UN VENEZOLANO, UN DECANO Y 2 ELECCIONES. © SEBASTIÁN G. VICENTE

0
58

El pasado lunes 6 de mayo, tuvo lugar en la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca una conferencia cuyo principal protagonista fue Leopoldo López,  el padre del famoso político venezolano encarcelado. El encuentro, que co-protagonizó el Decano de Derecho Ricardo Rivero, fue organizado por AEUS –una asociación universitaria inscrita en la USAL que actúa en realidad como filial del Partido Popular-

Así, a tan sólo 20 días de las elecciones, la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca se convirtió en el espacio apropiado para los mítines del Partido Popular, con no sólo la aprobación, sino sobre todo la participación, del Decano de dicha facultad..

Es obvio que aquel no era un acto académico pues en ningún momento se habló de Derecho técnico ni de ninguna otra ciencia. Y es claro también, que fue un acto de campaña por la cercanía de las elecciones, por los organizadores (AEUS-PP),  por los asistentes (entre otros ilustres, el Alcalde de Salamanca Alfonso F. Mañueco), y sobre todo, por los ponentes: un venezolano millonario (y miren que de esos hay pocos) decidido a hacer campaña internacional para que caiga el poder ejecutivo de su país, y un Decano  que, según dicen algunas malas lenguas, de esas que son tan malas como conocedoras de los intestinos de la USAL, pronto empezará su carrera electoral hacia el Rectorado.

¿Que qué ha conseguido Ricardo? Ha conseguido una portada en La Gaceta (el periódico local más vendido en la ciudad), varias noticias en prensa nacional, la foto junto con Leopoldo López y Mañueco, y  contactos con una de las familias más importantes y adineradas de Venezuela.

Y esto es lo que tenemos, un Decano que lejos de mantener la neutralidad política que exige el cargo, decide utilizar la universidad pública para hacer campaña en contra de Podemos, al tiempo que consigue besar los pies del Partido Popular.

 

“Y esto es lo que tenemos, un Decano que lejos de mantener la neutralidad política que exige el cargo, decide utilizar la universidad pública para hacer campaña en contra de Podemos, al tiempo que consigue besar los pies del Partido Popular.”

 

Sobre la charla, nada en especial. Guardia de seguridad en la puerta, cámara de televisión grabando en todo momento, frases hechas y lugares comunes. A mi hijo le han encarcelado por decir lo que piensa (literalmente). Lo dura que es la cárcel, lo mal que se vive en Venezuela… No se mencionó, en ningún momento, las filtraciones de WikiLeaks que demuestran los vínculos de Leopoldo con EE.UU y la financiación de este país con la oposición venezolana. Tampoco se mencionó en ningún momento la firma de Leopoldo en el Decreto Carmona, la argucia pseudolegal que sirvió como pretexto para el golpe de Estado de 2002.

Al final de la intervención, la gente no sólo aplaude con vigor sino que se pone en pie para aplaudir, en ese momento no sé porqué me acuerdo de Chávez.

El turno de preguntas, también fue dentro de lo esperado: Sólo una pregunta sobre Venezuela, el resto de intervenciones fueron pregunta-mítines insultando o acusando a los chicos de Podemos. Durante tales intervenciones, veo al Decano sonreír y asentir con cara de orgullo, y pienso en un perro moviendo la cola justo después de enseñarle una pelota.

No deja de ser paradójico que haya mucha gente preocupada sobre que Venezuela sea una dictadura al tiempo que tratan con honores a Fernández Mañueco, el Alcalde de Salamanca. No sé si saben que Mañueco, además de ser el fundador de AEUS (la asociación estudiantil que organizó la charla con Leopoldo), es hijo de un alcalde franquista.

Sobre Leopoldo López, después de escuchar a su padre pareciera un pobre político bien intencionado que acabó en la cárcel por atreverse a opinar libremente contra Maduro. Nada más lejos de la realidad. La familia de Leopoldo siempre ha sido gente de poder: su abuelo por parte de madre, es Eduardo Mendoza Goiticoa, quien fuera Secretario de Agricultura con Rómulo Betancourt. Y su tío abuelo por parte de padre es  Rafael Ernesto López Ortega, que fue Ministro de Educación con López Contreras, y es además dueño de una importante clínica médica privada de Caracas. No son sólo una de las familias más importantes de Venezuela, son una de las familias más poderosas de toda América Latina. La familia de López pertenece a esas élites venezolanas que durante tantos años saquearon al país y dejaron a millones de personas en la más absoluta de las miserias. Esto es lo peor que ha tenido Venezuela en su historia reciente: sus élites. Los que otrora manejaban el cotarro, con la llegada de Chávez y el fin de algunos de sus privilegios, intentaron los golpes de Estado, guerra sucia contra el legítimo Gobierno, la incitación a la violencia callejera… Leopoldo López siempre ha jugado sucio, se ha relacionado con la peor gente, y nunca le han importado las víctimas civiles.

Existe en castellano un juego de palabras que, lejos de ser agudo u original, resulta a veces bastante revelador. Y dice ese sencillo juego que no es lo mismo un preso político, que un político preso.

Ah, casi se me olvida, al comienzo de la charla un puñado de estudiantes interrumpió el acto con una pancarta y un lema muy claro: ¡Fuera golpistas de la universidad!  Era la gente de CEA, otra asociación estudiantil de la USAL que a diferencia de muchas, no lamen las almorranas del poder.

 
 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí