SINGLADURA

Image by Free-Photos from Pixabay

De aires cargadas las velas,

Los remos henchidos de olas,

Refulge la Luna, riela,

Céfiro la empapa y la rola.

 

El cielo se enciende en fanales,

Y el agua, moviéndose sola,

Va siguiendo pausada la estela

Que en su loco bullir reverbera.

 

Clavada la quilla en sus carnes,

La proa marcando certera

El curso que aguanta el piloto.

 

Reprimen sus jarcias el vuelo

Que quiere emprender, y tremolan

Banderas que nadie contempla

 

Hay vientos que saltan contentos,

Ganados por proa,

Perdidos por popa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here