LOS BUSCADORES

0

Muchas personas rechazan su conexión espiritual y rehúsan transitar por algunos caminos hallados por los buscadores.

Desde los Zigurats de Ur a los misterios egipcios, surcando la amplitud del hinduismo y la creación de la Torá, la escuela de Pitágoras, las tradiciones herméticas, la evolución del cristianismo y más tarde del islam; o desde las tradiciones de la Cábala al misticismo zen, hasta llegar al desarrollo del yo en la nueva era y en la psicología moderna, cada uno de estos credos, doctrinas e idearios, que han evolucionando a través del tiempo y proceden de raíces que se remontan al inicio de la historia de la humanidad, han ido pasando de un buscador a otro de manera individual, o han sido transmitidos por las sociedades rosacruces y de canteros libres a todos los confines de la Tierra.

No nos referimos realmente a una «cosa» como tal, sino a una esencia etérea e intangible. Tampoco es necesariamente la causa de una acción, sino que participa en el ímpetu invisible de nuestra existencia.

Llevamos luz y aprendemos de su reflejo en las cosas que iluminamos con nuestra sabiduría. Tal vez, toda la luz conduzca a lo mismo, aunque conocido por distintos nombres en diferentes tierras.

Existen muchos caminos hacia nuestra conexión con lo espiritual. No nos referimos a una fe, dogma o credo, sino a una experiencia interior que no se produce dentro de un molde. Sobreviene en el ser humano como una chispa celeste que se parece mucho a la inteligencia del universo.

Imagen del mapa de la Vía Láctea y otras galaxias cercanas. Cataloga más de 1.700 millones de estrellas. ESA

Hemos escuchado en alguna ocasión que ninguna fe está en lo cierto y que ninguna fe está equivocada, lo cual es diametralmente opuesto a lo que cualquier organismo fundamentalista quiere decirnos que es correcto.

¿Hablamos de buscar una religión que no sea una religión? No.

La comunicación antigua del desarrollo del yo, el vestigio de Thoth y el gran Hermes, es la base del mensaje que hemos traído hoy: un mensaje de autodescubrimiento que se nos transfiere, y que nos convierte en los herederos de su memoria para ser re-comunicados al futuro.

Se dice que en Hermes se originó toda la enseñanza esotérica occidental ya que, a través de su filosofía, plantó la «gran semilla de la verdad» en lugar de fundar una escuela de enseñanza como lo hicieron muchos otros grandes filósofos de su época.

Fue por la comunicación de boca a oído que esta sabiduría se transmitió a través de los siglos. Pero para preservar la sabiduría, los antiguos maestros, no permitieron que la doctrina secreta se cristalizara en un credo dogmático e inflexible.

Gran parte de la leyenda de los buscadores es fantástica y está bien evocada, pero como la mayoría de los textos antiguos o de naturaleza mística, su verdadero origen e historia está en la sombra.

Quizás sea importante evitar que la filosofía, la espiritualidad y lo esotérico se vuelva dogmático o cristalice en un credo específico.

Mar Outsiders: Buscadora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here