UNA CRÓNICA ANUNCIADA. LA DEBACLE DE LA IZQUIERDA Y LOS PACTOS POSELECTORALES

2
123

 

Después de los resultados electorales de las municipales celebradas el pasado domingo veintiocho de mayo con el desplome de la izquierda, dejando a salvo una variable muy importante como es el hecho que en muchos pequeños municipios -2653 de menos de 500 habitantes de un total de 8131 en toda España-, se vota a la persona más que al partido, parece que los españoles hemos hecho algo que debería haberse hecho en el Parlamento como es analizar el estado de la nación, consecuencia de la trayectoria de un PSOE populista en manos de la extrema izquierda de Unidad Podemos, y de ciertos nacionalismos de ruptura constitucional, algunos de ellos inadmisibles, por incluir en sus listas terroristas como es el caso de Bildu.

 

Parece ser que los auténticos socialistas no perdonan aquella promesa incumplida hecha por el entonces presidente electo Pedro Sanchez la noche de las últimas elecciones generales en la puerta de Ferranz, de no pactar con los acólitos de Pablo Iglesias Turrión, ni tampoco con la izquierda abertzale, ni anticonstitucionalistas catalanes.

Incluso, determinados acuerdos dentro de la coalición PSOE-UP que podrían considerarse de avance progresista, sin embargo su política radicalizada hacia la izquierda, intentando mejorar la capacidad económica de los más débiles, como podría ser el mínimo vital y el salario mínimo interprofesional, lo cierto es que ha servido de estrangulamiento a pequeñas empresas y autónomos, la gran mayoría que  integra  el sistema empresarial en este pais y, consecuentemente,  generadores de empleo, por no poder soportar salarios cada vez más elevados y por el efecto desmotivador en la búsqueda de empelo por efecto de las ayudas a personas con escasos recursos economicos, eso sin contar con la permanente promesa incumplida de actualización suficiente de las pensiones, más debida que ninguna otra, teniendo en cuenta que la bolsa de las pensiones, por las que se ha cotizado durante una larga vida laboral, ha sido esquilmada por destinarla a otros fines de carácter  electoralista  dentro de esa política populista, donde no se gobierna para todos, sino para los partidarios de ese régimen comunista de cortar a todos por el mismo rasero, cuando una acertada política económico social debe pasar por un analisis macroeconómico de toda la comunidad social, manteniendo equilibrio entre la propiedad, el trabajo o mano de obra y el capital.

Equilibrio, el indicado anteriormente, que nos lleva también al tema de la vivienda de alquiler que lejos de perjudicar al gran tenedor de pisos, sobre todo perjudica a esos propietarios de un único inmueble además de la vivienda  habitual, como inversión para mantener una pequeña fuente de ingresos a futuro como complemento de las bajas pensiones, o como legado para sus hijos, adquirida  invirtiendo  todos los ahorros de una vida.

Parece ser también considerado como castigo, esas políticas del PSOE-UP de la lucha contra la violencia sexual machista, como la Ley del “si es si que si” que, si bien pensada como una asistencia integral especializada y accesible para las víctimas, sin embargo los errores cometidos en su aprobación inicial dejó salir de la cárcel a un número considerable de condenados por este tipo de violencia, sin que todavía su principal impulsora Irene Montero haya pedido perdón por ellos.

Todo lo anterior unido a los continuos reproches al PSOE  por parte de sus socios de  gobierno de UP,  así como declive económico del país, con una creciente inflación que ha convertido la cesta de la compra en un encaje de bolillos, parece ser el castigo a la izquierda socialista, pero sobre todo a esa otra parte de color morado.

Como siempre tenemos frente a nosotros un panorama complicado en base a los posibles pactos para gobernar en algunos municipios entre el Partido Popular y Vox, con esa semejanza que llevó al PSOE a pactar con la izquierda radical de UP, y el apoyo de nacionalistas radiales empeñados en romper la unidad constitucional de país, para  mantenerse en el poder a cualquier costa; porque digo yo, qué diferencia existe  en que el PSOE parte haya pactado con los sucesores del terrorismo de ETA en Bildu, que se hacen pasar por demócratas que, que  el Partido Popular pacte con los herederos del franquismo dentro de Vox  igualmente disfrazados de demócratas

En fin lo mismo pero con una paleta de distintos colores, en este caso con inclinación de la balanza hacia el capitalismo. Pero España es así, y nos debería servir para pensar muy mucho en la inminentes elecciones generales del próximo mes de julio, sobre todo acerca del peligro que suponen los radicalismos populistas tanto de izquierdas como de derechas. Aunque ese esfuerzo en pensar, razonar y analizar no son  atributos  propios de los españolitos que más les mueven las vísceras que el cerebro, pasando tal vez la solución por terminar con la brecha existente entre PSOE y Partido Popular que propicie acuerdos de Estado que nos hagan   salir del debacle social y económico en que nos encontramos y cuya tendencia a empeorar parece inevitable, del todo imposible gracias a la imperante política populista de ideologías caducas en contra del equilibrio macroeconómico.

2 COMENTARIOS

  1. Excelente reflexión política la de este artículo.

    Como bien dices, no hay diferencia en los pactos: no pinta nada bien el panorama y habrá que rezar con fe para que lluevan soluciones y la ‘tormenta sea mansa”, porque la razón política parece habernos abandonado.

    En fin, como siempre deberá ser el pueblo el que razone y defienda la economía y el bienestar.

  2. Gracias Cati por tu comentario, la cuestión no está en buscar resultado electorales, sino soluciones, confluencia entre partidos por intereses comunes, que en este momento urge en el tema económico. Pero esto es soñar, porque si la unión de PSOE y UP ha sido un matrimonio mal avenido de la izquierda, soñar es que el PP y PSOE se unan para sacarnos del hoyo, entre otros motivos porque siguen pensando en un bipartidismo hegemónico que ya no existe y que no puede existir con la ley electoral en la mano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí