WHITE TRASH (BASURA BLANCA)

0

No puede haber algo que me llame más la atención, insistentemente, que lo negativo u ofensivo.

Imagen: myjrpaper.com

Nada puede quedar sin responder. No se salva ningún medio de comunicación. Llevo varios días leyendo algo parecido a «basura negra» o «basura indígena». A unos se les insulta y a otros se les molesta.

Al parecer, el hombre blanco es el culpable de todo. Depredador y esclavizador de pueblos y territorios no europeos. África, América, parte de Asia y Oceanía. No recuerdo un lugar en el que el hombre blanco no haya puesto su «pie asesino» sobre la cabeza de un «inocente lugareño».

En pleno siglo XXI, el tiempo donde el mundo está conectado, cualquier persona puede ponerse en contacto con otra de cualquier rincón, y compartir sus puntos de vista; ahora que con un mínimo conocimiento de inglés, te puedes comunicar con un africano, un asiático, un americano o un australiano; ahora, que la pobreza a nivel mundial está disminuyendo y muchos de los nuevos trabajos se pueden hacer desde cualquier país, justo ahora, empezamos a dar la espalda a la igualdad y a la paz entre todos los seres humanos.

Pero, ¿nadie recuerda lo que se recoge en la obra cumbre de la literatura española, «El Quijote», en la que Cervantes cuenta como son secuestrados los cristianos por barcos musulmanes, se les lleva al norte de África y el que consigue regresar es sólo a través de un rescate? La opresión de unos pueblos a otros se ha producido siempre. Desde que se tiene conocimiento ha habido guerras, esclavos y el ser humano ha sido cruel y malvado con su propia especie.

Movimientos como «white trash», «black excellence» o «apropiación cultural» entre otros, crecen cada día con más fuerza. Han surgido como un virus, un virus latente esperando su oportunidad para infectar a todas las personas que puedan. Están consiguiendo, al igual que la Covid-19, esparcirse por todo el mundo. Un mundo de ofendidos y egoístas.

Encuentro esta noticia en un periódico: se demanda a una empresa de comidas por usar una receta de Hawái y hacer un producto con ella. Figurémosnos que desde la Xunta de Galicia se demandara a los de Zaragoza por hacer ellos mimos nuestra empanada y nuestro «pulpo a feira».

«Nos están comiendo las papas», esto proclaman estos movimientos, convenciendo a miles de personas . Y así, la igualdad que tanto tiempo nos ha costado conseguir, y que aún no se ha conseguido del todo, se ve comida, masticada y escupida por una serie de doctrinas que, falsamente llenos de dignidad y de justicia universal, no hacen más que sembrar la desigualdad, el rencor, el odio y en definitiva la confrontación entre los pueblos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-10.png
Imagen: bbc.com

Hace varios días que escuché esta noticia en el telediario. Un presentador sonriente, después de alabar la buena actuación de una deportista, repite el mantra «black excellence», y se queda tan tranquilo. Personalmente me parece un error clasificar a los de una raza de una determinada manera. Es justo el germen del odio: yo soy mejor que tú. Y lo soy porque mi piel es más…, y mis ojos son…, y la historia de mi país nos pone en esta posición en el mundo, y los de mi raza han generado más riqueza que los demás, y tienes que reconocer que los pueblos… tecnológicamente han sido más avanzados, y podemos repetir ese «y» hasta la saciedad.

Estas ideas de «excelencia» llevan a la otra idea, a definir a otras personas como mediocres. Son aquellos que por sus circunstancias o por el motivo que sea, se han visto tirados en las cunetas de la vida. En este caso se tacha de «basura» a los blancos pobres y olvidados de Estados Unidos, pero también se podrá hablar de basura indígena, basura sudafricana, o basura católica. E incluso creo que a prácticamente todos los pueblos se le podría colocar basura como adjetivo.

“Basura blanca”: el artículo en el que el separatista Jordi Graupera habló de los castellanohablantes más pobres

El cinismo roza con la excelencia al vecino que se cree mejor que tú, por el simple hecho de verse en mejor posición económica, o porque le va mejor. El ego suele jugar muy malas pasadas: no sólo puede hacernos creer que somos mejores que los demás, sino que actuamos como si los demás fueran tontos, y aquí está el otro gran problema, que simplemente es que no hay tontería mayor que pensar que el otro es tonto, estúpido e incapaz de darle la vuelta a la situación. Antes o después, te acaban pagando con la misma moneda y te conviertes en el «trash».

Otra idea defendida por algunos colectivos, es la de «apropiación cultural». Al parecer, puede ser entendida como: la utilización de elementos culturales típicos de un colectivo étnico por parte de otro, despojándola de todo su significado y banalizando su uso. Hay que tener respeto hacia las creencias y las culturas ajenas, de acuerdo. Pero resulta que ahora se banaliza lo impensable. Hay personas que no caen en la cuenta de que prácticamente todos, usamos los números árabes … ¡mala memoria!

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-12.png
Imagen: elperiodico.com

En mi anterior artículo hablaba de que en nuestra época hemos pasado del concepto de sólido, tradicional, estable y previsible, a líquido, cambiante, rápido e imprevisible. Pero creo que había que añadirle dos calificativos más: hipersensible e hipermolesto. Queremos conocer todo, compartir todo tipo de información y contenido, vivir al límite en el rincón más apartado del mundo y con las culturas más distintas a las nuestras, pero cuando hay intereses de por medio, esto es mío y no quiero que me lo copien. Es mi juguete y no puede haber otro igual. De lo contrario pataleo hasta que me hagan caso, porque hoy en día todo el mundo tiene que ejercer el intento de lo irrealizable, (recuerdo como le pidieron al rey de España que pidiera disculpas a México por la conquista española, de risa, según mi punto de vista).

Hay una parte de la sociedad que no quiere darle un sentido íntegro de servicio al prójimo, a la propia humanidad, a construir un mundo mejor, más hermanado, más comprensivo. Se trata de que todos juntos vayamos a una mejoría común en la que, de una manera u otra, o en un sentido o en otro, la humanidad se vea recompensada en su propio beneficio. La cultura debe de ser conocida, entendida y respetada, pero no tratada como un libro con derechos de autor. La cultura es universal, es del ser humano, es de aquel que la quiere usar, como el que usa un idioma.

Veo, pero en menor medida, una sociedad comprometida con ella misma, que se mezcla, que se enseña y que aprende, que se copia e imita, que se integra, que convive, que se enriquece, que crece y que goza junta, que se ama y se respeta. Esa sociedad con una sola raza, la humana, que asume su historia con sus momentos agradables y desagradables. Que es capaz de convivir con sus propias contradicciones.

Como persona de mediana edad veo el mundo como un desastre, pero con arreglo. Una persona joven lo ve con alegría, porque lo está conociendo. Una persona mayor lo verá terrible, ya que no se verá con fuerzas para luchar con él. Pero el mundo seguirá siendo tal cual es, cambiante, por eso está en nuestras manos cambiarlo para bien, de lo contrario no tendremos más que lo que nos merezcamos.

Para más información:

We Need To Talk About The Pressure Of Black Excellence

Apropiación Cultural

Demanda a los fabricantes de los “rollos de Hawái” por apropiación cultural

 

 

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí