SOLSTICIO DE VERANO

0

El solsticio realmente supone un instante, no una jornada entera.

En el solsticio de verano la luz es la más fuerte del año y el crecimiento exuberante de la naturaleza está en su apogeo. Pero el inicio de la estación es un momento exacto, igual que los equinoccios. Ocurre cuando el Sol se encuentra en declinación máxima respecto al ecuador terrestre.

Tras ese movimiento, reinicia su recorrido hacia el sur, por lo que la luz comenzará a menguar a partir de esta fase.

Durante siglos, el ser humano ha celebrado festivales, hogueras, picnics, bailes en los bosques y otras celebraciones en el solsticio de verano. Algunos visitan Stonehenge, el monumento en Avebury Wiltshire que data de entre el 3000 y el 1600 a.C. y que es, posiblemente, uno de los monumentos megalíticos más famosos del mundo. También es uno de los más misteriosos, con sus anillos concéntricos prehistóricos que generan mucha especulación sobre por qué y cómo fueron construidos.

Hoy es un lugar de reunión para miles de personas, durante un día cada junio, procedentes de muchos lugares y ámbitos de la vida, incluidos paganos y druidas y aquellos que buscan experimentar la espectacular maravilla del amanecer ese día.

Puede parecer una mezcla de espiritualidad abstracta con un asurcano romanticismo religioso. O una confusión entre las representaciones de un culto exterior con los principios internos de la iluminación espiritual.

Sobre la diferencia entre la manifestación de una devoción exterior y el logro interior de un principio espiritual, cada librepensador llega a su propia conclusión.

En cuanto a la cercanía con la celebración de San Juan, hay también visiones diversas. Juan el Evangelista, a quien está dedicado el solsticio de invierno (simbólicamente mira el Origen espiritual de la Luz), parece ser no representar a una persona, sino a la escuela «joánica», (la más esotérica): los nombres utilizados en los Evangelios no corresponderían a personas sino a escuelas de pensamiento doctrinal.

El solsticio de verano, sin embargo, está dedicado a Juan el Bautista, quien introdujo un antiguo rito hebreo de purificación a través del agua. Anuncia y profetiza el futuro advenimiento de la Luz.

La Luz es un símbolo que puede interpretarse de muchas maneras: creatividad, sabiduría, belleza, intuición, calor, amor, conocimiento…; puede ser la unidad de medida del progreso de una persona, expresión del desarrollo de la propia conciencia, no erudición.

Una antigua máxima dice que: «toda forma es el símbolo de la realidad que la produce”. Cada símbolo está calificado por la luz que contiene, su propia naturaleza solar, pero el contenido está limitado por la habilidad del observador. Las personas, en su triple realidad, forma, conciencia y espíritu, son capaces de irradiar la esencia espiritual que las cualifica al manifestarse.

La ausencia de Luz deja al ser humano en lo que Giordano Bruno llamó «sombras de las ideas» (inconsciente de la Idea que lo generó y que lo Anima), en el laberinto del mundo del caos moviéndose como una sombra.

El concepto de iluminación está en el centro de cualquier trabajo de introspección personal.

Podemos entender nuestra vida como una sucesión de muchas pequeñas iluminaciones. Este latido rítmico en el ciclo anual, el solsticio de verano, nos trae una Luz que puede portar interrogantes.

Para muchos de nosotros, el desafiante año pasado ha sido una época de grandes cambios y el futuro nunca se ha esbozado más intrigante.

El sol, que todavía no ha terminado de arrojar su poderosa energía sobre nosotros, marca el solsticio de verano de este 2021, tal vez como el comienzo de una época de reflexión, que representa un nuevo comienzo. Podría verse como el triunfo definitivo de la luz sobre la oscuridad (que es justo lo que se necesitamos ahora mismo después del caos).

Es el momento perfecto para celebrarnos, manifestar un futuro más positivo y celebrar nuestros logros pasados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí