MADRE NUESTRA

 

 

Quise escarbar el mar con mis manos.
Sólo salían peces enfermos, plásticos y petróleos
cadáveres de asesinados, por ser rojos o pobres.

Quise zambullirme en la tierra
En búsqueda de mis parientes mundiales
Buscando los huesos que avergüenzan nuestra decencia
y sólo encontré tierra muerta de pesticidas,
árboles enfermos por desidia y
graba revuelta en basura y polvo.

Lloré por mis Gimenas y por esta casa tierra
que enferma por la opulencia de los ricos
y la indiferencia de los pobres.

Por todo ello
Quise rezar una madre nuestra

Madre Tierra nuestra
Que cobijas al “homo stultissime”
En “urbs stercores”
Pero también, acoges a los asesinados
en tus fosas de paciencia infinita,
qué nunca se olviden sus nombres.

Venga a nosotros sus cadáveres
para enterrarlos con dignidad y honores.
Sacarlos, ya sean de la tierra como del mar.

Para los que les buscamos
descansemos de rebuscar en los infiernos de Dante
donde los tiraron los fascistas asesinos fratricidas.
Que nada de lo que pase en el mundo me sea ajeno.

Que el derecho al pan hondee con Kropotkin
Que nuestros muertos nos perdonen
por ser tan cobardes de no sacarlos del olvido.

No nos dejes caer en la sumisión por el cansancio,
más libranos del fascismo viral y homicida,
y si no, que tengamos agallas para exterminarlos.

Amen

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here