SÓLO ALGUNAS VECES

 

Algunas veces lucho y otras combato
Peleo por la igualdad y por la sonrisa
Me fajo contra lo frívolo y escupo a la cara del tirano.Y otras veces me tocan y se me ponen los pezoncillos duros


Algunas veces los días se ponen tozudos y soberbios
Las direcciones se hacen difusas, como fronteras africanas
La teoría de cuerdas me regala alguna desazón
pero no las suficientes para que se me quiten las ganas de comer queso.


Algunos días se me precipitan los siglos
veo acantilados llenitos de nadas y de besos huecos.
Descalzo afrento la jornada, sin nada en mis manos
sin nada en mis tripas, sin nada que deber a nadie.


Algunas veces el desaliento se pone pesadito
las nubes son refeas y me joden los tirantes de sujetador
Ni una sola mirada me dio un saludo,
con mi traje de nadie invisible
miro desde el rincón de los parias


Algunas veces me embriago de música
y creo en el ser humano.
Salgo a la calle, doy saludos al sol y a las mareas
que me ignoran como debe ser.
El alma se refría cuando se queda sin “quereres”
Pero no me importa.

Algunas veces le doy un chance a la melancolía
El mejor tiempo perdido fue cuando hice “nadas”
brincar en los charcos
saludar pájaros
mirar mapas mundi de nubes
hacer ranas con las piedras en el ríosubirme a los árboles a soslayar al futuro
coleccionar olas
o a correr chapulines.


Algunas veces me siento tan rebeldoso
que mataría con mis escritos a unos cuantos
y a otros atravesaría con mi lápiz sus ojos de fascistas sádicos y torturadores.
Ser igual de malos que ellos con ellos
Jeje. El mejor perdón, siempre es la venganza.


Algunas veces quisiera ser joven .No muchas
Sólo para tener fuerza de tomar el fusil
Sumando un poco de amor
Abrir sendas a puro machete
Luchando contra la mentira
Luego cada uno que se busque su verdad


Algunas veces me sonrío y dejo pasar los “objetivos blandos”
Los eufemismos del enemigo
siempre me hicieron gracia y vómito por igual
Nunca los ricos son victimas de los daños colaterales
Ellos nunca son víctimas de nada, ni del moder victin


Algunas veces no tengo suficiente sarcasmo cómo para digerir tanta mierda
No me llega la esperanza para tanta desigualdad
No me llega la ironía para tanta mentira
No me llega el odio para tanta injusticia


Algunas veces creo creer en lo humano
Después me despierto, me limpio el culo y tiro de la cadena
Me limpio el culo con sabanas hechas con cadáveres de árboles
Y tiro de la cadena donde sale agua potable…

No tenemos solución.


Algunas veces me dan pena los sumisos. Cada día menos.
No se puede obligar a nadie a ser libre
Pero después lloran y exigen a los demás soluciones
Pues que se hundan con sus amos o los enterremos en el mar


Algunas veces creo tenerlo claro. Cada día más
quienes son los especuladores de miserias ajenas.
Es fácil, quien tiene zapatos impolutos sin barro y oliendo a sangre.

¡Ay Señor. Señor. Por San kalasnikof de todas las revoluciones
Un disparo por cada fascista.

Amen Señor!
Todos prometen futuros
Robando memorias
Pero el futuro tiene que esperar a que se hagan las ingles,
Y se blanqueen el culo los señoritos.


Cuantos putos baratos y caros hay que aguantar
Cuantas putas baratas y caras hay que aguantar
Todos hablando de dignidad y de “real politique”
hablando resignación,
de dioses de papel
dioses de tarjetas de creadito
dioses de anuncios publicitarios
dioses misóginos y podridos de oro

libros del autor:
Consulta aquí  
https://antolin-pulido.webnode.es

Artículo anteriorEL ESCALON FELON
Artículo siguienteEL DÍA DEL ALZHEIMER 2019
Sólo soy de esos nadie, que morirá en un “accidente”. Estudié y me formé en tres carreras preciosas en Cuba. (en España sólo tengo EGB) Fui profesor en algunas cosuchas. Pero sobre todo Mediador en Conflictos Bélicos. Secuestros. Evacuaciones de niños y esclavos, Brigadista Internacional, Ayuda de Emergencias, Ayuda Humanitaria, Contra el tráfico de órganos de niños/as, Cooperación al Desarrollo y unas cuantas cosuchas más. A los ocho años un picoleto hijo del fascismo y la incultura, me dio de hostias en las caballerizas del cuartel de la guardiacivil de Talavera, y le doy las gracias por ello, me quitó el miedo a morir y me enseñó quien era el enemigo. A mi primera mujer la mataron en chile y a la niña que llevaba dentro (nuestra Gimena) también. Tengo veintiún camaradas muertos/as en batallas. A los que les debo todo lo que soy. Estoy viejo y de físico destrozado. Creo que he sido un buen padre de todos “mis hijos/as”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here