MISTICISMO Y ESQUIZOFRENIA

 

Hablar acerca de la lúgubre e infame situación que se crea al mezclar misticismo con esquizofrenia, es, por descontado, un error demasiado común entre las élites y los pintores de cámara; una sórdida búsqueda de la excelencia, exclusivamente compatible con el olor a escroto de un poeta y el alcohol que éste destila cuando piensa. Es un coto privado en el que nadie tiene derecho a entrar sin pagar un alto precio; una vergüenza asintomatica que se ríe sin saberlo, de sí misma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here