TRINACRIA. APROXIMACIÓN A UNA INTERPRETACIÓN.

Las tres piernas flexionadas se perpetúan en una carrera en el tiempo, manifestando la ciclicidad en el movimiento circular de una figura que siempre cae de pie.

No podemos escapar del existir en una lucha entre Libertad y Conciencia, este profundo conflicto y contradicción se muestran en la disposición de las tres piernas, que sugieren rotación como un ciclo: se mueven a modo de rueda, dando vueltas y vueltas: a medida que avanza en el tiempo y el espacio, cada una de ellas gira regularmente hacia arriba, hacia adelante, hacia abajo y hacia atrás. Considerar el movimiento de rotación hacia un lugar u otro, no tiene más sentido que privilegiar el  sentido horario. Los movimientos de ida y vuelta entre los dos extremos opuestos buscan un estado de equilibrio. No hay vuelta atrás sino cambio de sentido y/o dirección.

Estas direcciones opuestas recorren los polos humanos y celestes, no los del globo terrestre. Su naturaleza es inmutable, interminable y multidireccional, porque al dar la vuelta a su centro no produce ningún cambio físico o geométrico y retrata la eternidad.

Las piernas son un espacio ternario, que denota que la forma de alcanzar la Luz es a través de la intuición y no por el intelecto, y refleja que el camino a menudo no es recto, sino que toma giros inesperados. Su centro representa la recurrencia cósmica.

Es la vida misma que está yendo y viniendo en un destino que es orbitar interminablemente creando, preservando y destruyendo sus formas.

En su aspecto metafísico y espiritual se vincula a La ley de los ciclos (o del eterno retorno). El retorno marca un ritmo natural y constante de modo circular: la rotación de la Tierra sobre sí misma crea un proceso continuo y dual: luz y oscuridad, día y noche.

https://nomadasconraices.com/bienestar-y-salud/ley-de-los-ciclos/

Este principio rige la psique del ser humano y se expresa física, psicológica y ontológicamente.

Pero como consecuencia del retorno natural y continuo de todo lo que se halla presente en la naturaleza, se produce una paradoja: la recurrencia, el acto de repetir, (mientras que el retorno es el hecho de volver).

La recurrencia y el retorno se esconden en el subconsciente, y surgen debido a que son la respuesta que cada uno de nosotros, instintiva, emocional o racionalmente, elaboramos con el paso del tiempo. Hay una correspondencia entre los escenarios que vuelven y los actores que los atraen.

¿Quiénes son estos actores que interpretan su rol en cada escena? La respuesta está en los factores personalidad y ego pluralizado.

Un ejemplo se halla en los problemas. En la vida, siempre surgen dificultades, situaciones, que precisan ser resueltas, donde hay que tomar decisiones, reflexionar sobre sus consecuencias, etc. Los problemas vuelven regularmente de la forma más diversa y en los distintos ámbitos de la existencia. Son una realidad que retorna.

Las personas nos preocupamos porque existe una mecánica establecida en la psiquis, la cual se activa cuando algo no gira según nuestros planes o deseos, sin preservar o esforzarnos en concretar las cualidades más importantes ante estos acontecimientos como son: el equilibrio, la serenidad o la sensatez. A pesar de disponer de una enseñanza y unos recursos proporcionados por el autoconocimiento, donde se modelan unas pautas para la resolución de problemas, seguimos en la misma recurrencia. Estas respuestas ante las contrariedades se repiten debido a la personalidad y a ciertos agregados psicológicos como el miedo, la impaciencia, la intolerancia o frustración de deseos y propósitos, etc. Estos actores son un ejemplo de recurrencia que deterioran la existencia del individuo y, en muchos casos, las relaciones humanas.

La paradoja de la recurrencia no es única, existe otra que se asocia a lo aleatorio, la cual se denomina la ley de accidentes, que no debe confundirse con el principio de causa y efecto. La ley de accidentes es aquella que no se liga directamente a una acción humana.

Pero podemos aprender a crear circunstancias nuevas o modificar las existentes (epigénesis), emancipándonos de la ignorancia y eliminando el ego, inspirándonos en la sensibilidad del corazón, que es donde están presentes los valores del Humanismo.

Conciencia Cuántica

EPIGÉNESIS:

https://divulciencia.blogspot.com/2018/04/preformacion-y-epigenesis.html

Un período de tiempo cósmico recurrente muestra el mismo movimiento rítmico en la gran rueda que corre a lo largo de toda la serie terrestre de «eventos», (recordemos las «Siete edades del hombre» de Shakespeare).

Esta ley universal del progreso, trabajando a través de períodos alternos de actividad y descanso, señala una unidad de propósito en toda evolución.

Cada momento que pasa, vemos los átomos del tiempo, por así decirlo, las unidades giratorias de medida del tiempo. Sus recurrencias rítmicas son como pulsaciones de tiempo que fluyen constantemente durante el período de vida, con todas sus ruedas interrelacionadas dentro de las ruedas del tiempo, el espacio y la conciencia.

Un ciclo significa un giro. No es un anillo cerrado, sino un curso de redondeo continuo, que se expande y avanza, de modo que el camino de su vuelta anterior se cubre con un avance más amplio. La forma de un ciclo es algo así como una escalera circular en la que, al subir o bajar, siempre estamos por encima o por debajo del nivel del paso anterior, o de los pasos que se dan en un giro.

A través del Triskelion podemos descifrar el intrincado movimiento y el carácter complejo de las innumerables ruedas dentro de las ruedas del tiempo, de las condiciones y de la vida consciente en desarrollo, que siempre operan juntas. El mismo camino evolutivo continúa a través de lo material, mental y espiritual. Como los niños no crecen en un día, ni el invierno cambia a verano durante la noche, cada cosa y cada evento en su siguiente giro se ajustan al todo, siguiendo sus propios cursos.

Esto sucede mientras vivimos los cambios y eventos familiares superpuestos de la vida diaria. Ayer, hoy y mañana, todos corren en una historia continua. Incluso el sentido de nuestra propia identidad, en su plenitud en el presente, es también el punto de encuentro de un yo pasado en retroceso y de un ser futuro que se aproxima.

Existe el peligro de detenernos si nos aferrarnos a los estándares obsoletos de la vida individual y colectiva. Pero compartiendo el poderoso impulso de la corriente de vida universal que fluye hacia adelante a través del todo, avanzaremos cuando  nos enfrentemos a esa responsabilidad.

Según el mito del “eterno retorno” la historia del mundo a largo plazo es cíclica. Todos los eventos históricos finalmente se repiten, quizás muchas veces, puede que infinitamente. Entender el vasto alcance de la ley natural de periodicidad, nos lleva a incluir en el esquema cósmico la unidad de Hermes Trismegisto: «como es arriba, es abajo».

P. Tibaldi: fresco del Palacio Poggi de la Universidad de Bolonia. Rerepresenta a los compañeros de Odiseo robando el ganado de Helios.

Comienza un nuevo ciclo de renacimiento en la tierra natal del alma cuando nuestro mejor ser se despierta una y otra vez, con el cuerpo y el cerebro frescos de un recién nacido, listos para otra ronda en la elaboración de nuestro espléndido destino.

Mientras tanto, nuestras vidas incontables son como pequeños epiciclos en el majestuoso arco de la vida del sistema solar. Asimismo, surgen innumerables universos. Porque después de que la vasta extensión cósmica de un período de vida manifestado alcanza su vértice, el movimiento se establece hacia el final de ese giro. Finalmente, la encarnación de todo el universo se disolverá en el océano del espacio del descanso para el que todos nos preparamos; es la vuelta más grandiosa: como estábamos abajo, estaremos arriba.

HISTORIA DEL TRISKELION

La antigua Sicilia fue hogar de algunos de los más grandes mercaderes y guerreros del mar que conocieron a los antiguos fenicios (en la Biblia conocidos como cananeos semíticos, sidonios, filisteos y cretenses mentirosos), llegados desde Creta alrededor del siglo XI a. C. Sicilia era una posesión preciada para los fenicios debido a su belleza, ubicación, clima, recursos naturales como piedra caliza, plata, plomo y azufre, y por ser la isla más grande del mar Mediterráneo.
La raza del Fénix (el símbolo de los fenicios era el glorioso pájaro de fuego inmortal conocido como Fénix), gobernó allí hasta que la isla se hizo conocida por el mundo y fue invadida en el siglo VIII a. C. por los griegos. Signos, símbolos y el ADN  de los fenicios originales y sus primos últimos, los griegos, se integrarían para siempre en la cultura multiétnica de los actuales sicilianos.

Más tarde, Sicilia se convirtió en parte de la alianza empírica romana-bizantina, para más tarde ser intercambiada por los vándalos, islámicos, normandos, Hohenstaufen (gibelinos), catalanes, españoles, hasta llegar a ser parte de la República de Italia.

A pesar de que  ha sido gobernada por muchos reinos a lo largo de los años, los sicilianos y su cultura única permanecen casi intactas hasta el día de hoy.

La Trinacria es el símbolo de Sicilia. La palabra Trinacria se deriva de triskelion o triskele, un símbolo que consta de tres espirales entrelazados, tres piernas humanas dobladas o tres líneas dobladas / curvas que se extienden desde el centro. Está compuesta por la cabeza de una Gorgona, cuyo cabello está entrelazado de serpientes con mazorcas de maíz, de las cuales irradian las tres patas. Según el poeta griego Hesíodo (VIII – principios del siglo VII a. C.), la

Gorgona representaba a las tres hijas de Ceto y Phorcys, dos dioses del mar: Medusa (la Gorgona por excelencia), Stheno («fuerte»), Euryale (» El grande»).

Las tres patas representan los tres promontorios de Sicilia: cabo Pelorus (o punta de Faro, en Messina: noreste), cabo Passero (Siracusa: sur), cabo Lilibeo (Marsala: oeste). Así que las palabras griega triskeles está vinculada a la geografía: treis (tres) y akra (capas), y la del latín, triquetra significa tres picos.

En Asia Menor, entre los siglos VI y IV aC, la Trinacria fue grabada en las monedas de ciudades del Mediterráneo oriental, en territorios alrededor la ciudad de Troya, entre Armenia y Siria y en algunas ciudades de Licia.

El símbolo de Trinacria también se usó en Creta, Macedonia y en la España celtibérica (área centro-norte). Homero, en la Odisea, aludiendo a la forma de Sicilia, usa el término Thrinakie. Los combatientes espartanos tallan en sus escudos una pierna blanca doblada en la rodilla como símbolo de fuerza. Esta imagen está en las pinturas de jarrones antiguos y queda reflejada en una monografía escrita en 1863 por el filósofo alemán KW Goettling. Los normandos, que llegaron a Sicilia en 1072, exportaron la Trinacria a la Isla de Man, que la eligió como símbolo para reemplazar la anterior, una embarcación, de origen escandinavo.

Un ejemplo de la importancia simbólica de Trinacria en la historia de Sicilia es lo sucedido el 30 de agosto de 1302, con el establecimiento de la Isla en el Reino de Trinacria, tras el Tratado de Paz de Caltabellotta, al concluir la Guerra de las Vísperas sicilianas, que vio el conflicto entre los angevinos y los aliados sicilianos con los aragoneses. La soberanía del Reino de Trinacria fue asignada formalmente a Federico II de Aragón (1227-1337), aunque  fue independiente del resto de los dominios aragoneses en el sur de Italia.

La Trinacria también está presente en los escudos de armas de varias dinastías nobles, los Stuarts de Albany en Inglaterra (tal vez por su dominio sobre las islas del Mar de Irlanda, incluida la Isla de Man), el Rabensteiner (Francia), el Schanke (Dinamarca ), el Drocomir (Polonia) y el de Joachim Murat, rey de Nápoles y Sicilia, a principios del siglo XIX.

Se encuentra en el centro de la bandera de Sicilia, roja y amarilla en diagonal, oficialmente desde enero de 2000. Ha sido el símbolo de Sicilia desde los días de la expansión de Magna Graecia en el Mediterráneo. Le acompaña el mito de la época del rey Federico II (emperador del Sacro Imperio Romano Germánico), que cuenta la historia de un niño llamado Colapesce, que podía nadar bajo el agua durante largos períodos de tiempo, y a quien el rey puso a prueba. El niño descubrió que Sicilia estaba sostenida por tres columnas y una estaba a punto de romperse y decidió sostenerla él. Cada vez que hay un terremoto, se atribuye al niño que está cansado de sostener la isla.

OTRAS HISTORIAS

El Capitán del Trinaquia y los muertos del cementerio de los ingleses:

https://www.adiantegalicia.es/reportaxes/2018/11/12/el-capitan-del-trinacria-y-los-muertos-del-cementerio-de-los-ingleses.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here