TOSTONAZO

0
180

Autora: Santiago Lorenzo.

Editorial: Blackie Books, 2022. Original 2022.

Páginas.: 192.

ISBN: 978-84-19172-20-4

Valoración: ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️

SINOPSIS

Un ser anónimo de esos que pasan por nuestro lado sin que percibamos su presencia, sin oficio ni beneficio y criado en la escuela concertada ha fracasado. Ni estudia ni trabaja. Sigue viviendo en casa de sus padres y su futuro es más bien negro. Gracias a unos orujos blancos en un bar de esos de barrio con barra de aluminio y vitrina con latas de mejillones, berberechos, tortilla fría y sobaos pasiegos envueltos para que no se pongan duros, el azar le lleva a confraternizar con un productor de cine aficionado también a los destilados. Nuestro protagonista, gracias al conocimiento profundo que te da confraternizar con la gente del bar, terminará trabajando como meritorio en el rodaje de la comedia Corolenda. Nacho Tiedra es su director, pero su figura acaba siendo fagocitada por Sixto, personaje que sobrevuela toda la novela y que representa a la definición más acertada y concisa de lo que es ser un imbécil con pretensiones. Cuando el rodaje finaliza, nuestro anodino protagonista vuelve a la atonía de la que es incapaz de salir, a pesar de algunos intentos bienintencionados pero infructuosos. De nuevo, la casualidad le llevará a Ávila, donde aparentemente nunca ocurre nada pero que igual que en las grandes urbes, los imbéciles campan a sus anchas.

VALORACIÓN

El autor de los asquerosos vuelve a poner en escena con una novela ágil, entretenida, en la que se ensalza lo cotidiano con esas dosis de humor agridulce que tanto éxito le ha traído al autor de los asquerosos. Santiago Lorenzo ha tenido la virtud de crear universo y un lenguaje propio en sus novelas, a través de personajes aparente fracasados y que no suelen tener cabida en ningún sitio que no sean las novelas de Lorenzo, planteada por un escenario que ya nos tiene acostumbrado y que combina la gran ciudad con los paisajes de la España interior.

Algunos elementos comunes con su anterior novela es la utilización de un lenguaje exclusivo, diferente, aparentemente extraño a quien se acerca por primera vez a su obra, pero totalmente reconocible para sus seguidores. Está plagado de expresiones populares, guiños a objetos cotidianos, comparaciones muy de actualidad y recuerdos de marcas y objetos de aquellos que fuimos niños hace treinta años. También es importante la utilización de vocablos poco utilizados o en peligro de extinción que funcionan a modo de reivindicación de la riqueza léxica del español sin necesidad de utilizar un lenguaje culto y pretencioso que restaría personalidad y realismo a los protagonistas. Todo ello da lugar a un estilo y un universo personal infrecuente en las letras españolas actuales.

Sus protagonistas tienen elementos comunes con los de sus otras novelas: fracasados, seres invisibles en los que no se fija nadie, personas que viven en la precariedad de la gran ciudad y que acaban encontrando su vía de escape fuera de ellas. La catarsis de estos inadaptados la encontramos en su salida del paradigma de vida que son las grandes urbes. El azar los acaba expulsando, porque son personas que tienen tal capacidad de adaptación y supervivencia que jamás saldrían por sí mismos. Este hecho recuerda mucho la historia de Santiago Lorenzo: alguien que criado en provincias que acaba en la gran ciudad y que al final encuentra su verdadero hogar en medio de la meseta. Quizás por ello, la novela está dividida en dos partes diferencias: el Madrid de los anhelos y el Ávila del encuentro con uno mismo, del cambio y de la transformación sin perder la esencia de cada uno.

Sobre este decorado nos encontramos al protagonista: su figura es tan átona que no tiene ni nombre: le podemos llamar colega, tipo, sujeto o chaval. Para cada uno de los personajes con los que interacciona tiene un nombre. Su problema, como el de casi todos, son los imbéciles: dos aparecen en la novela: el imbécil del trabajo y el imbécil diario que nos encontramos por la calle o en cualquier otro lugar y que no sólo se avergüenza de su ignorancia, sino que la lleva a gala. Lo mejor de estos personajes es descubrirlos por vosotros mismos. Y es que el mundo que nos rodea está lleno de Sixtos y Pacomios. Quizás también nosotros lo somos para terceras personas. Todo depende de a quien miremos o quien nos mire. Y es que este tipo de personajes, aunque desaparezcan físicamente de nuestra vida, siempre acaban volviendo a resurgir de una u otra manera y nunca acabamos de desprendernos de ellos. Y tal y como ya sabemos, casi nunca son capaces de cambiar.

Hemos pasado de los mochufas a los imbéciles, aunque ambos son variables distintas del mismo fenotipo. Eso sí, su novela y su escritura sigue siendo igual de divertida, entrañable y actual y con ese poso de crítica social a nosotros mismos, que ya nos ilustró con aquel individuo que se retiró a un pueblo con la única compañía de unas novelas de la editorial Austral. Una estupenda manera de afrontar el otoño, si es que éste llega de una vez.

Otras novelas del autor que también recomiendo son:

Los asquerosos, Editorial Blackie Books, ISBN: 978-84-17059-99-7

 

Los millones, Editorial Blackie Books, ISBN: 978-84-17552-03-9

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí