TRABAJAR CON UN “COMPLICADO”

Lleva tiempo vislumbrar que nuestro antagonista en el trabajo es una persona imperfecta, como nosotros. No es necesario que nos guste, pero sí comprender por qué actúa como un imbécil; solo así es posible que podamos evitar echar más leña al fuego.

Es imprescindible saber qué es lo que presiona los botones de un ogro

Nadie escapa de la infancia sin algunos moretones y rasguños. Todos tenemos puntos de inflamación que se derivan de nuestra educación, vida familiar y relaciones. La ira o la frustración se pueden desencadenar cuando menos lo esperamos. Reaccionamos ante una situación o individuo en lugar de elegir nuestra respuesta.

No importa dónde trabajes, siempre parece haber al menos un compañero de trabajo con el que es difícil tratar. Puede ser el chismoso de la oficina, el que nunca parece ser capaz de hacer el trabajo sin ayuda o el esquivador en serie, que nunca asume la responsabilidad y culpa a todos los demás por sus defectos. Luego está el desagradable compañero de trabajo, que nunca tiene nada bueno que decir sobre ti, pase lo que pase.


¿Recordáis la expresión: “Para muestra basta un botón”?

Cuentan que tiene como origen una anécdota del estricto mariscal prusiano Paul von Hindenburg (1847-1934), quien durante una revisión de tropa dijo: “Me falta echar en falta el botón de una guerrera (chaqueta del uniforme) para saber cómo es un soldado”.

Los “botones” son nuestra responsabilidad de descubrir. Es mucho más fácil culpar al difícil colega o al estúpido supervisor que admitir que tenemos nuestros propios defectos.
Echemos un vistazo a por qué reaccionamos de manera negativa ante ciertas personas o situaciones. La fortaleza mental está en aprender a manejar las emociones, pensamientos y comportamiento de una manera que nos prepare para el éxito.

Debemos ser lo suficientemente valientes como para mirarnos con honestidad: esto podría significar volver a la infancia, y a veces duele, para descubrir los patrones de pensamiento que nos están saboteando ahora.

¡No pierdas los nervios!. Getty Images

Para no ser un debilucho es necesario saber cuáles son esos botones y quién o qué los presiona. En lugar de ver a los colegas o a un jefe difícil como una carga, en realidad podrían ser un motivo de crecimiento profesional.
Evitemos la pelea por lo que importa, analizando la persona y la situación para que poder descartar «disparadores falsos», que crean un estrés innecesario en nuestro entorno. Evitemos quedar a merced de los matones de la oficina, que saben cómo manipularnos presionando uno de los botones que nos convierten en sensibles, débiles o crédulos.
¿Cómo se hace? Comencemos por ser receptivos y no reactivos, cuando alguien nos presiona, manteniendo el control sobre la ira, que estalla cuando sentimos que nosotros, u otro compañero de trabajo, somos tratados injustamente por el colega difícil.

Es una emoción desagradable, mala para la salud y que nubla el juicio, llevándote a un lado poco profesional. Si estamos involucrados en un conflicto constante en el trabajo, corremos el riesgo de ser vistos como incapaces de manejar situaciones como profesionales experimentados. Peor aún, también podemos ser etiquetados como compañeros de trabajo difíciles.
Es complicado no encenderse en el calor inmediato de una confrontación. Pero si en cambio, te permites observar lo que está sucediendo sin quedar atrapado en ello, consigues espacio y demoras el tiempo.

Un poco más de tiempo te permite pensar para dar una respuesta:
«Esto no está en la agenda de hoy. ¿Podemos hablarlo más tarde?»…
En pocas palabras: salir de la situación rápido para que poder decidir si esa es la colina en la que queremos morir. Esperar hasta que las emociones estén bajo control, para más tarde poder elegir una respuesta en lugar de reaccionar con negatividad.
Las cosas pueden no cambiar con el colega difícil al principio, pero vale la pena intentarlo. En un entorno corporativo conocido por las tácticas y los juegos, es necesario desarrollar una reputación como un profesional directo y genuino.

«Jefe, tengo que hablar con usted»

El caso del jefe ogro.

El informe “El mundo del Trabajo” presentado por Randstad de 2009, concluye que un 89% de los trabajadores busca un líder con capacidad de motivar a sus empleados y de tratarlos como personas, no como recursos humanos a los que, tristemente, en ocasiones se les gestionan como elementos materiales. Es preocupante la cantidad de malos jefes que hay. Una investigación de Gallup encontró que el 60% de los trabajadores del gobierno de los EEUU son miserables debido a los malos jefes.

Porcentajes significativos de trabajadores estadounidenses los describen de la siguiente manera: Auto-orientados (60%); Tercos (49%); Demasiado exigentes (43%);  Impulsivos (41%); Interruptivos (39%).

Ante esta cantidad de empleadores tóxicos, es preciso poseer una estrategia de salida, y mantener la calma cuando te enfrentes a un jefe problemático. Esta no es una tarea fácil. Requiere una gran cantidad de inteligencia emocional.

Si bien la mejor opción cuando tienes un mal jefe es buscar otro empleo, esto no siempre es posible.

¿Te has encontrado alguna vez  con ese jefe-amigo que trata de realizar actividades contigo fuera de la oficina? ¿Cómo neutralizar a un jefe que se hace considerar amigo?

Aprendiendo a establecer límites firmes. No permitas que su posición te intimide. Ha de verte como un aliado, no en una posición inapropiada de amistad.

El caso del micromanager: este es el jefe que te hace sentir como si estuvieras bajo vigilancia constante. El microgestor presta demasiada atención a los pequeños detalles, y su constante vacilación hace que te sientas desanimado, frustrado e incluso incómodo. El desafío con este tipo de jefe es comprender su «forma prevista». Debemos intentar hacer preguntas específicas sobre los proyectos, verificar con frecuencia y buscar tendencias en los comentarios del micromanager. Pero siempre sin permitir que su obsesión con los detalles cree sentimientos de insuficiencia.

El tirano recurre a tácticas maquiavélicas y constantemente toma decisiones que alimentan su ego. Clasifica a las personas en su mente y las trata en consecuencia: quienes apoyan sus logros con gestos de lealtad se encuentran en la posición de primer compañero. Una estrategia dolorosa pero efectiva es presentar sus ideas de una manera que le permita tomar un crédito parcial. Además, para sobrevivir a un tirano, hay que elegir las batallas sabiamente, con la práctica de la autoconciencia y manejo de las emociones.
El jefe incompetente, suele ser una persona ascendida apresuradamente o contratada al azar, y ocupa un puesto que está más allá de sus capacidades. Si te sientes frustrado con este tipo de jefe, es probable que no tengas experiencia. Es importante tragar orgullo y compartir experiencia y conocimiento, sin frotárselo en la cara.
En la mente del jefe robot, eres el empleado número 72 con un rendimiento de producción del 84 por ciento y un nivel de experiencia 91. Toma decisiones en función de los números, y cuando se ve obligado a llegar a una conclusión sin los datos adecuados, se autodestruye . Hace poco o nada de esfuerzo para conectarse con sus empleados. Para tener éxito con un robot, debes hablar su idioma. Cuando tenga una idea, asegúrate de tener los datos para respaldarla, para poder comenzar a tratar de sacarlo de su zona de confort antisocial.

¿Cuáles son las señales de advertencia de un jefe tóxico?
https://howtobeatyourboss.com/what-are-the-warning-signs-of-a-toxic-boss

La fuerza del visionario radica en sus ideas e innovaciones. Pero cuando llega el momento de ejecutar su visión, está ya en la siguiente idea, y tienes que resolver las cosas por tu cuenta. Así que has de ser rápido para canalizar las cosas en algo más pequeño y más práctico. Para hacerlo, realiza muchas preguntas específicas que le obliguen a abordar el problema de manera racional y a considerar posibles obstáculos para ejecutar sus ideas generales. No refutes sus ideas directamente, concentra su atención en lo que se necesitará para implementar de manera realista su plan.

El jefe gaviota. Todos hemos estado allí, sentados a la sombra de un gerente de gaviotas que decidió que era hora de arremangarse, abalanzarse y aullar en una tormenta. En lugar de tomarse el tiempo para aclarar los hechos y trabajar junto al equipo para lograr una solución viable, la gaviota deposita montones de consejos formidables y luego despega abruptamente, dejando a todos los demás para limpiar el desorden. Las gaviotas interactúan con sus empleados solo cuando hay un incendio que apagar. Incluso entonces, entran y salen tan apresuradamente, y piensan tan poco en su enfoque, que empeoran las situaciones malas al frustrar y alienar a los que más los necesitan.
Un enfoque grupal funciona mejor con las gaviotas. Si todo el grupo se une y proporciona comentarios constructivos y no amenazantes, la gaviota a menudo encontrará una mejor manera de trabajar con su equipo. Es fácil detectar una gaviota: es el que hace el graznido a menudo y no es consciente del impacto negativo de su comportamiento.

¡SUERTE!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here