LOS ELEMENTOS DE EUCLIDES. BIBLIA DE LA GEOMETRÍA GRIEGA

► LINCOLN: «He aprendido a pensar con lógica leyendo  “Los Elementos” de Euclides».

EINSTEIN: «Si Euclides no es capaz de encender tu entusiasmo juvenil, entonces no has nacido para ser un pensador científico».

► RUSSELL: «La lectura de Euclides a los 11 años fue uno de los grandes acontecimientos de mi vida, tan deslumbrante como el primer amor».

 

LOS ELEMENTOS de Euclides (una magnífica estructura de ingeniería lógica y matemática, urdida en 465 teoremas, que han resistido la implacable prueba del tiempo), marcan uno de los hitos más importantes de la Historia de la Cultura, la Ciencia, la Matemática y el Pensamiento, porque como codificación de los fundamentos de la Geometría Elemental, establecieron un férreo paradigma de exposición y demostración en Matemáticas al convertirse en obra maestra canónica, vigente durante 23 siglos, que ha sido para profesionales y aficionados a las Matemáticas, lectura tras lectura, una fuente inagotable de recursos geométricos y didácticos, de fruición intelectual y de goce supremo, por la agudeza, el ingenio y el artificio de una eminente argumentación.

EUCLIDES (junto con Pitágoras) es la figura histórica mas relevante en el ámbito escolar, por la ingente repercusión que la escolarización de LOS ELEMENTOS ha tenido en la conformación curricular de la Matemática elemental, a lo largo de la Historia de la Educación Matemática elemental.

Después de 2300 años, la lectura de LOS ELEMENTOS sigue provocando una profunda admiración y deleite intelectual, por el derroche de ingenio, lógica, rigor, exactitud, certeza, pureza, belleza, coherencia y elegancia. Por eso todo panegírico sobre la obra euclidiana, siempre será escaso: Biblia de las Matemáticas; Tesoro matemático de la humanidad; cumbre de la Matemática griega; compilación de la Geometría platónica; culminación de la herencia matemática clásica; manifestación de cultura y civilización superiores; Geometría popular de todos los tiempos; codificación de los fundamentos de la “Geometría de la regla y el compás”; el libro más grande, famoso, estudiado y maravilloso de las Matemáticas y un larguísimo etcétera.

 

 

LOS ELEMENTOS de Euclides es el tratado de Matemáticas que mayor influencia ha tenido a lo largo de toda la Historia de la Cultura –incluso mucho más allá de la propia Matemática y ciencias afines– y que más veces se ha editado, después de la Biblia. Ha constituido, como autoridad indiscutida, el cuerpo de doctrina central de la totalidad de las ciencias matemáticas elementales y el principal vehículo de la transmisión del saber matemático, así como la fuente fundamental del currículum de la Matemática elemental, determinante del contenido y el orden lógico secuencial de la temática de los Libros de Texto de la Matemática escolar.

Pero más allá del ámbito matemático, LOS ELEMENTOS han sido un modelo ideal de método de exposición hipotético-deductivo para autores como Arquímedes en la Estática y la Hidrostática, Ptolomeo en la Astronomía, Galeno en la Medicina y Galileo en la Física, entre otros; pero también en disciplinas humanísticas, sobre todo para Spinoza en la Ética y Hobbes en la Filosofía Política.

El filósofo Mario Bunge ha escrito en el prólogo de la obra de B.Levi “Leyendo a Euclides”, (Zorzal, Buenos Aires, 2001, pág.61):

► «Los Elementos de Euclides fueron libros de texto en todo el mundo durante dos milenios. Su estudio exige tanto ingenio y empeño como rigor. Forma tanto matemáticos como abogados».

Tal vez esto mismo debía pensar el presidente Lincoln cuando aseguraba que había aprendido a pensar con Lógica leyendo LOS ELEMENTOS de EUCLIDES, donde había encontrado, también, el sentido de lo que significa demostrar. Aquí, entre otros muchos puntos, reside el alto valor educativo y formativo de las Matemáticas, que ya le asignó Platón, en su diálogo La República, con compromisos políticos hacia su presencia en la Educación, y que se manifiesta desde la lejana época alejandrina que dio a luz la inmortal obra de EUCLIDES, heredera de la Matemática de la Academia platónica. Por eso podemos leer en un Tratado de Geometría del Siglo XVIII de autor anónimo:

► «La lectura de Euclides no sólo hace geómetras a los jóvenes, sino que insensiblemente los va habituando a ser excelentes lógicos». 

LOS ELEMENTOS  de EUCLIDES  han resistido el inexorable tránsito del tiempo. Ninguna otra obra científica coetánea resiste una mínima comparación. ¿Quién basaría hoy la explicación del movimiento de los planetas o el funcionamiento del corazón en los textos clásicos griegos? Sin embargo la confianza en EUCLIDES es prácticamente ilimitada. Su obra es imperecedera, porque su legitimidad se basa en la fuerza de la razón apodíctica de la lógica demostrativa y no depende de nueva acumulación de datos o de la construcción de instrumentos más perfeccionados. De esta forma EUCLIDES inaugura en la historia del la Cultura y del Pensamiento ese cierto carácter de ETERNIDAD   que parece tener la ciencia de PITÁGORAS.

El libro, cuya portada se exhibe aquí, lo he presentado el  28.11.2018, en la  Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas

 

Artículo anterior¿DERECHOS DEL NIÑO O DEL TERRITORIO?
Artículo siguienteLO EFÍMERO. DESPEDIDA A UN HERMANO
(León, 12/1953) es Catedrático de Matemáticas desde 1977. Ha sido profesor de la Universidad de Barcelona y de la Universidad Politécnica de Cataluña. Su interés se centra en dimensión cultural de la Matemática y su función en la Historia del Pensamiento, sobre lo que ha publicado 12 libros, numerosos artículos y ha impartido cursos, seminarios y conferencias en Universidades de España y LatinoAmérica y en Centros de Profesores sobre Historia, Filosofía, Epistemología y Didáctica de las Matemáticas. Es también coautor de Libros de Texto. Desde hace un tiempo también publica periódicamente en las redes sociales y en prensa digital.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here