¡QUÉ NO TE PASE!

0

Ver un telediario es como asomarse a las puertas del Averno.


Popular Weekly World News cover monster Bat Boy. Cortesía de Weekly World News

Parece que no pero es así, ya que estamos comiendo o cenando. Disfrutando de los alimentos y de la compañía de la familia y seguros de nuestro entorno.

Lo sostengo por dos razones: una porque estamos acostumbrados a un millar de desgracias ajenas; y la otra, porque no somos conscientes, o no queremos serlo, de que esa persona con el rostro desencajado, llorando amargamente o con su mirada perdida podríamos ser nosotros, los que estamos al otro lado de la pantalla.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-5.png
Graciela, junto a su hijo, durante una clase en su vivienda particular. OSCAR CORRAL / EL PAÍS

Infinidad de noticias, como la de la madre enferma y expedientada por no enviar a su hijo al colegio, por miedo a que se contagie de Covid-19 y se lo pegue a ella. O aquella otra madre que ve agonizar a su hijo día tras día mientras va de médico en médico sin encontrar una solución. Otros casos, quizá más horrendos, son aquellos en los que uno de tus hijos no aparece y sabes que te lo han arrebatado para siempre y lo único que pides es poder enterrarlo a él y al canalla que le quitó la vida.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-8.png
Hospital General de Elda. NIUS

Pensé en esto hoy 22 de diciembre, día de la Lotería. Probablemente, sólo este telediario de mediodía y el de la hora de la cena son los únicos que se pueden ver celebrando plenamente de lo que sucede. El resto de los días, aunque sean 25 de diciembre o 1 de enero, están llenos de desgracias.

El ser humano ha sido, es y será muy parecido a la naturaleza, como parte de su creación. Como tal repetimos su comportamiento. Muchas especies se matan unas a otras para únicamente sobrevivir. El ser humano, poco más racional y muy instintivo, tal vez solo sea capaz de razonar en calma. Alterado, no lo creo. De ahí que ciertos deseos nos nublen y no seamos nosotros los que razonan.

La administración burócrata y enclaustrada, diseñada para funcionar como un reloj suizo, no es capaz de dar todas las horas. Hay algunas que no se pueden mostrar o señalar. No se sabe porqué, pero su mecanismo se lo impide.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-9.png

Los casos más extremos son representados por aquellos que arrebatan vidas de forma deliberada. Bien movidos por venganza, odio o desesperación, el grado supremo es aquel que destroza a otra persona por placer, aunque creo yo que no puede sentir siquiera cierto alivio dentro de su desgracia. La hiel, por muy sofisticado que sea el plato del restaurante cinco estrellas en que sea servida, siempre será hiel, y como tal sabrá.

La lotería toca, e incluso parece que le toca a muchas personas, aunque en realidad le toca a muy pocas. De lo contrario no llegaría lo poco que muchos pagan para darles mucho a algunos afortunados. Esta ilusión se puede ver el día del sorteo. Besos y abrazos por doquier y botellas de champán rocían al público como si de mangueras de regar se trataran.

Al día siguiente se pasa de mostrar las alegrías a los auténticos dramas. Nosotros, de la misma forma, o con la misma distancia, vemos en la misma pantalla de ayer que a otro le ha tocado un accidente, y bien gordo. Es esta la impresión que tengo. Actuamos, no todos y no siempre, como si la cosa no fuera con nosotros. No nos paramos a recapacitar que pasaría si la gestión administrativa se volviera en nuestra contra, si el médico se equivoca en el diagnóstico y nos mata en vez de salvarnos, o porqué la niña tarda tanto en volver ¡ A saber con quién está!

Escena de la películad de terror «Poltergeist»

Cualquier día nos podemos ver envueltos en una película de terror, como en aquella en la que el televisor empieza a fallar de una manera muy rara, y la protagonista se acerca a ver qué sucede, y se ve atrapada por una pantalla que tira de ella para adentro. Es esto mismo lo que nos puede pasar si obviamos los peligros de nuestro alrededor. Nos creemos que eso no nos va a pasar a nosotros, pero sí pasa, sí que te puede tocar, aunque no lo quieras.

Por lo tanto y recordando mi artículo de la semana pasada, la mejor opción, y así lo veo yo, es llevar con uno a las tres damas de las tres Ps. Yendo con ellas pocas desgracias nos pueden suceder.

Para más información se puede consultar:
La mente es maravillosa: Actuar en situaciones difíciles
Superar situaciones difíciles
Consejos para aprender a afrontar momentos difíciles

Otros temas de interés:

BLOG DE DARÍO CAPAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here