USTEDES NO TIENEN VERGÜENZA

2

[Especialmente dedicado a la O.M.S.  (Organización Mundial de la Salud) o W.H.O. (World Health Organization), al gusto de personas lectoras…]

Nota preliminar.- Este escrito lo publiqué el Martes, 27 de Octubre de 2015 no importa dónde; es decir, hace cinco años exactos (la hora del escrito, no la recuerdo, de veras).

Y no me retracto, en estos momentos, ni un simple átomo.

Es más…lo corrijo y lo aumento, de ser posible y necesario.

Ustedes, no es que no tengan vergüenza, sencillamente desconocen qué es eso.
Publicar y bocear a cualquier medio internacional y simpatizante (que suelen ser absolutamente todos) – alarmando, como casi siempre o siempre hacen – , dándoselas como incontestables generadores de cáncer (cancerígenos) a las carnes rojas (vaca, cordero, buey, cerdo entre otras muchas), así como la mayoría de las carnes procesadas, no solo puede resultar devastador para el propio consumidor de las mismas – algo en lo que si son expertos verdaderos, en crear terror a la población desconocedora , abusando de tal desconocimiento – , sino la ruina total de multitud de industrias que podrían cerrar sus quioscos echando a la puñetera calle a más de ochenta mil personas dependientes de tales factorías; sin contar con los que dependen de su propia mísera soldada.
Cubriéndose, eso sí, las posaderas con la típica –en ustedes, claro – frasecita de que en “Medicina nada es matemático, ni axiomático”… mediante el no menos frecuente: “quizá, es posible, pero… tal vez…no es ciencia exacta pero…”

Este servidor de ustedes, que queda a su entera disposición para lo que fuera ‘de menester’, sin tener la especialidad de Oncología (estudio y tratamiento de las neoplasias; tumores benignos y malignos, pero con especial atención a los malignos, esto es, al cáncer), sí que se siente en su perfecto derecho – por conocimientos clínicos e investigadores así como por el sudor, y las trampas hechas a fin de impedir disparates como los que habituan a hacer, y que le costó conseguirlos bastante ayuda y amigos conseguirlo -, de decirles todo eso en su cara y sin pizquita de atisbo de sonrisa.

Este servidor de ustedes, se considera ( y está considerado, de momento) con la suficiente catalogación, categoría y conocimiento sobre ensayos clínicos (retrospectivos, prospectivos, controlados y sus etcéteras) como para decirles en sus morrazos que, un más que “supuesto” aumento en el 18% de la población con tales tipos de cánceres no deja de ser una pura especulación – tan intrínseca ella en su ADN y ARN- ; para más inri sin especificación alguna sobre el tiempo de aparición de los mismos o, como poco, de sus pródromos. Ni asomo de ello. Como siempre.

Ya dieron otra «alerta alarmante» con la famosa pandemia que se avecinaba sin remedio con la Gripe Aviar e invitaron sutilmente a comprar millones de vacunas contra ella a todos los países, cuanto más tontos mejor y así, más ganancias.

Algo que, al menos a mi País, costó cientos de millones de dólares para su prevención , cuando al fin y a la postre no dejó de quedarse en agua de borrajas (Fuentes muy viperinas pero “muy bien informadas” y sin contrastación (parafraseando a una senadora pepera de estas tierras) afirman que no se tiraron las tales al cubo basuríl, sino que fueron incluidas en las vacunas normales para la ‘gripe normal’. ¡Vaya usted a saber qué mejunje coctelero hicieron!

O que se distribuyeron  fraternal, bondadosa y gratuitamente entre los ‘negritos del África tropical’ …¡vaya usted a saber también!

¿Pretenden volver a las mismas tornas con este tema que se ha hecho “viral” (término internéico muy en boga ahora) sobre el consumo de carnes – rojas, procesadas y similares -?

Miren ustedes, un servidor – en las mismas condiciones anteriormente escritas- ha tenido el honor (o deshonor, según se mire) de conocer en propias carnes sus entresijos, sus tejemanejes, sus cambalaches, y sus opíparas cenas de “meeting”, señores y señoras de la OMS (o WHO, a escoger) y todavía tiene un buen acceso a sus publicaciones (públicas y ‘top secret’). Se ha empapado de los ensayos clínicos en los que se basa esa «Alarma» que han vuelto a instaurar y que eso sí que me resulta una Pandemia Alarmista: Ustedes es lo que mejor y más experto suelen hacer y a sabiendas, que es lo peor para el danzante de bajo pelo.

Una de sus conclusiones, la más significativa para este servidor:

« Tenemos una Evidencia Limitada, lo que significa que se ha observado una asociación positiva entre la exposición al agente y cáncer pero otras explicaciones para las observaciones (técnicamente llamadas confusión, sesgo o posibilidad) podrían no ser descartadas» (en traducción propia, que es buena, se lo aseguro a ustedes).
Poseo toda la bibliografía oficial desde sus bases, amigos “omsianos”; y a entera disposición de cualquier interesado están. Si es que tengo tiempo y ganas, que eso me lo reservo.
Si todo eso no es taparse el trasero y cubrirse el espinazo, que venga Dios, lo vea y vuelva a irse hinchadito de asco e infinita repulsión.
Urge por tanto, y mucho, una contra-noticia.

Ochenta mil trabajadores pueden depender de ello, acompañados de sus lindas familias. Urge desde anteayer… !Desde siempre! Decirlo, alto , claro y en pluscuamperfecto ha de ser preciso. Y así lo hago.
Ahora abandono las teclas.

Que me han hecho un bocata de beicon tostadito y crujiente, acompañado con unos pinchitos de chorizo cantimpalo y salchichón ibérico que ha tiempo me están gritando ¡Cómeme! Y no siempre está uno en su dulce y tranquila (¿tranquila?…pero si no la dejáis en paz) patría chica.

Voy a ello. Que ya va entrando gusa.  ¡Si ustedes gustan…!

P.S.- No recuerdo ahora exactamente a qué se refería la O.M.S. (o W.H.O. al gusto) a qué se estaba refiriendo por aquellos entonces. Segun puedo deducir de lo que escribí, se referiría a algo relacionado entre carnes rojas y aparición de cáncer. Y de lo bueno que es vacunarse de la gripe – ahora estamos en plena campaña – con un coctel todoterreno que ni ellos (ni ellas) saben los ingredientes.

¡Ojo….no soy un “anti-vacunas”, sino un fiel y leal defensor de ellas! Pues faltaría más…

Pero, ¿no me digan que no se asemeja y les recuerda a esta nueva “Pandemia coronavírica”? Hasta en sus más mínimos detalles y expresiones.

¡Ni un ápice me apeo…ni un ápice! Y que caiga quien tenga que caer.

Exactamente lo mismo, mismas palabras para distintas entidades.

 

Y ahora: Firmo, sin sellar,

En un lugar de la Mancha a 27 de Octubre de 2020 (o sea, hace cinco años justos de las otras pandemias alarmatizantes)

 

2 Comentarios

  1. Independientemente de estar de acuerdo en todo lo que escribe el Prof. Breijo-Márquez (le conozco más como autor de libros de texto y artículos especializados que como publicador de opiniones) creo que se ha quedado corto en esta ocasión, con el artículo. La Organización Mundial de la Salud (o WHO), suele ocultar datos que no le son interesantes y publica otros nada contrastados. No basta con picar su link. Los entresijos no publicados son mucho mayores. Y de los Conflictos de Intereses ni contar ya. No es de recibo, no tienen vergüenza como dice el profesor. Un abrazo desde Chile. Mis saludos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here