PENIS PRIDE

0
22835

 

 

Orgulloso estoy de mi pene. No es grande, no es bonito, ni siquiera tiene un color fresco y sano, como las rodajas de salmón que venden en Pescaderías Coruñesas; pero me sirve. Antes, en los años conculcados de coños, bebercio y algún que otro aditivo, mi pene era algo más vistoso; a ver, no digo que pudiera ponerse en un escaparate, pero Lucía más lustroso; de hecho, había personas que lo hubieran adoptado como una cariñosa y juguetona mascota; algo ahora improbable, imposible, ilusorio. 

 

Estatua griega de un hombre desnudo Getty Images

Me estoy meando. El tresillo rojo de mi casa me exhorta a que acuda al retrete. Ahora ya no meo ni de pie; no es mejor ni peor, pero joder, esta comodidad me feminiza; y mi pene se resiente. Creo que es un clítoris; él cree que es un clítoris y si sigo conjugando, todo el mundo pensará que es un clítoris.

Tras pensar en la muerte, consigo exprimir el pasado, y con él, revivir los sucios tiempos en los que aquella mujer de apartamento por horas, consiguió sacar de mí algo más que litro y medio de semen.

Sí, estoy muy orgulloso de mi pene. Él, me ha salvado de la indecencia y de los cincuenta y dos sábados por la noche.

Después de subirme los calzoncillos creo que me estoy cagando.

También me siento muy orgulloso de mi ano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí