TRAZOS Y SEGMENTOS: ¿QUÉ ES CONOCER?

0
3751

 

 

El árbol de la filosofía aborda esta cuestión desde dos ramas: la gnoseología y la epistemología; la primera se ocupa del conocimiento en general, la segunda más específicamente del científico.

Partiendo de lo anterior, yo me pregunto: ¿Acaso se conoce aquello que ayer fue irrefutable, empírico, demostrado y que hoy no lo es; aquello que hoy es irrefutable, empírico, demostrado y que mañana puede no serlo? Ayer la “fuerza de la gravedad” era “Newtoniana”; hoy lo es “Einsteiniana”…mañana, ¿qué será?

Aun así la ciencia se esfuerza por encontrar la verdad desde la pureza más absoluta y la asepsia más imparcial de la investigación. Siempre está dispuesta a ponerse a disposición de la revisión de todos sus postulados, aunque esto pueda resquebrajar toda su estructura y derribar hasta el último de sus baluartes. La ciencia es la gran heroína en busca del verdadero conocimiento.

Sí, el párrafo anterior está escrito desde mi hemisferio izquierdo; pero poseo también un hemisferio derecho que se niega a someterse sólo a esa episteme y que se recrea en las percepciones que le llevan a la gnosis desde la doxa, ese otro conocimiento proveniente de los cinco sentidos; pero, para mí, sobre todo del sexto…ese que no se explica con palabras, no es medible, ni cuantificable, tampoco posee estructura “real”, corpórea…

La eterna lucha entre el ser y el no ser; entre si la vida es sueño o vigilia; entre la realidad “demostrada y positiva” y “la no demostrada y negativa”:

– ¿Por cuál de mis partes me decanto?

– ¿Quién debe llevar la batuta?

– ¿Existe la síntesis perfecta del verdadero conocimiento?

– ¿Se podrá algún día llegar a una conclusión sin mácula que aúne a “Episteme” y  a “doxa” en una nueva gnosis que conozca y reconozca al instante lo verdadero, partiendo de un “a priori” evolutivo al que todavía no hemos llegado?

Creo que racionalmente NO, no se podría; dado que si la existencia y la no existencia componen un todo infinito y opuesto de dos ejes “x” que comparten “y”, la realidad se anula a sí misma al sintetizarse en el punto “0”.

Siempre llego ahí; al origen. ¿Qué misterio guarda?, ¿por qué se esconde y no me deja saber qué significa?, ¿debo rendirme?, ¿debemos rendirnos?; NO, claro que no.

Nunca debemos dejar de llamar a la puerta de la verdad aun a sabiendas de que quizás jamás nos abra; puede que un día se despiste el portero…

Nunca debemos tomar a nuestra doxa, a nuestra opinión, por aquello que es verdadero; siempre debemos someterla a la continua revisión que vaya constatando con humildad y sabiduría qué se acerca más a la verdad…

Mientras tanto, particularmente me queda consolarme con Sócrates, el más honrado de los sabios, el que admitió sin complejos: “Sólo sé que no sé nada…”. No le hicieron falta ni la epistemología, ni la gnoseología, ni ninguna otra “Gia” y tampoco usó de la doxa; para llegar a la conclusión más genial de todas las filosóficas acerca del conocimiento; sólo usó la razón.

Yo admiro a los filósofos y a los científicos, porque buscan la verdad sin tregua y sin rendirse. Navegando en corrientes y “subcorrientes”, se esfuerzan como olímpicos para llegar a conclusiones y conclusiones previamente desarrolladas en tesis y tesis, en tratados y tratados…en teoremas y teoremas; son titanes del pensamiento y la investigación, merecen el más grande de los aplausos.

¿Qué es conocer…? Para mí, desde mi doxa, conocer es ir conociendo, buscando, investigando, filosofando…

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí