LÉEME UN POEMA

Image by S. Hermann & F. Richter from Pixabay

 

 

En el piso de abajo
tengo una vecina:
se llama Frívola.

 

He tocado a su puerta
Se abre como unas tijeras.

Apoyada sobre el marco
se yergue, erguida
en postura inadecuada,
palabras obscenas
e intenciones lascivas.

Debajo de los ropajes,
de una breve monarquía,
los verbos del cetro
se esconden
a gritos,
por su cercanía.

Sin clemencia a su destino
toma el rey su baño,
aliviando ese horno macabro.

Tragando el polvo de una lengua
se tiró al agua.

¡Lo que sudamos desde ayer!
soy raíz en tus músculos -SusurrÓ.
Manojo de ecos que abren ventanas…

 

N/A.:

Llena de tierra,

escribiendo

la penúltima página

de mi cuaderno sin ME MORIIIAAA.

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here