PLAZABIERTA TE RETA… LEE 52

libros saliendo ordenador
reto a la lectura

Si quieres saber ponte a leer.

España es uno de los países donde lamentablemente el hábito de lectura está menos instaurado. La media de libros por persona y año está bastante por debajo de la media europea y los planes de fomento de la lectura no terminan de funcionar en una sociedad cada día más dominada por redes sociales y comunicación digital. Aunque no se puede negar la utilidad y el interés de estos medios. Para terminar con estas estadísticas negativas, a principio de año os propusimos  un pequeño “reto” que consistía en leer un libro por cada semana del año.
Con motivo del nuevo formato de nuestra Edición del Magazine Plazabierta.com,   queremos recuperar aquella lista de 52 libros en diversos formatos que al principio de año te propusimos con motivo de la celebración de IV Centenario de la muerte de D, Miguel de Cervantes. De nuevo la ponemos a tú alcance para que no dejes de leer un libro por semana…

  1. La Trilogía de Nueva York de Paul Auster. No, no cuenta como tres libros. En realidad es una antología de novelitas policiacas. Engancha muchísimo así que si no estás acostumbrado a libros de más de 300 páginas, es una buena opción para iniciarse en ese terreno.
  2. El señor de las moscas de William Golding. Corto pero tremendamente intenso. Una novela corta sobre la naturaleza de la condición humana en las situaciones extremas. Hace ponerse en lo peor y eso asusta.
  3. Esperando a Godot de Samuel Beckett. Hoy en día no estamos acostumbrados a leer teatro (casi tampoco a verlo) pero es dinámico y muy agradecido. Y con un texto como el del irlandés se convierte en una delicia. Teatro del absurdo en estado puro. Para repetir.
  4. La Guía del Autoestopista Galáctico de Douglas Adams. Ya todo un clásico de la ciencia ficción con el que aprenderéis por qué todo viajero galáctico necesita una toalla y por qué el significado de la vida es 42. Y si termináis en el restaurante del fin del mundo no me echéis a mi la culpa.
  5. Los Simpson y la Filosofía de VV AA. Pensaba recomendaros algo de Kant pero no he leído nada suyo y me parecía de mal gusto así que esta mezcla de cultura pop y profesores de filosofía son la mezcla perfecta para leer en el bus, metro o en ratos muertos.
  6. Matadero 5 de Kurt Vonnegut. Una novela corta basada en hechos reales pero desde una perspectiva de ciencia ficción en la Segunda Guerra Mundial, concretamente en el bombardeo sobre Dresde. Aunque parezca mentira, divertida hasta la médula.
  7. Todo se desmorona de Chinua Achebe. No se suele dar a conocer mucho la literatura africana en Europa pero esta novela sobre un campeón de lucha en la Nigeria rural tiene una visión imprescindible. De esas novelas que vale la pena no poner muy lejos de la mesilla de noche.
  8. Una modesta proposición de Jonathan Swift. En realidad el título es unpoco más largo (…para impedir que los hijos de los pobres de Irlanda sean una carga para sus padres o para el país). Esta sátira humorística incluye propuestas tan descabelladas como comerse a los niños para acabar con el hambre. Leer con humor, por favor.
  9. Desobediencia civil de Henry David Thoreau. Muy corto discurso , convertido en ensayo, que expresa y condensa la idea de qué es la desobediencia civil y por qué su autor la puso en práctica. Imprescindible para forjar una conciencia crítica, tanto a favor o en contra.
  10. La Maravillosa Vida Breve de Óscar Wao de Junot Díaz. Preciosa novela sobre una familia dominicana en Nueva Jersey y un joven soñador y enamoradizo que es el eje de la historia. Para leer sin parar hasta caer rendido.
  11. Las Ganas de Santiago Lorenzo. Benito es un hombre que lleva tres años sin sexo. Porque Benito es feo. Esta historia agridulce que tiene esa capacidad de sacar risas y lágrimas por igual que sólo tienen las grandes historias.
  12. Buenos Presagios de Terry Pratchett y Neil Gaiman. Divertido, ácido y escrito con un humor inglés que éste año tristemente nos ha dicho adiós con la muerte de Pratchett. Su Mundodisco nos acompañará siempre y su discípulo Gaiman continuará su legado.
  13. Un árbol crece en Brooklyn de Betty Smith. Novela preciosista que convierte los terribles años 20 en una oda a la figura de las mujeres e idealiza la ya de por sí idealizada Nueva York pero desde la perspectiva del suburbio, desde la ciudad dormitorio, paralela al bullicio de Manhattan.
  14. Alta Fidelidad de Nick Hornby. Para quienes hayan visto la película será redescubrir un mundo nuevo porque no tienen nada que ver. Imprescindible en la estantería de cualquiera que sea medianamente fan de la música rock y los vinilos.
  15. Vampir de Joann Sfar. Cómic que no destaca especialmente por su dibujo que recuerda un poco al expresionismo alemán pero enamora por sus locas historias de amor entre un vampiro profundamente romántico y su amplio abanico de amantes y enamoradas. Un gran descubrimiento. Y tiene segunda parte.
  16. El Disputado Voto del Señor Cayo de Miguel Delibes. En estos tiempos que corren es clásico que no ha perdido la vigencia. Aunque en el libro la escala es mucho menor, un pueblo, la lucha por el voto de cada individuo y el cómo ganarlo no puede ser más actual.
  17. El Maestro de Peterburgo de J. M. Coetzee. Normalmente los ganadores del Nóbel de literatura no son asiduos a las listas de best-sellers, al menos antes de ganar el premio. Curiosamente este autor tampoco ha logrado esa repercusión después pero cualquiera de sus obras podría estar en esta lista. Y para muestra un botón. Parad de leer li podéis.
  18. Bartleby y compañía de Enrique Vila-Matas. Una historia sobre historias. Y sobre la gente que cuenta historias. Y sobre por qué la gente deja de contar historias. Una historia sobre los Bartlebys del mundo. ¿No sabes quiénes son? Otra razón para leerlo.
  19. Memorias de una Vaca de Bernardo Atxaga. Es un libro juvenil sí, pero algunas veces no está mal echar la vista atrás y volver a sentirnos pequeños otra vez. Y un grupo de vacas que no quieren ser tontas no es mala forma de hacerlo.
  20. Sin Noticias de Gurb de Eduardo Mendoza. Diversión sin parar en una España vista a través de los ojos de un alienígena. Un alienígena en la piel de Marta Sánchez, ¿qué más se le puede pedir a un libro Bartleby y compañía de Enrique Vila-Matas. Una historia sobre historias. Y sobre la gente que cuenta historias. Y sobre por qué la gente deja de contar historias. Una historia sobre los Bartlebys del mundo. ¿No sabes quiénes son? Otra razón para leerlo.
  21. Adán y Eva en el Paraíso de Eça de Queirós. Melodioso, poético…y una historia que casi es un pretexto para que el portugués se recree en su uso de la lengua. Se puede leer en lo que dura una pausa comercial de Antena 3 además.
  22. Memorias de una Vaca de Bernardo Atxaga. Es un libro juvenil sí, pero algunas veces no está mal echar la vista atrás y volver a sentirnos pequeños otra vez. Y un grupo de vacas que no quieren ser tontas no es mala forma de hacerlo.
  23. Donde el corazón te lleve de Susana Tamaro. Una historia en forma de carta de abuela a nieta que, echando la vista atrás ante posible llegada de la muerte, decide transmitir sus vivencias. Aunque se llevó al cine merece mucho más la pena leer el libro.
  24. La Revolución y nosotros que la quisimos tanto de Daniel Cohn-Bendit. El llamado Daniel el Rojo, eurodiputado franco-alemán por los verdes cuenta de forma muy breve una serie de vivencias de su juventud rebelde que explican el contexto socio-político de diversos países en el siglo XX. Una rápida clase de geopolítica.
  25. El Corto Verano de la Anarquía: Vida y Muerte de Durruti de Hans Magnus Enzensberger. El autor lo llama novela porque su mayor preocupación es la fidelidad pero en realidad es una biografía de Durruti, que aunque parezca una novela, no lo es. Está basada únicamente en documentos de la época.
  26. La Carretera de Cormac McCarthy. Novela post-apocalíptica que nos cuenta una aventura “familiar” en la que un padre y un hijo viajan por un páramo post-apocalíptico tras una hecatombe que acaba con la civilización. Estuvo muy en boga hasta el punto de llevarse a la gran pantalla pero sigue siendo una gran obra.
  27. La Elegancia del Erizo de Muriel Barbery. Una preciosa histora que narra las conversaciones entre una portera con secretos sorprendentes y una niña que tiene una edad que no corresponde con su inteligencia. Escrita de una manera deliciosa y con un toque que rezuma Francia.
  28. La Polilla y la Herrumbre de Mary Cholmondeley. Novelita heredera de la tradición victoriana ha sido traducida hace pocos años pero tiene papeletas para convertirse en un clásico. El dinero, la responsabilidad y la verdad como núcleo de una historia de siempre.
  29. El Miedo de Gabriel Chevalier. Se suele decir que es uno de los mejores retratos de la primera Guerra Mundial. Y aunque no haya estado en ninguna creo que puede ser cierto. En Francia levantó muchas ampollas y es que la verdad en muchas ocasiones lo hace.
  30. Los Renglones Torcidos de Dios de Torcuato Luca de Tena. Una historia que mezcla intriga, psiquiatría, realidad, ficción…La forma en que está escrita nos hace dudar de todo lo que sabemos y hasta de lo que se nos cuenta.
  31. La Metamorfosis de Franz Kafka. Al hablar de Kafka parece que la conversación se convierte en algo pretencioso automáticamente pero sus libros, este especialmente, son muy asequibles y se leen con ansia. Juega con nuestros sentimientos entre la empatía y el desprecio, la compasión y el asco. Un imprescindible.
  32. Ha Vuelto de Timur Vermes. Imaginad que Adolf vuelve. Sí, Adolf Hitler. Se ve en Berlín del s. XXI lleno de pluralidad, con una mujer al frente del gobierno…así que no puede más que ganarse la vida como imitador de sí mismo para transmitir su mensaje, aunque la gente no se da cuenta de que él no habla en broma.
  33. El Ruido y la Furia de William Faulkner. Algo más difícil de leer, este sí, pero con una historia familiar apasionante que os puede dejar sin uñas. Contada en cuatro capítulos desde cuatro puntos de vista y en cuatro tiempos.
  34. Café Budapest de Alfonso Zapico Una preciosa historia de multiculturalidad y aceptación en la que se mezclan judíos, árabes, occidentales…en un formato cómic con un dibujo cuidado y elegante que el dibujante asturiano resuelve maravillosamente.
  35. Notas al Pie de Gaza de Joe Sacco. El autor de cómic alternativo americano por excelencia (aunque nació en Malta) mezcla en sus novelas gráficas rasgos a medio camino entre la crónica periodística y el cómic underground que recuerdan a Hunter S. Thompson y su periodismo.
  36. ¿Sueñan los Androides con Ovejas Eléctricas? de Philip K. Dick. Puede que alguien no conozca este título pero si decimos Bladerunner igual ya ampliamos la cantidad de gente que sabe el argumento de este ya clásico de la ciencia ficción. Y no, el libro no deja claro si los androides tienen esos sueños o no.
  37. El Extranjero de Albert Camus. Con uno de los inicios más potentes de la literatura parece difícil mantener el nivel, pero Camus consigue rematar un relato magnífico con una tensión y un estilo sólo al alcance de unos pocos.
  38. A Través del Espejo de Lewis Carrol. Este año sale la continuaciónde Alicia en el País de las Maravillas y si lo lees podrás adularlo o con razón de causa. Además es una historia mágica que nadie debería perderse.
  39. Aullido (y otros poemas) de Allen Ginsberg. Un libro que junto a En el Camino de Kerouac es la cumbre de la generación Frases cortas y simples que encauzan una preocupación por una liberación de lo correcto, de los valores de la americanidad a través de drogas, una espiritualidad orientalizada y una libertad sexual desmesurada; bienvenidos a un universo pre-hippie.
  40. Cosas que Hacen BUM de Kiko Amat. Delirante, divertida, extravagante…igual que una canción punk hecha libro. Una historia coming-of-age sobre la obsesión, el caos y en cierta medida el anarquismo que, cómo no, tienen de fondo la preciosa Barcelona que pinta un Kiko Amat que parece que escribe con esa facilidad que es tan difícil.
  41. Poemas y Antipoemas de Nicanor Parra. Una revolución en la poesía de Chile y de todo el mundo. Todavía no se le da el crédito que se merece a este gran poeta que merece ser redescubierto. Una gran facilidad de palabra y un imaginario interminable.
  42. Homenaje a Cataluña de George Orwell. En este clima político tan convulso no está mal hacer un pequeño homenaje a Cataluña aunque venga de la mano de un Orwell que, como combatiente en la Guerra Civil española, nos cuenta en primera persona sus vivencias como afiliado y guerrero del POUM.
  43. La Parranda (A Esmorga) de Eduardo Blanco Amor. Escrita originariamente en gallego, esta obra basada aparentemente en hechos reales nos golpea con dosis de realidad que tienen la habilidad de no dejar indiferente a nadie. También ha sido adaptada al celuloide con muy buen gusto, pero en papel gana mucho.
  44. Pyonyang de Guy Delisle. Este canadiense viajero tiene crónicas de muchos de sus viajes y tenemos ya publicados muchos de ellos. Este destaca por lo exótico del lugar que nos describe. Sus trazos rápidos y esquemáticos puede que no destaquen pero nos cuenta desde un punto de vista muy del día a día la realidad de países normalmente desconocidos.
  45. El Cuaderno Gris (El Quadern Gris) de Josep Pla. Un básico para cualquiera que quiera saber qué se cocía en España en los inicios de siglo. Una especie de dietario que combina notas, paisajes, ejercicios de reflexión…para tener en la biblioteca personal.
  46. Pequeña Historia de España de Manuel Fernández Álvarez. Una breve historia de España pensada para los niños en un formato cómic con unos dibujos la mar de simpáticos. Además, Fernández Álvarez es capaz de poner humor a una historia que algunas veces es difícil de tomarse en serio.
  47. Mortadelo y Filemón 179 !Elecciones¡ de Francisco Ibáñez. Es el momento oportuno para leer el último número salido de las manos de uno de los mejores historietistas que ha dado España. Su humor ácido refleja la realidad con un ojo crítico que rara vez deja indiferente a nadie.
  48. La Guerra Civil Contada a los Jóvenes de Arturo Pérez Reverte. Otro que no suele dejar indiferente al público. Reverte tiene la habilidad con su elegante forma de escribir que le ha llevado hasta los sillones de la RAE de contar historias, de explicarlas. Esto es básico para una tarea como la de narrar algo tan serio como la Guerra Civil a la juventud.
  49. Agujetas en las Alas de Dani Rovira. Compilación de historias ilustradas que sorprenden positivamente en un Dani Rovira que normalmente nos había enseñado su faceta más cómica y canalla en sus monólogos y más recientemente en sus apariciones en la gran pantalla. Bienvenido sea y que siga, que siga.
  50. La Nueva Educación de César Bona. Todos nos preguntamos por qué le nominaron para mejor profesor del año hasta que le escuchamos hablar. Después de leer su libro muchos querrán que los políticos empiecen a escucharle. Un texto clave para profesores alumnos y padres.
  51. La Demonización de la Clase Obrera de Owen Jones. Reconozco que yo tampoco sabía quién era hasta que vi la entrevista con Jordi Évole, pero este libro es una clase de historia y sociología todo en uno que resume la situación del Reino Unido en todo el s. XX. Y es muy extrapolable.
  52. La Habitación Oscura de Isaac Rosa. Este autor lleva ya unos años superándose a si mismo y esta novela corta lleva a nuevos niveles de originalidad la novela de suspense y sobre todo la voz narrativa. Múltiples lecturas para una novela que juega con lo cotidiano.

Si todavía no has empezado, es el momento… ánimos. Si empiezas a leer no lo dejarás, sólo tienes que dejar fluir en tu cabeza el universo que los libros han creado para ti.

1 Comentario

  1. Me gusta la idea pero… dado que el prólogo de la publicación ya indica que España es uno de los países donde lamentablemente el hábito de lectura está menos instaurado… creo que a pesar de que la intención es buena, el reto es demasiado elevado, exigente.
    Tenemos demasiadas ocupaciones y apenas podemos ponernos al corriente en lectura con la multitud de correos electrónicos que a diario recibimos… Entre los móviles y el ordenador ya se llevan un buen puñado de horas diarias de lectura y trabajo respectivamente; de modo que a pesar de que las recomendaciones de títulos y autores son muy de agradecer, estimo que quizá sería algo más realista y más que suficiente rebajar el objetivo a un libro al mes porque cuando los retos son demasiado exigentes, suele haber quien de entrada ya, ni se los plantea… jejejjj…
    Es mi modesta, aunque razonada opinión.
    Saludos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here