de diferentes posicionamientos políticos. Estamos en contra de la violencia y una cosa es la legítima defensa y otra la agresión a un tercero.

En el caso de la guerra de Ucrania, lo mismo, cuando se produjo la invasión a Ucrania por parte del estado ruso, lo que hicimos fue ponernos en contacto con nuestro homólogo de Ucrania y ofrecer nuestra ayuda. Eso es lo que hemos hecho. Es más, no sé si saben que existe una serie de trata de mujeres que provienen de países en guerra, pues de alguna manera la masonería está contribyendo a que se legisle al respecto para proteger a estas personas especialmente vulnerables, lo mismo que las niñas y los niños que se quedan sin educación por los conflictos armados. Entonces es cuando la masonería se prouncia claramente. Aunque quiero dejar claro que la masonería no es una institución política y que lo que no vamos a hacer es un pronunciamiento político en un sentido partidista; porque si llevase mis reivindicaciones en base a mi ideología podría romper la armonía de una Logia si en ella hubiese personas con una ideología diferente.

En mi condición de militante de un partido político, o de senador, no tiene nada que ver, mira, yo provengo del País Vasco, en el País Vasco, cuando me inicié en masonería lo tuve que hacer con escolta porque estaba perseguido, y en el seno de mi logia hay personas de todas las ideologías. Nacionalistas, gente que es de la izquierda abertzale, socialistas, gentes del Partido Popular. Hay de todas las ideologías, y convivimos entre nosotros, ¿por qué? Porque ponemos por delante lo que nos une, frente a lo que nos separa. Pues el hecho de que yo sea senador o de que Jerónimo Saavedra, que recientemente ha fallecido, ha pasado al oriente eterno, y era uno de nuestros puntales intelectuales y éticos, fuera de un partido político, no es óbice para que entre todos tengamos buena relación, de hecho, hay también personas que pertenecen a la masonería y son de otros partidos políticos, y mantenemos una estrechísima relación.

Pregunta Rafael López (Redactor de PLAZABIERTA.COM): Muy buenas noches, Muy Respetable Gran Maestro y Queridísimo hermano Txema. Sobre este tema que estabais tratando, el de la política y la masonería, te quiero trasladar una pregunta que me hacen muchas veces y que yo mismo a veces también me hago. ¿Cómo es compatible una disciplina de voto y el libre pensamiento, que teóricamente nosotros debemos de practicar?

Respuesta: Buenas tardes, Rafael. Me parece interesantísima esta pregunta, y además me la han hecho no una, sino varias veces, y voy a responder de la misma manera que respondí la primera vez; yo, hasta la fecha, no he tenido ninguna incompatibilidad entre mi adscripción política, y mi adscripción masónica. He podido defender libremente mis ideas en el Parlamento sin que me haya afectado para nada mi condición masónica, todo lo contrario, la masonería me ha ayudado a poder situarme en la postura de los demás, a poder entender mejor lo que otros piensan y a buscar siempre aquel aspecto en que podemos estar de acuerdo. Por tanto, yo diría que es al revés, que es la masonería la que me ha enseñado a poder ejercer la política, porque la política hay quien la concibe siempre en un sentido negativo, pero la política no es otra cosa que resolver problemas de los ciudadanos y de las ciudadanas que por sí solos no se pueden solucionar, y no hay ninguna otra manera de poder cambiar el mundo si no es a través de la política precisamente. Y por eso yo siempre digo que estoy muy agradecido a lo que yo he aprendido en el seno de mi logia, cuando me dedico a la política porque me ha permitido tener una amplitud de miras que probablemente no la hubiera adquirido de otra manera, y que yo veo que es cierto que en algunos políticos, pues no existe.

Pregunta Rafael López: Entrando en otro tema que también es de los  delicados y más populares cuando hablamos de masonería, que es el famoso reconocimiento, o no reconocimiento, de las mujeres dentro de la masonería, que yo creo que es un tema bastante preguntado, y con mala intención. Yo he oído que estamos en trámites, o estamos en conversaciones, o estamos en curso de poder hacer un reconocimiento con la Gran Logia Femenina de España. Y si eso es cierto, que a mí me encantaría que fuera cierto, mi pregunta va un poquito más allá.

¿Estamos en posición, en situación, o en disponibilidad, de Poder avanzar algo en encontrar espacios comunes con las Grandes Logias que no son de amistad para nosotros? Lo dejo ahí de momento.

Respuesta: Bueno, en primer lugar tengo que decir que desde el primer momento que empezó mi mandato, que fue en el año dos mil veintidós, trabé relación con la Gran Maestra de la Gran Logia Femenina, y juntos, ella y yo, hemos ido dando conferencias, charlas, y hemos hecho exposiciones y otras cosas por toda España. Tenemos previsto ahora, para el próximo mes de febrero, una charla en el País Vasco. Hemos tenido recientemente una en Cataluña, en Aragón, en otros lugares. Vamos a Galicia también a principios de marzo.

En fin, hemos hecho en varios lugares, y estamos trabajando conjuntamente. De hecho, vamos a suscribir un acuerdo de colaboración, creo que es este miércoles cuando lo va a visar el órgano directivo de la Gran Logía de España y el órgano directivo de la Gran Logia Femenina también en fechas próximas.

Pero más allá de lo que es lo que diríamos la parte técnica, de si es un acuerdo de colaboración, o es una asociación, etc, más allá de eso, yo quiero dejar claro una cosa, las mujeres siempre han estado en masonería. La masonería ha sido puntera a la hora de incorporar a las mujeres al seno de la masonería, a diferencia de lo que ocurría con otros aspectos de la vida social. Las masonería tiene una exigencia, y es que el candidato, o la candidata, tengan plenitud de derechos, y las mujeres no tenían plenitud de derechos, y de hecho no lo han tenido hasta que se aprobó la constitución de mil novecientos setenta y ocho. No tenían los mismos derechos, y, pese a ello, la mayoría siempre entendió que era necesario que las mujeres pudieran formar parte de la masonería, y las inició, y creó las denominadas logias de adopción, en las que mujeres de la relevancia, y de la importancia intelectual y política de Clara Campoamor, que fue quien consiguió el voto femenino durante la república, o, por ejemplo, Carmen de Burgos, una mujer que defendió el derecho de una mujer a criar a su familia sin necesidad de depender de un hombre, o defendió el divorcio. Ese tipo de cosas las hicieron mujeres que pertenecieron a la masonería, y que la masonería las incluyó en su seno. Mujeres muy importantes. Esas logias, que se llaman logias de adopción, porque ellas no tenían los mismos derechos que los hombres en aquel momento, llegó hasta que, en el año dos mil cinco, algunas mujeres decidieron constituir su propia asociación, que es la Gran Logia Femenina ¿Por qué? pues porque si bien en la parte intelectual no hay ninguna diferencia entre un hombre y una mujer en el ámbito masónico, en la parte ritual, en la parte iniciática, en la parte de esa vivencia de los conocimientos masónicos, existen formas distintas, y símbolos distintos, y ellas están realizando eso que, entre comillas, podríamos denominar la perspectiva de género de la masonería. Me parece que es un trabajo interesantísimo, que estoy convencido que llegará un día en que seamos capaces, hombres y mujeres, de tener un camino iniciático común, que hoy en día es difícil, porque unos prefieren un rito solar, otras prefieren el rito lunar, etc… y esto sería muy largo de explicar a quién no conozca la masonería. Pero sí quiero dejar esto claro. Y voy a poner un ejemplo que se va a entender perfectamente: los negros, en Estados Unidos, no tenían los mismos derechos que los blancos, y sin embargo, la masonería, que es puntera siempre, que va en la avanzadilla de los derechos sociales, de los derechos y de las libertades públicas, decidió que los negros tenían que ser iniciados en la masonería, porque eran exactamente igual desde el punto de vista humano que, que un hombre blanco e iniciaron a un negro que se llamaba Prince Hall, y a día de hoy, todavía, ese nombre es una referencia. Hoy en día los negros siguen reconociendo a aquel primer iniciado Prince Hall, que fue el que comenzó ese largo camino. Es decir que masonería ha ido por delante de los derechos y libertades públicas que han reconocido luego, más adelante, las constituciones y las leyes.

Pregunta R. López: Al hilo de una pregunta, surge la otra: lógicamente las que se sienten discriminadas, con ese planteamiento, son las logias mixtas. Si pueden trabajar las masculinas, las femeninas, ¿por qué las mixtas, no? Y yo entiendo que hay un problema ritual, que hay una serie de problemas: rirtual, juramentos, etcétera, etcétera, que de alguna manera evitan que podamos compartir espacios sagrados, ¿Pero por qué no, si practicamos la fraternidad, si preconizamos la fraternidad, por qué nosotros que somos pocos, y a veces tan poco fraternos, no somos capaces de crear espacios de entendimiento no rituales con las grandes logias, por ejemplo, con Derechos Humanos, con la Gran Logia Simbólica y con lo que son, al menos, las grandes obediencia que trabajan, de alguna manera, de forma parecida a nosotros

Respuesta: Bueno, en la relación con las otras obediencias, no regulares digamos (*), es normal. O sea, nosotros nos reconocemos como hermanos. Trabajamos en espacios comunes, que son espacios públicos, y tenemos, de alguna manera, cada uno su propio camino iniciático. Esto es algo propio de cada institución. Pero eso no quiere decir que no compartamos espacios pñúblicos, de hecho, precisamente con motivo de la aprobación de la Ley de Memoria Democrática, varias obediencias, decidimos hacer, que al final no se pudo hacer por la disolución de las cámaras, una declaración conjunta de apoyo a esa ley, que por primera vez reconocía a los masones, y a las masonas, como víctimas de la represalia de la Guerra Civil y del franquismo. Entonces, son obediencias diferentes, cada una tiene sus propios caminos rituales, pero, en el ámbito intelectual no hay ninguna diferencia, y nos reconocemos como hermanos. De hecho, si mañana un miembro de una logia mixta, como has dicho, de la Gran Logia Simbólica de España, decide que quiere ingresar en la Gran Logia de España, con que únicamente se comprometa a respetar las normas de funcionamiento interno, pues ya está, se le aprueba y punto. No, no hay ningún problema, y hay muchísimos hermanos que, habiéndose iniciado en la Gran Logia simbólica, ahora forma parte de La Gran Logia de España.

No, en ese sentido, ninguna diferencia, otra cosa es que cada uno tiene su camino, iniciático diferente, porque es el que más le conviene, el que más le gusta, o el que mejor se ajusta a sus propios valores personales. Pero no hay ninguna diferencia, ni en el ámbito intelectual, ni en el reconocimiento, como hermanos, o como hermanas, de unos y otros. Y, en cuanto a compartir ese espacio sagrado, permíteme que me refiera a una cosa que ha ocurrido hace, relativamente, poco tiempo en Inglaterra: el año pasado, en el año dos mil veintitrés, se cumplían 300 años de la aprobación de las Constituciones de Anderson, que es, para entendernos, la primera regla masónica del mundo, y, con motivo de ese aniversario, la Gran Logia Unida de Inglaterra organizó un acto solemne. En ese acto solemne los masones iban con sus mandiles y con su atuendo, que les reconocía como tales: la joya masónica, etcétera, pues invitaron a la Gran Logia Femenina de Inglaterra, a la homóloga de la nuestra, y también les pidieron que acudiesen con sus mandiles y con sus joyas de reconocimiento, y por primera vez hicieron un acto solemne, no era una atenida, no era una ceremonia, pero era un acto solemne en el que ambos se reconocían mutuamente. Yo creo que este es un camino que se ha iniciado, que no tiene vuelta atrás y que me parece sumamente interesante.

Pregunta R. Lopez: Hay un pequeño, permíteme, chascarrillo, a cuenta de las últimas decisiones sobre membresía, de la Gran Logia Unida de Inglaterra sobre este tema, cuando ha especificado que podrían pertenecer a esa Gran Logia, mujeres trans a hombres, y hombres trans a mujeres, por lo cual se creaba ahí una situación en la que, el chascarrillo venía diciendo que, para poder entrar en la G.L.E., como mujer, no me queda más remedio, si soy mujer, que decir que soy hombre, y, si soy hombre, y ya soy miembro, decir que soy mujer, y entonces habrá mujeres dentro de la G.L.E., o, por ser más exactos, en la G.L.U.I., evidentemente, ¿No son un poco confusas, para el ciudadano medio, este tipo de cuestiones? ¿No nos deja un poco así como descolocados?

Respuesta: No, no, en absoluto, vamos a ver, el debate sobre sobre el mundo trans, es un debate que está hoy en día en las noticias. Si nosotros hablamos del colectivo de L.G.T.B.I. Las sigas indican:.lesbianas,transexuales, bisexuales, intersexuales, gays, etcétera, ¿no? La persona trans existe, o sea, esto no es una eh yo recuerdo en el debate que tuve en la campaña electoral sobre justicia, y compareció, por parte de del partido político Sumar, una mujer que había transicionado de hombre a mujer, y que, además, coincidía que habíamos estudiado juntos los dos en la universidad. Nos volvimos a encontrar después de tantos años, ella ya siendo mujer, cuando yo, cuando la conocí era hombre. Entonces, el mundo trans existe, y lo que tiene es un reconocimiento legal, y la Gran Logia de España, la Gran Logia Unida de Inglaterra, o la Gran Logia de cualquier país, han jurado respetar las leyes de ese país. Si en mi país, una persona ha transición, y ha pasado de ser mujer a hombre, y en su registro civil, y en su Documento Nacional de Identidad, dice que esa persona es hombre, yo no puedo negarle esa condición porque yo tengo que respetar y no puedo negarle esa condición, y la masonería no podría denegar el acceso de esa persona que es hombre legalmente diciendo, pues sería tanto como no aceptar las leyes de nuestro país, y el juramento básico del masón es, además de respetarse unos a otros, de amarse fraternalmente, respetar las leyes del país que te acoge. Y esto lo simbolizamos, además, con el primer brindis, el que se hace siempre en todos nuestros ágapes, que es un brindis por el jefe del estado del país, que es la manera de simbolizar que estamos en un país que admite a la masonería, que la protege, que permite que trabaje libremente y, lógicamente, lo único que exige es que se respetan las leyeses de ese país.

No hay ningún problema con esto, los masones no tenemos problema con el mundo trans, todo lo contrario. Es la sociedad la que tendrá que aprobar las leyes oportunas, y nosotros respetar esas leyes.

Txema Oleaga.

Concluida la entrevista sólo nos queda agradecerle al M.R.G.M. de la Gran Logia de España por haber tenido la amabilidad y disposición a concedernos esta entrevista, por haber respondido a cuanto se le preguntado sin ningún tipo de ocultismo ni ambajes, que esperamos sirva para nuestra sociedad conozca  mejor la Orden Masónica, su funcionamiento, sus fines y proyectos, como Escuela de Ciudadanía que aglutina en su seno a libre pensadores y que busca salvaguardar la libertad, la igualdad y la fraternidad entre los pobladores de este Planeta, la dignidad del ser humano.

Muchas gracias, Txema, y un fuerte abrazo, sea fraternal, en alza de la fraternidad entre todos los hombres y mujueres.

Txma Oleaga: Gracias a vosotros.

1 COMENTARIO

  1. Todos los caminos iniciáticos parten de la imagen especular ( lo no real que sueña) y tienen como meta la luz que muestra lo verdadero.

    Es la masonería uno de ellos?

    Creo que cualquier camino conduce a ROMA, si previamente ésta se mira en el espejo de la verdadera libertad que la convierte en AMOR fraterno; en ÁGAPE.

    La verdadera libertad es un diamante pulido; un brillante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí