SOY SIMPÁTICA, SIENDO BORDE SE VIVE PEOR

0

Eckhart sostuvo que solo es posible conocer por simpatía.

Simpatía, etimológicamente proviene del griego sym, que significa «juntos», y pathos, que se refiere a sentimientos o emociones. Se diferencia de la empatía, una palabra más nueva, en que esta última implica una mayor distancia emocional. Con empatía, podemos imaginar o comprender cómo podría sentirse alguien, sin tener necesariamente esos sentimientos nosotros mismos.

Durante la segunda mitad del siglo XVIII y la mayor parte del XIX, simpatía, que hoy significa poco más que ser cordial o agradable, era una palabra de significado casi mágico que describía una mezcla particular de percepción y comunicación emocional.

Hubo una escuela británica de ética sentimentalista o emocionalista (Hume y Smith), que se desarrolló en respuesta a los empiristas Thomas Hobbes y John Locke; esta correinte proporcionó una parte importante a los cimientos tanto del Romanticismo como de la Revolución Francesa.

Más tarde, los filósofos dejaron de insistir en que la mente humana sana está organizada jerárquicamente con la razón como reina, y tras ella, la voluntad y las pasiones dominantes.

Algunos pensadores de finales del siglo XVIII, llegaron a culpar al sistema: la gente era buena, pero el sistema (gobierno, religión y sociedad) los hacía malvados e infelices.

Si cambia el sistema, cambia la persona.

En su intento de dar un fundamento racional a la creencia de sentido común de que uno debe ayudar a otras personas, los filósofos han recurrido a una amplia gama de teorías que hacen que factores tan diversos como la autorrealización, el placer o el deber ayuden a los motivadores de la conducta. Sus exploraciones teóricas han llevado a repensar los conceptos básicos de «yo» y de «otro», como preparación para responder a la pregunta de qué principio debería o podría regir las relaciones entre las personas que ayudan a los demás.

Imagen: lamenteesmaravillosa.com

La razón comparte protagonismo con los sentimientos y las emociones. El arte de la simpatía es una forma de persuasión moral y emocional.

¿En qué formas opera la simpatía en la vida cotidiana de las personas?

Parece ser que se puede ser simpático natural y simpático de bote… En fin, siendo borde se vive muchísimo peor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here