USTED NO ES DECENTE

0

 

 

Me pregunto, cada vez con  más frecuencia, porque en este pais la credibilidad de las instituciones están en la parte baja del escalafón de la ética y la honorabilidad. Cada vez que una encuesta aborda parámetros sobre las instituciones, el suspenso está garantizado, al igual que la clase política. Solo hay que ver la puntuación que los españoles dan a sus líderes.

FOTOCOMPOISICÓN FMORALES PLAZABIERTA

El lunes pasado el ex presidente Rajoy compareció en el congreso ante la comisión del caso Kitchen y fue, una vez más, bochornoso comprobar como todo un presidente del gobierno, aunque sea ex, se mofaba con sorna de los integrantes de la comisión, algunos incluso entraban al trapo de sus ya celebres, hasta qué punto hemos llegados, soflamas rajoynianas. Pero es que Rajoy comparecía en el Congreso de los diputados, ante miembros de esta institución  y ni siquiera tuvo la decencia de guardar las formas. Y no es la primera vez. Hasta Villarejo se comportó, siguiendo por lo menos, el protocolo no escrito, de al menos parecer todo lo contrario a lo que sus actuaciones le han empujado a comparecer ante comisiones parlamentarias. Qué razón tenía Pedro Sanchez cuando en un debate electoral le espetó que no era decente.

Mentir en sede parlamentaria, cuando se requiere para comparecer aunque sea con carácter informativo, en función de la Ley Orgánica 5/1984, podría tener repercusiones penales, el artículo 502.3 del Código Penal establece que faltar a la verdad ante una de estas comisiones “será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses” y sin embargo hemos podidos comprobar como relevantes personalidades han mentido, según manifestaciones de miembros de las citadas comisiones, sin que se haya ejecutado la sentencia pertinente. Pasó con Fernandez Díaz o Aznar y ya es una tónica general que desprestigia estas comisiones y por ende a la institución que representa, ya sea el Senado o el Congreso.

Desde su época de Presidente del Gobierno Rajoy ha demostrado como amortizar la mentira y a través de la mentira amortizar la corrupcion. Murió políticamente en la cama, no inhabilitado por los casos de corrupcion que asolaron al PP bajo su responsabilidad, tanto orgánica como institucional.

Lo incomprensible es que haya ciudadanos que se dejen arrastrar por está centrifugadora de la democracia, que formen parte del blanqueo de una opción política condenada por corrupcion y que estén contribuyendo a la radicalización de la derecha en este pais, a sabiendas. Porque  o bien le han perdido el respeto al sistema judicial o se han perdido el respeto asi mismo.

Rajoy ha perdido el poco crédito que le quedaba cuando abandono la política activa, ha perdido la honorabilidad qué debe perseguir a todo mandatario honesto y la ha perdido porque ha pretendido banalizar la corrupcion del PP en sede parlamentaria, sede de la que fue su máximo representante como Presidente del gobierno y la duda que surge como consecuencia de esta reflexión es sí realmente fue tan frívolo como presidente a como ha demostrado ser como ciudadano. Usted no es decente señor Rajoy.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here