LAS MISERIAS HUMANAS (I): las penas con pan…

 

#EnCasaconPlazabierta

 

Hablábamos de dramas humanos, de situaciones dramáticas dentro de la dramática situación general en la que estamos viviendo. Hablábamos del drama continuado, cotidiano, habitual, que se hace aún más dramático en circunstancias extraordinarias. Hablábamos de cómo la discapacidad sin recursos es, a día de hoy, en medio de la pandemia que vivimos y del pandemonium en el que la imprevisión y la incapacidad de los sucesivos gobiernos de país nos han sumido, un agravante, en ciertos casos definitivo, de la enfermedad. De cómo la ignorancia dolosa  inicial de una población marginal por sus circunstancias y capacidades en el principio de la crisis, y su abandono, han servido como cómplice necesario para una mortandad evitable.

Dice el dicho que las penas con pan son menos y tal vez por eso estos dramas humanos agravados por el abandono social, por la enfermedad previa y por una situación económica delicada se hacen aún más intolerables cuando ciertas clínicas privadas utilizan medios de diagnóstico, teóricamente intervenidos por el gobierno por su escasez y necesidad para uso púbico, para cobrar por ellos cantidades minoritariamente accesibles. O sea, una pasta.

Pero dejemos de hablar de generalidades, los agravios y los muertos tienen nombre,  alguien, aunque sea a toro pasado, tendrá que darles satisfacción, alguien tendrá que asumir la culpa de dejar morir en un abandono mezcla de ignorancia y desidia, a varios miles de personas cuya capacidad de cuidarse y solicitar ayuda era inexistente. Alguien tendrá que declararse responsable de un olvido dramático de ancianos y cuidadores en recintos perfectamente identificables, convertidos en zonas preferentes de cultivo y expansión del virus por sus características de convivencia y de residencia.

Parece ser que nadie pensó en los mayores, muchos de ellos aquejados de enfermedades mentales degenerativas, internados en establecimientos de residencia salvo para nombrarlos como grupo de riesgo, pero sin preocuparse ni de sus necesidades, ni de sus incapacidades, ni de las consecuencias de ese abandono.

Tal vez el problema, casi seguro, es que los responsables solo conocen personalmente, o familiarmente, o por interpuestos, las magníficas residencias de pago, algunas con plazas concertadas, pero desconocen esas otra residencias atendidas por religiosas o por voluntarios, que trabajan en el borde de la indigencia, en el límite en el que dar y recibir se escora escandalosamente de la parte del dar.

Es preferible pensar que ha sido una incapacidad manifiesta, una incompetencia dolosa, la que ha producido este desastre humanitario, esta intolerable miseria humana. Porque la otra opción, la otra impensable opción, nos podrá llevar a sospechar que cierta tendencia anticlerical en algunos estratos de los partidos en el gobierno ha tenido alguna influencia en el abandono de las residencias más pobres, casi todas atendidas por órdenes religiosas o voluntarios, o una combinación de ambos.

Y lo digo, mordiéndome la lengua para no llamarles miserables, sinvergüenzas y despojos humanos, después de constatar el uso de las redes por algunos de sus partidarios que se han dedicado a verter basura, o a jalearla, o a reirla, o a difundirla, sobre las religiosas que atienden en sus residencias a los más desfavorecidos de la sociedad, a aquellos a los que el sistema tan social y tan aparentemente preocupado de los que no tienen recursos, ni les encuentra plaza, ni los acoge. Eso sí, desde una posición progresista y de evidente superioridad moral, y desde el sillón de casa, o desde su escaño en el parlamento.

Comentaban hoy en las noticias que en una residencia de Madrid había más de veinticinco muertos, y prácticamente la totalidad de residentes y cuidadores estaban contagiados. Hoy, casi tres semanas después de que en esta misma residencia, una residencia de caridad, ya se supiera de los primeros muertos y contagiados que hicieron saltar la información, una residencia sin medios económicos ni sanitarios para enfrentarse a un problema de esta envergadura. Una de las primeras que recibió la primera andanada de ciertos ministros anunciando investigaciones judiciales que intentaban culpabilizar a las víctimas de la incompetencia institucional.

No es la única, ni solo sucede en la comunidad de Madrid, pero sí que, desgraciadamente, la inmensa mayoría de residencias afectadas por la pandemia, la mayoría de las residencias que abastecen los números de fallecidos de edad avanzada y con patologías previas, lenguaje oficial, en las estadísticas, son residencias de caridad, de las Hermanitas de los Pobres, de las Misioneras de la Madre Teresa de Calcuta y de algunas otras órdenes y ONGs, pero que tienen una caracterítica común, la pobreza de sus residentes y la falta de medios y recursos humanos para todo aquello que no sea lo cotidiano.

Algunas, como una de las más vilipendiadas en redes, son además residencias para monjas mayores. Las hay también que acogen, en planta aparte, a enfermos de VIH sin recursos. Otras combinan su actividad de caridad con la de residencia de estudiantes que les permite captar algunos fondos para mantener su actividad. Ninguna nada en la abundancia de las privadas, ni están pensadas como negocio del que sacar un beneficio, y todas ellas solicitan ayuda, medios, desinfecciones, posibilidades para aislar a los enfermos, en definitiva, soluciones que parece que en los mejores casos tardan en llegar, si es que llegan.

Creo que en esta historia se combinan varios dramas humanos:

  1. El abandono específico sobre el abandono general de una población que debería de estar mimada por su imposibilidad de defenderse por sí misma, ni siquiera en un día a día normal. La ignorancia culposa por parte de las instituciones oficiales de unos colectivos que por sus características deberían de ser objeto preferente de sus atenciones.
  2. La tardanza en, incluso la falta de, la reacción necesaria para corregir la situación y poner los medios necesarios para atajar el agravamiento del gravísimo problema.
  3. El abandono institucional de sus primeros responsables. ¿Dónde estaban los responsables de las iglesias y sus recursos, que a todos nos consta que tienen? ¿Dónde estaban los que viven en los oropeles y los palacios eclesiales, que tendrían que haber dado el paso y proporcionar recursos a estas instituciones que están bajo su tutela, cuando no aportar su propia presencia en los lugares más necesitados, dando ejemplo de lo que predican?
  4. La miseria moral que exhiben los profesionales del linchamiento mediático y sectario, que han sacado su lado más repugnante aprovechando la situación de desvalimiento de estas comunidades.

Pues eso, que las penas con pan son menos, y  que a perro flaco todo son pulgas. No hay peor agravante para una pandemia, en esta sociedad, que ser pobre o preocuparse de los pobres. Pero para ver que esto era así tampoco hacía falta una pandemia, bastaba con una gripe, o con una visita a cualquiera de estos establecimientos de caridad un día cualquiera de un año cualquiera. La miseria es lo que tiene, se oculta, pero solo deja de verse para quien se niega a mirarla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here