QUE CADA PALO AGUANTE SU VELA

2

 

Estimado Feliciano.

No he entrado en contacto con la publicación pues no he sdo avisado de su existencia. Dejé mi cuenta de e-mail, pero eso no ha operado para que tuviera conocimiento de una respuesta y ha sido hoy, que he visto que hay una nueva publicación en “Plaza Abierta” en la que soy concernido y emplazado a una contestación.

No lo haré en los términos a los que tú me conminas, pero sí quisiera decir algo sobre lo que tú te atribuyes como valor: la equidistancia. Algo que en sí mismo no es más que una manera de enfocar o abordadr una realidad polarizada entre dos extremos, que nada tienen que ver entre sí. Esa insistente y contumaz equidistancia es, a mi leal saber y entender, una perversión, pues se hace un “a priori” en el que los dos polos opuestos son: por un lado, la extrema derecha, es decir la fuerza o fuerzas que representan al fascismo o si se prefiere, la antidemocracia (Vox y en buena medida el PP de Ayuso) y por otro lado a UP representado por el partido de Iglesias e IU que son dos partidos democráticos. Esa equidistancia es un tanto retorcida interesadamente pues no son equiparables esos extremos.

El nazi -fascismo es excluyente, no admite parangón con ninguna fuerza democrática y UP, que yo sepa, sí lo es: podrá decirse que hay o ha habido hasta ahora un hiperliderazgo encarnado en la figura de Pablo Iglesias, pero la ultraizquierda que se le atribuye es una ficción que sirve sólo a los intereses de las derechas y al Establishment económico y político para denostar a esa formación, que pone en peligro el statu quo de los privilegiados, que no quieren perder un ápice de sus privilegios, y a dicha formación política le dedican preferentemente sus dardos más envenenados. Son esos mismos medios los que anatemizan a Pablo Iglesias y sus alrededores y pontifican quienes son los unos y los otros.

Esa es una posición que los medios de derecha, que por definición son casi todos los medios de comunicación, tanto prensa, como radio y televisión: La Razón, El Mundo, ABC, El País, Cope, Onda Cero, SER, TVE, Mediaset, A3Media, 13 TV, Libertad Digital… Y otros medios como el Confidencial, los digitales de la prensa diaria, etc. etc. se dedican día sí y día también a inventarse bulos y “noticias” que las cloacas de Estado y/o los juzgados con notable intromisión en lo que no debiera ser realmente juzgable, se prodigan y que son una innegable fuente de “noticias” para “pringar” a esta formación con toda clase de inventos, que jamás llegan a ningún sitio, pero calumnia, que algo queda. Y que a muchos ciudadanos contamina, a pesar de que tratan de aparentar un barniz de independencia ante los hechos noticiosos que les llegan (¿). Todos los días hay algo que criticar y si no, se inventa. Ahora la noticia es el insólito e inesperado neomillonarismo de la familia Iglesias y otros bulos que se vayan incorporando, cuando no el casoplón en un pueblo de medio pelo que es Galapagar de la Navata, los rollos patateros de Venezuela e Irán. Todo vale para un roto y un descosido. Los indas, Marhuendas y toda la cohorte de mercenarios del bulo y la maledicencia dedicados a perorar en las ondas hertzianas y en los medios que todos sabemos… una pesadilla infumable.

En lo que yo tengo noticia de lo que es y representa UP, lo definiría con las 3 R:

Republicanismo: frente al papanatismo y seguidismo de una Monarquía plagada de fiascos y corruptelas, que no creo necesario reproducir.

Reformismo. Una posición de modificación de las muchas estructuras de escasa racionalidad que aún se dan en este país. En el aspecto económico, UP se presenta como una formula de un neokeynesianismo, con una fiscalidad más ajustada y ponderada, con alguna nacionalización de algún servicio, frente al neoliberalismo privatizador imperante tan propio de un Vox, en el que no tiene límite, o un PP, marcadamente trumpista y un PSOE, que también tira al monte, en cuanto lo dejan…

Radicalismo (de raíz) en la formulación de la democracia que está en el constante interrogante del podemismo con respecto a la llamada “normalidad democrática”, que se incumple, pues permanentemente se ve conculcada por la fuerza de los hechos y las “alegrías” de estas derechas económicas IBEX 35, (la santa ICAR incluida) abusadoras con sus privilegios, que ni siquiera pudorosamente ocultan. Es decir, la falta de normalidad democrática en muchas de las instituciones de la sociedad y del Estado. Sería prolijo de relatar y detallar, aunque están en el ánimo de todos.

Yo, más bien veo a UP un como un partido socialdemócrata ante el abandono de facto de este nicho político de quien aparentemente lo encarnaba hasta hace poco, pero que nunca lo llegó a ejercer: el PSOE, que ahora hace sus incursiones en el neoliberalismo.

No veo por ninguna parte el ultraizquierdismo, que se postula para UP, si no es un modo de llamar a las cosas por otros nombres más cómodos o más acomodaticios, según lo que alguien interpreta como políticamente correcto y que tiene un cometido claro: desnaturalizar o ultrajar al rival político…

Dónde está el ultraizquierdismo… ¿Hay alguien que predica la dictadura del proletariado? ¿Alguien está tocando a rebato a las barricadas o algo por el estilo? ¿Quién otorga y autoriza esta denominación o demonización de UP y que está, en última instancia, al servicio del Establishment?

Nada más. Que cada cual opine lo que quiera, pero ya vale de equidistancias torticeras que sólo tratan de poner de manifiesto lo que algunos quieren hacernos ver o nos quien hacer tragar de manera truculenta. Que nadie se engañe, que ya hay mucho truhán suelto…

Que cada palo aguante su vela.

Sin acritud.

 

 

NOTA DEL DIRECTOR PLAZABIERTA.COM MAGAZINE

Este magazine se caracteriza, como su propio nombre indica, por estar abierto a cualqueir tipo de comentario y publicación, siempre desde el respeto y la razón, sin ningún tipo de trabas y/o censura. Hay comentarios que merecen que brillen con su propia luz, como un artículo, no al pie de la publicación de otro autor. -Gracias Jesús por tu sinceridad.

2 Comentarios

  1. Argumentos compartidos y de gran locuacidad, espero leer más por aquí.
    Saber diferenciar la paja del heno es fundamental dentro de este argumentario manido entre los ejes políticos de este país, acostumbrados a llevarse de calle el «poder» y «privilegios», a costa de realizar políticas que solo benefician a los de siempre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here