OTRA BAJADA DE PANTALONES

Lo del Ministro Soria y los papeles de Panamá es el mejor broche que se puede poner a este gobierno en funciones,

algo digno del partido que más corruptos ha dado a la política española, aunque no con mucha diferencia con el que más acuerdos ha llegado para sus alternancias en el poder y para sacar de la cárcel mediante el indulto a los suyos cuando ha gobernado el otro.

Desde luego que no hemos de olvidarnos de la presunción de inocencia, aunque este derecho fundamental debería subordinarse en el caso de los políticos a la decencia que deben tener para poder desempeñar los puestos que.  ocupan, y mientras se desarrolla un juicio justo al que, por supuesto, deben tener derecho como cualquier otro ciudadano, deben depurarse las responsabilidades políticas, máxime cuando el Sr. Soria figura como primer director, durante dos meses, de una sociedad de Bahamas activada el 22 de septiembre de 1992 y vinculada al bufete Mossack Fonseca; pero sobre todo porque cuando los papeles en los que ahora aparece salieron a la luz, él mismo dijo que los implicados deberían dar las explicaciones oportunas, lo cual también es compaginable con la comisión rogatoria perdida al gobierno panameño sobre tal cuestión, aunque tal vez deberíamos decir necesario, porque cuando de gobiernos va la cosa no es difícil caer en la desfachatez de informar en función de los favores debidos y los devaneos comerciales entre ambos.

 «este país esta hecho para que los ciudadanos se bajen los pantalones una y otra vez, para que ellos, los políticos corruptos se desahoguen.»

En los documentos desvelados este lunes por el programa Al Rojo Vivo en La Sexta, cadena que junto a El Confidencial está publicando en España la investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICJJ), también figura la firma de Luis Alberto Soria, hermano menor del ministro, que le sustituyó como administrador de esa sociedad, creada antes de que Soria fuera alcalde de Las Palmas de Gran Canaria y denominada  UK Lines Ltd.

En concreto, dicha sociedad se disolvió en marzo de 1995, pocas semanas antes de que empezara la campaña electoral para las elecciones regionales que llevarían a Soria, el clon de Aznar en aquel momento, a la alcaldía de Las Palmas de Gran Canaria, que casualidad.

También hemos de recordar que Luis Alberto Soria,  fue consejero en el Gobierno de Canarias con el PP, que montó una comercializadora de petróleo en Londres en 2013, días después de aprobarse un proyecto de ley para facilitar el ‘fracking’ impulsado por el Ministerio de Industria.

Aunque el broche de oro debería suponer la dimisión del ministro de industria en funciones, sin embargo, nos tememos que, como siempre,  tendremos que aguantarnos, como mucho, con una meras disculpas y esperar que las cosas se enfríen, como sucedió con aquel “aguanta Luis” del mismísimo Rajoy. Y es que, queramos o no, y a las pruebas de los resultados de las últimas elecciones nos remitimos,  este país esta hecho para que los ciudadanos se bajen los pantalones una y otra vez, para que ellos, los políticos corruptos se desahoguen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here