SIMBOLOGÍA, ARITMÉTICA Y SIGNIFICADO HISTÓRICO Y MITOLÓGICO  DEL NÚMERO DOCE (12)

0
3350

 

 

► «En el número, como signo de la total limitación extensiva, reside, como lo comprendió Pitágoras, con la íntima certidumbre de una sublime intuición religiosa, la esencia de todo lo real, esto es, de lo producido, de lo conocido y, al mismo tiempo limitado».

—  Oswald SPENGLER (1880-1936), Filósofo, matemático y escritor alemán.

— “El sentido de los números” (en “La decadencia de Occidente”. Cap.I.1). Austral, Madrid, 1998. Pág. 138. 

A lo largo de la historia, el número El DOCE (12) ha tenido una gran importancia. A veces, incluso muy superior al número 10.

El DOCE (12) es uno de los principales números utilizados a lo largo la historia de la humanidad. Su importancia se debe a que en un año la Luna gira unas 12 veces alrededor de la Tierra, hecho que ya observaron y conocieron los pueblos primitivos, en la sincronía entre el año solar y los ciclos lunares. De ahí que la Cosmografía y Cosmogonías antiguas establecieran “los DOCE signos del Zodíaco”.

DOCE (12) es el número de las divisiones espacio-temporales. Es el producto de los 4 puntos cardinales por los 3 planos del mundo. Divide el cielo en forma de cúpula en 12 sectores formando los 12 signos del Zodiaco desde la cultura mesopotámica.

En la Tierra el año también está dividido en 12 sectores, aunque la división en 12 meses no es tan antigua como la de los 12 signos, ya que originariamente, el calendario primitivo de Roma se dividía solamente en 10 meses y no coincidía con los ciclos astronómicos, de ahí los nombres de septiembre (mes siete), octubre (mes ocho), noviembre (mes nueve) y diciembre (mes diez). Fue en tiempos posteriores  de los romanos que se introdujeron los meses de julio (Julio Cesar) y agosto (Augusto) tras el mes de junio.

El número DOCE (12) simboliza el universo en su desarrollo cíclico espacio-temporal. La razón es muy simple: la multiplicación del 12 con el 5 da nacimiento a los ciclos de 60 años en que se resuelven los ciclos solar y lunar.

El universo en su complejidad interna, también está simbolizado por el número DOCE (12) como resultado de multiplicar los 4 elementos naturales fundamentales de Empédocles de Agrigento (fuego, tierra, aire, agua) por los 3 principios alquímicos básicos (azufre, sal, mercurio).

La relación del DOCE (12) con el número 3 y el número 4, también es fundamental en la cultura cristiana. En este caso el 3 representa a la Trinidad (Padre, Hijo, Espíritu Santo) y el 4 representa la Tierra con sus cuatro cuadrantes representados por los 4 evangelistas o los 4 puntos cardinales. De donde se deriva la importancia del número DOCE (12) en toda la liturgia y el arte cristianos.

 

LAS MEDIDAS VINCULADAS AL NÚMERO DOCE (12)

El número DOCE (12) ha estado ligado durante miles de años a la medida del tiempo. Los relojes y calendarios se organizan en base al número DOCE (12). El año tiene 12 meses, el día tiene 24 horas, que se reparten en 2 grupos de 12 (12×2=24). La hora se divide en 5×12 =60 minutos. El minuto se divide en 5×12=60 segundos. En la geometría, la graduación usual de la circunferencia es también 360º=12×30º.

Aun cuando el sistema de numeración de base 10 no tardó en imponerse sobre el DOCE (12), lo cierto es que este se conservó en algunas ámbitos, como en los pesos, longitudes o capacidades, porque el número DOCE (12), a diferencia del número 10, permite muchas más operaciones de partición, es decir, las de dividir por mitades, por terceras partes, cuartas partes o sextas partes. Si una vara de medir se divide en 12 partes, quedan marcadas en la vara las 1/4, 1/2, 3/4, 1/3, 2/3.

Incluso después de la imposición de la base decimal, algunos personajes han intentado patrocinar al número DOCE (12) de diversas formas. Por ejemplo Herbert Spencer, H. G. Wells, o el escritor norteamericano F. Emerson Andrews, que el 5 de abril de 1944 fundó “The Duodecimal Society” con el propósito de:

► «Dirigir investigación y educación pública en la ciencia matemática, con especial dedicación al uso de la Base DOCE de numeración, en matemáticas, pesos y medidas».

Además de las horas, y también en muchos productos que se venden, empaquetan o dosifican por docenas o medias docenas, como por ejemplo los huevos, el número 12 continúa teniendo bastante vigencia en pulgadas y millas. Basta recordar que durante siglos fueron habituales las medidas de longitud:

1 pie = 12 pulgadas; 1 palmo = 12 dedos; 1 pulgada = 12 líneas; 1 línea = 12 puntos.

También en superficies aparecían porciones duodecimales: 1 fanega = 12 celemines.

Asimismo en medidas de capacidad de áridos: 1 cahíz = 12 fanegas.

Y conviene recordar “la docena de fraile” que tenía dos valores: 11 cuando se trataba de pagar y 13 cuando se trataba de cobrar.

Hasta existen organizaciones formadas para proteger el 12. Pero ¿qué tiene el número 12 de especial en una sociedad construida alrededor de la base 10? ¿Duodecimal o decimal?

 

LA ARITMÉTICA DEL NÚMERO DOCE (12)

  • Los divisores del número DOCE (12) son 1, 2, 3, 4, 6, 12. El DOCE (12) es el número más pequeño con seis divisores:
  • Factorización del número DOCE (12): 12 = 2 x 2 x 3.
  • 12 es el menor número “abundante”, ya que es menor que la suma de sus divisores propios: (12<1+2+3+4+6).
  • Hay 12 pentaminos.
  • 12 es el único número que es igual a la suma de 3 elevado a sus propios dígitos 12=3¹ + 3².
  • 12 es el menor número que es igual a la suma de sus dígitos más los cubos de sus dígitos, 12=1+2+1³+2³.
  • El 12 es un número “dúo-perfecto”, ya que es igual a la suma de todos sus factores propios pares: 12= 2+4+6.
  • El número 12 y sus múltiplos, son los únicos que tienen, a la vez, exactamente mitad, tercio, cuarto, dos tercios y tres cuartos.
  • En la Cosmogonía platónica del “Timeo” que fundamenta el Mysterium Cosmographicum” (1596) de Kepler, juega un papel fundamental el poliedro de DOCE (12) caras, llamado Dodecaedro.

  • En el famoso cuadro “La Ultima Cena” de Dalí (Colección Chester Dale. Galería Nacional de Arte. Washington), Jesucristo instaura el Sacramento de la Eucaristía bajo la quintaesencia del Dodecaedro cósmico, supremo emblema pitagórico-platónico del universo.

 

SIGNIFICADO DEL NÚMERO DOCE (12) EN LA NUMEROLOGÍA

En el ámbito de la numerología el numero DOCE (12) representa la intuición, la voluntad, la unión de cuerpo mente y espíritu, el positivismo, la energía pura y la perfección. Ya que el número DOCE (12) se compone de dos dígitos: el número 1 y el número 2, se une la energía y comienzos del uno y la dualidad y unidad del dos.

Al reducir el numero DOCE (12) a un solo dígito operando (1+2) obtenemos el 3, un indicativo de que las personas que tienen un doce buscan vivir en armonía, actuar de una forma ética, con moralidad y utilizar el pensamiento lógico, a base de razonar las cosas antes de actuar. El numero DOCE (12) siempre busca la perfección en todo aquello que realiza. Las personas que gozan de este número no les gustan mentir ni que les mientan ya que defienden la verdad a ultranza. Prefieren hacer daño a los que más quieren, con la verdad, que usar una de las denominadas “mentiras piadosas”.

 

SIGNIFICADO DEL NÚMERO DOCE (12) EN EL AMOR Y LA AMISTAD

Las personas con un numero DOCE (12) son personas bondadosas, tranquilas y muy puras por lo que se suelen enamorar de aquellas personas que les correspondan y que no les hacen daño ni les mienten. La habitual sintonía entre mente y cuerpo, como parte de su tendencia al perfeccionismo y la sinceridad, aporta mucha tranquilidad y seguridad en las relaciones humanas, que se caracterizan por la fidelidad, la lógica y la sensatez, sin perjuicio de la pasión.

El número numero DOCE (12) simboliza la armonía, la pureza, la perfección y la unión armónica del cuerpo y la mente. Las personas marcadas por este número son sinceras, pacientes, que buscan la perfección en todos sus aspectos de la vida.

 

EL NÚMERO DOCE (12) EN LA MITOLOGÍA

Según la mitología griega, cuando Hércules creció, Hera vertió en su copa un veneno que lo enloqueció y esta locura hizo que Hércules matara a su mujer y a sus propios hijos, al confundirlos con enemigos. Como castigo le fueron encomendados los famosos “DOCE (12) trabajos de Hércules”, gracias a cuales fue curado y alcanzó incluso la inmortalidad.

 

► Los DOCE (12) trabajos de Hércules fueron: El león de Nemea, la hidra de Lerna, el jabalí de Erimanto, las aves de Stinfálidas, la cierva de Artemisa, el toro de Creta, los establos de Augías, robar los caballos de Diomedes, robar las manzanas de las Hespérides, arrebatar el cinturón de Hipólita, dar muerte al monstruo Gerión, y arrastrar a Cerbero fuera de los infiernos.

El DOCE (12) perfecto está simbolizado igualmente en el mundo de las deidades griegas, concretamente en la figura de los DOCE (12) titanes de tiempos inmemoriales, en cuyo lugar aparecerían más tarde los DOCE (12) olimpos. En la mitología griega, los Titanes eran una raza de poderosos dioses que gobernaron durante la legendaria edad dorada. Los Titanes fueron DOCE (12) desde su primera aparición literaria y estaban relacionados con diversos conceptos primordiales, algunos de los cuales simplemente se extrapolaban de sus nombres.

► Según la “Teogonía” de Hesiodo (700 a.C.), Uranus, el Dios del cielo, engendró junto a su madre, Gaia, la Diosa de la Tierra, a los Titanes y las Titánides. Los Titanes, cuenta Hesiodo, son DOCE (12): seis varones (Titanes): Océano, Ceo, Crío, Hiperión, Jápeto y Cronos; y seis hembras (Titánides): Febe, Mnemósine, Rea, Temis, Tetis y Tea.

► En la Mitología Griega, los dioses principales eran también DOCE (12): Zeus, Hera, Apolo, Afrodita, Atenea, Poseidón, Hefesto, Hermes, Ares, Artemisa, Deméter y Hestia.

En los “Cuentos de los Nibelungos” se relata que Sigfrido se dirige hacia Worms para conquistar a Kriemhilde en compañía de DOCE (12) compañeros y que más tarde navega durante DOCE (12) noches y DOCE (12) días a Islandia, donde tendrá lugar su lucha universal con Brunilda. De esta valquiria cabe resaltar su fortaleza, pues era capaz de lanzar una piedra, que aquellos «DOCE (12) hombres cargaban con gran esfuerzo», a DOCE (12) brazas, que era una antigua medida de longitud.

En la tabla redonda del rey Arturo, el DUODÉCIMO lugar estaba vacío, pues pertenecía al intrépido caballero que debía de encontrar el Santo Grial. Sobre DOCE (12) tablas aparece narrada la epopeya de Gilgamesh, el poderoso rey de Uruk, que en su búsqueda de la inmortalidad vagó durante DOCE (12) horas por las tinieblas hasta llegar al fin del mundo y después atravesó las aguas de la muerte en una balsa que movía con la ayuda de DOCE (12) pértigas tardando en ello 120 (12×10) horas dobles.

 

EL NÚMERO DOCE (12) EN LA BIBLIA

En la Biblia, el número DOCE (12) juega un papel clave cuando se trata de describir todo el círculo, toda la integridad historiográfica:

► El patriarca Jacob tuvo DOCE hijos (Génesis 29:31-30:24 y 35:23-26), Rubén, Simeón, Leví, Judá, Dan, Neftalí, Aser, Gad, Isacar, Zabulón, José y Benjamín; que fueron los fundamentos de DOCE (12) troncos o DOCE (12) tribus de Israel.

 

► El número DOCE (12) también fue el de los llamados profetas menores de Israel (Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías y Malaquías) del Antiguo Testamento.

Jesucristo escogió DOCE (12) apóstoles (Mt 10:2-4; Rev 21:14), Pedro, Andrés, Santiago el Mayor, Juan, Felipe, Bartolomé, Tomás, Mateo, Santiago el Menor, Tadeo, Simón, y Judas; que formaron los fundamentos secundarios de la Nueva Jerusalén.

Pero es sobre todo el último libro de la Biblia, el Apocalipsis de San Juan, el que está totalmente marcado por la simbología de los números. En ella es el DOCE (12) el número de medida que se utiliza en el Nuevo Jerusalén, el lugar de los liberados. Esta ciudad de Dios ha sido edificada sobre los DOCE (12) fundamentos, provista de DOCE (12) puertas con DOCE (12) perlas que llevan los nombres de los DOCE (12) troncos de Israel y que es protegida por DOCE (12) ángeles. En esta ciudad no se pretende resaltar únicamente el carácter divino de este número, sino la idea de la meta. Se dice que con DOCE (12) se cierra un ciclo, que el DOCE (12) simboliza el final feliz del largo viaje y, en definitiva, la meta alcanzada. San Juan, el autor del Apocalipsis, tuvo una visión que pone de manifiesto que al final de los tiempos se les concederá DOCE (12) veces a 12.000 hombres elegidos el privilegio de vivir en esa ciudad sagrada.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí