SIGNIFICADO DE LAS ELECCIONES GANADORAS DE AYUSO.

6
Mariscal / EFE

El problema no es que Casado perdiera las elecciones en Cataluña frente a Vox, que eso es un problema no sólo para él y no sólo para el PP sino para todos, y el problema no es que Sánchez haya ganado las elecciones pasadas, el problema para ambos, para Sanchez y para Casado, y también para Abascal es que todos van a perder en Madrid frente a Ayuso, derrota a la que hay que apuntar a Pablo Iglesias, que ha ido a aparecer por allí. Todos tienen un problema político y otro de género. El problema político para Casado y Abascal es que ya no son los líderes de la derecha, y eso significa que tienen que reconocerlo y actuar, tienen que dejar paso. El problema para Sanchez radica en que su modelo social y político de la España de la post pandemia cae frente al modelo liberal de Ayuso. El problema para Pablo Iglesias, es que va a caer devorado por una mujer de derechas y que si la capital de España no acepta la radicalidad política eso significa que el modelo de UNIDAS PODEMOS decae. La política en España la determinan las grandes urbes porque tarde o temprano marcan la inercia del resto. Del mismo modo que Alfonso XIII se fue al exilio tras unas elecciones municipales donde el modelo republicano sólo triunfó en las ciudades, no siendo mayoría poblacional entonces, Pablo Iglesias tomará el exilio de puerta giratoria tras unas elecciones autonómicas. Porque en la victoria de Ayuso también se va a plantear el orgullo de un Madrid moderno integrador de la diferencia, reivindicador de un localismo castizo universal que además representa, como capital de España, la proyección nacional de país moderno de una de las grandes naciones de Europa, modelo que supera el anacrónico modelo ubicado en el pacto de un gobierno nacional con partidos separatistas, incomprensible en una Europa superadora del nacionalismo. Las elecciones de mayo no son ya las elecciones de Madrid. En ese ombligo de osos y madroños donde votan cinco millones de personas, se va a delimitar qué modelo social y político nacional es más acorde al contexto cultural y político de España en el mundo y en Europa. Y Sánchez, dirigido ya por Europa hacia ese modelo hace ya una oposición fingida y de puro postureo, porque en estos momentos ninguna otra política es compatible con que nos den 150 mil millones de euros. Una España con un modelo severo de izquierdas que además no proyecte la imagen de Estado moderno y sin fisuras, capaz de vertebrar un proyecto común, debilita al continente en un momento de crisis global en el que la unidad frente a China y Estados Unidos es absolutamente necesaria.

Y frente a todos hay un problema de género. Tanto Abascal, como Iglesias, como Sanchez y como Casado son machos alfa a punto de perder la berrea con una mujer que representa independencia, liberalidad, autenticidad apartada de los roles clásicos de la política, dice lo que piensa y les gana a todos porque la gente detecta que hace y dice lo que piensa, ha roto los corsés de la política y los corsés de género. Es una mujer que demuestra capacidades y resultados electorales sin la crítica feminista de la izquierda excluyente. Y eso significa que también es una líder política europea compatible con las mujeres europeas de vanguardia que pueden liderar proyectos europeos.

6 Comentarios

  1. El autor está totalmente entregado a la causa de la triunfante lideresa madrileña (imbuido por el ritmo rakatanga de IDA). Le ha faldo muy poquito para besarle pies, manos y cuanto se dejara. Creo que al autor le falta rigor y reconocimiento de una persona que tiene unos límites cognitivos muy severos, de exiguo virtuosismo político, y a la que también le falta empatía (no reconoce para nada a las gentes pobres que hay en el territorio que gobierna). Amén de otras carencias que ya ha puesto de manifiesto. No deja de ser la misma persona que hasta hace poco tiempo era la frívola community manager de un perrito de la reina de las ranas…
    Es la reina por un día, que pueden ser varios, incluso semanas, pero no nos engañemos, no creo que IDA tenga tanto recorrido vendiendo su «libertad». Los periodistas que en campaña la han entrevistado, no han pasado del «masaje» a su figura, nunca la han puesto contra las cuerdas… por el interés de los medios de hacer «bueno» al personaje de la presidenta y presidenciable. Le puede pasar en Europa lo mismo que a su amado y favortecido empresario Florentino Pérez, que se ha llevado una hostia del copón en Europa con su nada exitosa campaña de la superliga.
    Puede que tenga el mismo síndrome que padece Florentino, que aquí – en esta España- todos le bailan el agua y se puede creer que es el elegido por los dioses. Cuando se contrasta con lo que hay fuera, se desinfla como un souflé. ¿Vidas paralelas?
    Un poco pillado por el subidón, del momento, la flor del día… No hay que ser tan vehementeme en las afirmaciones que se hacen, que más parecen un brindis al sol, ni tan extremadamente superficial, que luego viene la realidad, que de un plumazo te pone en tu sitio.
    Disfruta de lo elegido, que no todos los días va a pasar algo similar. Y menos vender la piel de un oso (y de un madroño), que que aún están en crecimiento, aunque pudieran haber llegado a su límite.
    Puedo equivocarme, pues no tengo el don de la videncia, ni tengo ninguna bola de cristal. Pero no me parece éste (por IDA) un caballo ganador de largo recorrido.

    • Estimado lector, y ahora, aunque sea ocasionalmente, colaborador: Los artículos no siempre se publican cuando se escriben, como estoy seguro que sabes, y este en concreto, se escribió días antes de que se publicara, días antes, incluso, de las elecciones, lo que le da una diferente dimensión, dimensión que tú le niegas con tu presunción de que su análisis se debe a un «subidón» por los resultados. Ni siquiera al autor, del que yo sigo su trayectoria y leo sus libros desde hace años, se le puede dar la adscripción política que tú insinúas, salvo desde la maldita costumbre de concluir que si no coincides conmigo es que eres de los otros. De todas formas me parece inútil recordarte que la democracia es el gobierno de la mayoría, que es aquella que obtiene más votos, no el gobierno de los que piensan como yo quisiera, y que un democrata es aquel que respeta, y respetar no es insultar o descalificar, lo que la mayoría ha elegido y lo asume como suyo. Durante un periodo, periodo que será semajante cuando la mayoría opine como él. Claro que hablar de democracia en España es una pretensión baldía, lo más que podemos hablar es de los permisos de calidad democrática que expiden los partidos, los movimientos y muchas personas a título individual. No creo que Guillermo, hombre comprometido con el librepensamiento de palabra y obra, disfrute con el resultado en ningún momento, primero porque no tiene suyos que le ganen, y segundo porque ni siquiera vive en Madrid. La palabra lo resiste todo, incluso la crítica desde la ignorancia del fondo y trayectoria del criticado, pero su uso no constituye certificado de veracidad. Siempre es conveniente criticar desde las razones y no desde la presunción del origen de las razones ajenas.

  2. Estimado Rafael.
    Tengo que confesar mi desconocimiento de que el artículo de marras se había escrito antes de las elecciones en la CAM. Me fijé en la fecha de publicación (6 de mayo). Por eso y por las aseveraciones que hace el autor, que según se me explica no tiene adscripción política (de partido) aunque no sea imparcial ni equidistante: fustiga impíamente a la izquierda personalizada en P. Iglesias, al que manda como posible perdedor impepinablemente a las puertas giratorias, como si de un político del bipartidismo se tratara y en Sánchez como factor de un modelo social y político (severo de izquierdas) que ya no sirve para los nuevos tiempos. Y por otro, hace aparecer a los líderes de la extrema derecha (Casado) y de la extrema extrema derecha (Abascal) como políticos obsoletos, acabados por el empuje de la abanderada de la ”libertad”, que va a significar un aire nuevo y a la que se eleva a los altares de la vanguardia política europea… ¡telita!
    Me parece muy bien la defensa corporativa y/o de amistad por el autor, lo cual no invalida los argumentos que expuse en la crítica y de otra parte la falta de contextualización basada en mi ignorancia sobre el autor de ese artículo, por el que pido disculpas si ha sido un atrevimiento iconoclasta.
    Tal vez este hombre (Guillermo de Miguel) tenga la bola de cristal que a mí me falta para llegar a vislumbrar el paroxismo de la “libertad“ que se impone en estos tiempos y que se parece a aquel fantasma que recorre Europa de C. Marx en el Manifiesto Comunista (con perdón). Puede ser el fantasma de la “libertad”, que también recuerda a aquella genial y onírica película de Buñuel, que en la secuencia final un grupo de gente grita: “vivan las caenas”. Tremenda escena, que da lugar a un final en el que un primerísimo primer plano se ve la cabeza de un avestruz que observa escrutadoramente el desarrollo de los acontecimientos en una elipsis brutal, terrorífica.
    ¡Que la “libertad” nos pille confesaos!

    • Apreciado Jesús: y lo de apreciado es literal ya que aprecio siempre la claridad de ideas y la capacidad de razonar, Guillermo y yo, como se diría popularmente, somos hermanos pero no primos. Esto es, nos conocemos, pero no somos amigos, aunque no me importaría. Mi defensa de su artículo tiene poco de personal, y mucho de conceptual, esto es, defiendo en su caso, al igual que lo haría en el tuyo, su forma no agresiva de exponer sus razones, su apartamiento de la vía de la descalificación personal, confundiendo persona y personaje público, y su capacidad de pensamiento libre. Por decirlo de otra forma, defiendo la libertad de pensamiento, más que el pensamiento de libertad. De todas formas me congratulo de saber que a partir de aquí, si se producen, mis comentarios serán sobre tus colaboraciones, y no sobre colaboraciones ajenas, y algo tengo que ver en ello. Un cordial saludo y una cordial bienvenida.

  3. Querido Rafael y estimado Jesús, decir que hace bien Jesús en expresar un parecer o impresión sobre el artículo. No me siento ofendido. No obstante he de aclarar que fue publicado en mi muro de FACEBOOK antes de las elecciones y después de analizar una serie de indicios que me proyectaban una visión del estado de las cosas en el país. Aclaro que a mí me gusta la crítica de la acción política sin que necesariamente se tenga que extrapolar que la crítica a la acción política identifica al autor ideológicamente. Eso invalidaría la crítica a la acción política a todas las personas ideológicamente coincidentes con el criticado y eso es un error de perspectiva. En España criticar a los de tu palo en lo que hacen, en cómo proyectan la ideología en la acción política está proscrito porque sólo se acepta la libertad crítica para con el adverso ideológico. Pero entiendo que se puede criticar la prédica de forma separada a la crítica que podemos hacer a cómo se da el trigo. Ahora parece hasta que Sánchez encarna la libertad por la mera presunción de pertenecer a una izquierda clásica y que Ayuso no puede tener esa misma inclinación, pero los hechos objetivos dicen otra cosa: Europa ha impedido que Sanchez reformara la LOPJ y controlara a los jueces; el Tribunal Constitucional acaba de proscribir que el gobierno legisle por decreto ; El consejo de Estado presidido por María Teresa F De la Vega (nada sospechosa) ha criticado la eliminación de los mecanismos de interdicción del gasto público en las instituciones del Estado que ahora repartirán los 150 mil millones de pavos sin control; Se indultará a convictos por secesión que han atentado contra el Estado y así la separación de poderes y la libertad se reflejarán en un Estado controlado por un partido en coalición con otro que controla el ejecutivo, legislan por decreto y por tanto realiza funciones legislativas que no le corresponden, busca controlar a los jueces modificando una ley orgánica y si se lo impide la UE indulta y hace agua de borrajas al poder jurisdiccional del Estado. Isabel Ayuso defiende un una acción que en principio se compadece más con la libertad. Una cosa es predicar y otra dar trigo. No la voto pero no presumo que no pueda defender la libertad frente a un tirano que ya controla el Estado como le da la gana y que en su partido ha expedientado para expulsarlo a un Leguina cuyo pecado ha sido fotografiarse con Ayuso. Obras son amores. Predicar exige dar trigo. En democracia se puede criticar la acción política sin que nadie tenga el derecho a extrapolar que porque críticas eres un abanderado ideológico del que sale favorecido o un necesario adversario del criticado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here