UN GOBIERNO COMO MUCHO Y MUCHAS ESPECTATIVAS

0
Composición Consejo Ministro Pedro Sanchez
Desde el escepticismo que me caracteriza, tengo que reconocer y exaltar algunos aciertos del actual presidente del gobierno en la configuración del Consejo de Ministros, en principio por haber puesto el máximo esfuerzo no sólo en lograr la paridad entre hombres y mujeres, sino superarla en cuanto al número de carteras ocupadas por ellas, sensiblemente superior, aspecto sumamente importante en una sociedad en la que los hombres superan a las mujeres en el ámbito directivo; convirtiéndose, en uno de los pocos gobiernos del mundo en que las mujeres tienen mayor protagonismo, de hecho, son 19 los pacieses, poco más del 10%. Gesto que demuestra el interés del presidente de potenciar el papel de la mujer, aún muy minusvalorado en el ámbito laboral.

Asimismo, es de destacar la amplitud de dicho Consejo de Ministros, al haberse desdoblado determinados ministerios, buscando una mayor especialidad y adecuación a las necesidades de la sociedad que era preciso potenciar;  lo cual demuestra también su traversabilidad, mejorando asimismo, el anterior gobierno socialista llamado el gobierno del talante por un gobierno del talento, debido a la gran especialidad y curriculum de los nombrados, con una larga carrera profesional tras de ellos en la mayoría, integrados por pocos medradores de la política.

No es el momento, tal vez, de enjuiciar a los nombrados y ya posesionados en sus cargos, por simple prudencia, pues de otra manera estaríamos dejándonos llevar por prejuicios que limitarían nuestra objetividad, solamente manifestar el deseo de que el actual Consejo de Ministros esté a la altura de las expectativas que están despertando en los españoles, sobre todo en aquellos y aquellas  que pensábamos que no podía seguir gobernando el país una persona bajo sospecha de corrupción, sino permisiva con la misma, debido a su connivencia con ella.

Podría hablarse de una gobierno sensacionalista. Sí, si solamente nos dejamos llevar por el estrellazgo de algunos de sus miembros o miembras, cuestión que ya están criticando quienes antes de empezar a funcionar desean el fracaso de su presidente, calificándolo de puro marketing; pero que, comparándolo con el que ellos apoyaban de forma ferviente e incluso con cierto fanatismo, su característica principal fue convertirse en un gobierno lleno de burócratas, además de un gobierno presidencialistas con poca posibilidad de maniobra al margen de las ordenes y pautas marcadas por su presidente; frente a un actual gobierno que por la traversabildiad antes indicada parece dotarse de un mayor pluralismo.

«Podría hablarse de una gobierno sensacionalista. Sí, si solamente nos dejamos llevar por el estrellazgo de algunos de sus miembros o miembras, cuestión que ya están criticando quienes antes de empezar a funcionar desean el fracaso de su presidente, calificándolo de puro marketing»

Alabamos, como no puede ser de otra manera, el compromiso de los nuevos ministros según sus discursos en la recepción de las carteras en los distintos ministerios de mano de sus predecesores. Compromiso, que queda por ver, de servir a todos los ciudadanos, tanto a los que han votado a su presidente como los que no; aspecto que supone romper con una trayectoria en el que solo los afines han sido los mejores tratados.

Se ha escenificado, como ha dicho el ya ministro de exteriores, Josep Borrel, un aspecto muy importante de la democracia como es la configuración del equipo que a partir del hoy, y no sabemos si hasta el final de la legislatura por la gran convulsión política existente en el país, llevarán las riendas del país, y que muchos queremos y deseamos que lleguen a buen puerto, pero sobre todo que sea capaz de romper con todas aquellas actuaciones del pasado que han llevado a considerar a la política de este país, más que la propia de un país avanzado  democráticamente, la de países inmaduro en este sentido (y no es un juego de palabras), sobre todo rompiendo con la actual oligarquía de partidos, pudiéndose lograr habida cuenta que por la composición de un Consejo de Ministros con personas no pertenecientes al partido del gobierno, hacen suponer que su trabajo sea al servicio de los ciudadanos como se han comprometido y no del partido. Ahora bien, queda mucho trabajo, sobre todo romper con un régimen, el del 78, que a estas alturas de la película parece que no está funcionando adecuadamente o respondiendo a las expectativas de una sociedad más moderna y con otras necesidades distintas a las existentes en aquel momento, cuyo principal objeto fue superar con la menor fisura social una dictadura que había mantenido sumido al país bajo el terror y la amenaza.

Estamos en un momento crucial en la política de España, siendo el momento más adecuado de no quedarnos en una mera declaración de principios sino de emprender un nuevo camino que lleve al país a la altura que debe estar, la cual guiará la crítica desde la objetividad de quien ahora, una servidora, quiere dar un voto de confianza a este nuevo gobierno.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí