MIGUEL DE GUZMÁN: EL ÚLTIMO PITAGÓRICO

0
160

 

► «El nacimiento y la pervivencia del pitagorismo es uno de los fenómenos más interesantes en la historia de la ciencia y de la cultura en general».

— MIGUEL DE GUZMÁN. “El pitagorismo, vanguardia de la cultura”.

— Revista “Saber Leer,” nº 153, 03/2002, Págs. 8, 9.

MIGUEL DE GUZMÁN (12.01.1936–14.04.2004) ha sido uno de los matemáticos españoles más comprometidos con la Educación matemática y más versados en Historia de la Matemática y Matemática Recreativa como instrumentos magistrales para enriquecer culturalmente la Enseñanza de la Matemática.

 

Durante años el Profesor GUZMÁN escribió en numerosos medios de comunicación y en revistas profesionales infinidad de artículos donde divulgaba sus brillantes y originales ideas sobre Ciencia, Matemática, Historia, Filosofía, Didáctica, Epistemología….

Pero sobre todo era en la Web (en la que era un experimentado asiduo) donde el matemático o profesor interesado podía disfrutar del Pensamiento del Profesor GUZMÁN. Por desgracia muchas de esas webs han sido vaciadas y aunque una parte escasa se publicó por parte de Revistas de Sociedades de Profesores, por fortuna el Profesor GUZMÁN tuvo la sagacidad de publicar un CD-ROM con todo el contenido de la Red, muy bien ordenado y muy manejable. Algunos de los textos que se exponen a continuación se extrajeron, en su momento de la Web, pero se encuentran en el citado CD-ROM.

Durante años el Profesor GUZMÁN escribió en numerosos medios de comunicación y en revistas profesionales infinidad de artículos donde divulgaba sus brillantes y originales ideas sobre Ciencia, Matemática, Historia, Filosofía, Didáctica, Epistemología…

El Profesor GUZMÁN hace una declaración eminentemente pitagórica en el artículo:

  • UN RETABLO DE HISTORIAS MATEMÁTICAS:

«El interés por los pitagóricos ha sido recurrente a lo largo de mi vida. Desde el punto de vista filosófico, religioso y matemático, las vicisitudes de los pitagóricos siempre me han producido una fascinación motivada en buena parte por una cierta congruencia con algunos, bastantes, puntos de vista que a ellos les atrajeron tan profundamente. Y ello sin conocer apenas la atracción que han ejercido sobre muchos de los grandes pensadores y científicos desde la antigüedad hasta nuestros días».

  • IMPACTOS DEL ANÁLISIS ARMÓNICO.

EL SUEÑO PITAGÓRICO: TODO ES ARMONÍA Y NÚMERO

Discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (Madrid, 23 Marzo 1983):

«Nunca en la historia, las ideas matemáticas han ejercido un influjo social tan importante,… Con su brillante aureola, el gran éxito científico del Pitagorismo se debe probablemente a la integración armoniosa que logró con su saber. … La visión pitagórica fundamental, la base de su sistema, consistió en la persuasión profunda de la inteligibilidad del cosmos mediante el número. … ¡El número como método de pensamiento para desvelar los misterios del universo! Esta iluminación constituyó un verdadero giro en la historia del pensamiento. Implicaba cambiar radicalmente de oráculo en la búsqueda de respuesta a muchas de las infinitas preguntas del hombre. La naturaleza es regular, es decir, sigue unas reglas, unas pautas. Tiene un orden, una armonía, es decir, sus componentes están entrelazadas según unos cánones constantes, invariables. Nuestro pensamiento puede asir estas normas de actuación de la naturaleza. El número es la herramienta a su disposición para hacerse con ellas. …

La influencia pitagórica a lo largo de los siglos ha sido inmensa. La antorcha pitagórica fue recogida dos siglos más tarde por Platón y transmitida con empuje a través de su escuela y de sus escritos. Platón no fue propiamente un matemático profesional. Sin embargo su veneración profunda ante el poder de las matemáticas y el estímulo que de él recibieron tantos matemáticos posteriores son motivo de que Platón tenga un lugar muy prominente en la historia de las matemáticas. También Aristóteles fue un profundo conocedor de las matemáticas, como buen discípulo de Platón. Pero el talante intelectual de Aristóteles y su fuerte influencia en el pensamiento del final de la edad media tuvieron otro sabor diferente. En Aristóteles dominó el espíritu clasificador sobre el espíritu cuantificador, tan eminente en los pitagóricos, platónicos, neoplatónicos y neopitagóricos. Del espíritu cuantificador surgen las ciencias que se han llamado exactas. ….

Los matemáticos de todos los tiempos se han identificado con el espíritu soñador de Pitágoras y Platón, más que con el espíritu aristotélico….

En la historia del análisis armónico se revela especialmente el maridaje, extraño para muchos, de matemáticas y misticismo que perdura en nuestros días en las elucubraciones de nuestros astrólogos de claro sabor cabalístico y neopitagórico, sólo que con mucho menos soporte racional y mucha más superficialidad que en buena parte de los antiguos.

En el siglo XVI aparece un nuevo Pitágoras, totalmente imbuido de la idea de que el universo es explicable mediante la armonía y proporciones numéricas. Como hace J. Kepler en su “Mysterium Cosmographicum (1596)”».

¿MATEMÁTICAS Y… ESTRUCTURA DE LA NATURALEZA?:

«Para la comunidad de los pitagóricos, en cuyo seno fue gestada la matemática al modo que hoy la cultivamos, el pensamiento matemático era la escala hacia la comprensión del universo, hacia el conocimiento de “las raíces y fuentes de la naturaleza“, como se expresan frecuentemente los documentos del pitagorismo primitivo conservados y esta era su función más importante.

La estela del pitagorismo en la historia de la civilización humana es bien patente, especialmente en la del pensamiento occidental, con Platón actuando como influyente transmisor del pensamiento pitagórico. A lo largo de la historia unas veces se manifiesta de forma bien explícita, como en el propio Platón, los neopitagóricos, los neoplatónicos, la Kabala, Galileo, Kepler,… y otras más implícitamente, por ejemplo en el mismo fundamento de nuestra actual concepción científica, a través del pensamiento básico de que el universo en que vivimos es un cosmos ordenado, no un caos, es un mundo inteligible mediante la luz de la razón, y en muchos aspectos a través de la razón matematizante. …

Para la comunidad pitagórica primitiva, ya desde los tiempos de Pitágoras mismo, el orden y armonía del universo, que son objetos de contemplación, y a la vez modelo y espejo de lo que debe ser el comportamiento humano, se hacen especialmente diáfanos a través del número y sus proporciones. En este sentido es, probablemente, como hay que entender la afirmación del mismo Aristóteles según la cual para los pitagóricos “el número era la esencia de las cosas“. Esta profunda percepción ha sido capaz de iluminar una buena parte de la vida intelectual de los 25 siglos que nos separan de Pitágoras. Su idea ha calado tan profundamente en el pensamiento humano hasta convertirse en el centro de vida de todo un movimiento científico-filosófico-religioso que ha perdurado de forma organizada durante unos cuantos siglos y hoy mismo ejerce una influencia y una fuerza de atracción poderosa. ……

Para Pitágoras la matemática (el número) se dirige en realidad a la exploración del universo entero, en primer lugar hacia la estructura de lo cercano, de lo sensible, pero también hacia la estructura de la mente, incluso constituye un modo de acercamiento a la divinidad.

Esta sorprendente iluminación de Pitágoras es comentada como sigue por  el eminente matemático y filosofo Alfred N. Whitehead, al final del primer capítulo de su obra “Science in the Modern World” (1925):

► «Verdaderamente Pitágoras, con su fundación de la filosofía y de la matemática europeas, las dotó con la más afortunada de las conjeturas. ¿O acaso fue un resplandor de genio divino que penetró hasta la naturaleza más íntima de las cosas?”».

  • “SABER LEER”, nº 153, 03/2002, Págs. 8, 9:

«El nacimiento y la pervivencia del pitagorismo es uno de los fenómenos más interesantes en la historia de la ciencia y de la cultura en general. Surgió, se desarrolló y se expandió como un modo de vida religioso. Su armazón intelectual consistió en una visión del universo como un cosmos, en contraposición al caos, es decir como un todo ordenado y organizado de acuerdo con leyes asequibles a la razón humana. El mismo impulso religioso conducía hacia la búsqueda y contemplación de la armonía intelectual implantada en este universo como paradigma de conducta humana y como camino y método de elevación espiritual, en búsqueda de las raíces y fuentes de la naturaleza.

En nuestra cultura actual, fuertemente impregnada por el espíritu científico, que acepta esta cosmovisión de fondo como base implícita e indiscutida, transmitida en sus líneas generales a través de los siglos desde las mismas raíces pitagóricas, el brillo de la idea fundamental de la racionalidad del universo se nos presenta apagado y desgastado por la costumbre. La armonía de las esferas no es para nosotros más que el constante ruido de fondo que escuchamos en nuestro quehacer racional. ….

Pocos filósofos y muchos menos han sido los científicos que hayan sabido encarnar sus enseñanzas con elementos sensibles con tanto acierto como Pitágoras. La famosa armonía de las esferas de la enseñanza pitagórica primitiva era mucho más profunda que la mera conjetura de la consonancia de las notas que los astros producen en su movimiento.

Para Pitágoras la visión fundamental consistió en que el universo es un cosmos, un todo ordenado y armoniosamente conjuntado. El destino del hombre consiste en considerarse a sí mismo como una pieza de este cosmos, descubrir el lugar propio que le está asignado y mantener en sí y en su entorno, en lo que está de su parte, la armonía que es debida de acuerdo con el orden natural de las cosas.

La armonía cósmica entendida en este sentido fue probablemente una audaz conclusión de madurez a la que Pitágoras llegó a través de la observación de la congruencia de sus consideraciones científicas sobre números, figuras, notas musicales, con las ideas orientales sobre el alma, los astros y la divinidad.

Los números constituían el armazón inteligible de las formas en la aritmética figurativa de los pitagóricos, construida por ellos mediante piedras (cálculos). Al mismo tiempo los números desvelaban las proporciones que regían las consonancias musicales. ¿No era natural ver en el número el principio inteligible a través del cual el cosmos divino gobernado por el espíritu manifestaba al hombre su armonía interna?».

MIGUEL DE GUZMÁN: un gran ser humano, un matemático genial, un Profesor insuperable y una persona admirada por todos los que tuvimos la suerte de conocerlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí