LAS FAROLAS DEL BARRIO

0
103
mage by StockSnap from Pixabay

 

-Hey Carlos!!!!

Escuchaba a lo lejos de voz de Marcos, mi amigo de la infancia, el único al que había contado el amor que sentía por Julita, su hermana, tres años mayor que nosotros….

Allí llega cojeando, marcando el Swin que siempre tuvo…Le encantaba la música…ahora ya no lo sé….le gustan otras cosas…

Sino compusimos más de cien canciones que el cielo se me caiga encima. Algunas eran muy buenas, casi todas de amor roto. Y es que los dos, uña y carne, cielo y tierra, éramos un par de románticos, enamorados de todo aquello que significara vida…

Tengo una en la punta de la lengua…¿Cómo era?….

“….Ni tú ni yo,
somos culpables,
del ritmo que marcó
la carretera,
que el simpar destino,
de esos ojos,
compases de Sol-Re,
fueron bandera.
Acústica guitarra,
desatino,
pentagramas de Blues,
bajo las sedas,
y la cama de ayer,
sintiendo juntos,
el cuerpo inmaculado,
de tu esencia…”

….Y después entraba yo con un punteo preciosista que dejaba a todo el mundo pasmado, terminando con un gran final lleno de focos, un coro estupendo de estupendas mujeres en minifalda y Marcos, rematando con el punto ronco de su bajo, que volvía locas a las chicas……

Claro, eso si alguna vez hubiéramos tocado fuera del pequeño salón de mi casa….Los número uno, sin duda…

-Carlos….amigo, para hombre, es que no sabes quién soy….???

Me quedo quieto y le miro fijamente mientras se acerca…..Se ha quedado muy delgado. Con la cara demacrada apura la vida en el pitillo que tiene entre sus labios….el humo dibuja una calavera en aire….

…En el colegio, siempre en el mismo pupitre. Durante los doce años de escuela, compartiéndolo todo; chuletas, el lápiz y la goma, aquellos maravillosos bolígrafos de cuatro colores….folios, compases….peleas y pintadas con tiza en las paredes: “A VER QUIEN ES EL GUAPO QUE SE METE CON NOSOTROS”.

Hace calor, y Marcos, Marquitos, con las manos en los bolsillos como siempre, está ya a mi lado….

El barrio ha cambiado mucho desde que éramos niños….jugábamos en el descampado que había dejado la antigua fábrica de cemento y allí imaginábamos las mil aventuras.

Entre los viejos muros de hormigón, el viento se hacía de nudos entre las ventanas, componiendo sin quererlo sinfonías que inspiraban luego nuestras canciones….

Fue allí, allí mismo en donde quedé por primera vez con Julita… Temblando los dos, juntamos nuestras manos, después nuestros labios…el único “Te quiero”, sincero de mi vida…

-Marcos tiembla, mientras el verano llama a la puerta Marcos tiembla…

-Tienes frío?….anda vamos a tomar algo amigo….

-No, no, gracias, Carlitos, no me pasa nada hombre, es que estoy un poco constipado, eso es todo….Me puedes dejar de dinero?…

Su voz, se ha hecho hielo y en su mirada la luna nueva, cubre la oscuridad de pena y lágrimas….

….Un día se fue del barrio, buscando el tercer lado del triángulo…..Me dio abrazo que duró lo que tarda una cerilla en consumirse y con diez mil pesetas en el bolsillo, cogió el primer autobús que salía de la Estación Sur en dirección a ningún sitio…

-Déjame tres o cuatro mil pesetas hombre, que a ti no te suponen nada pero que a mí me ponen fino, joder!!!

-Cuánto tiempo llevas durmiendo en la calle Marcos?….

Sus brazos están llenos de agujeros….

Marcos no contesta, se rasca la cabeza una y otra vez….

-Eh, no sé no sé….pues un tiempo, las cosas no me van muy bien,, ya sabes….tienes pasta o qué, hostias!!!

-Sí, si que lo sé….claro que lo sé…Marquitos te estás matando….mírate….

Mi amigo regresó al barrio, cinco años después enganchado al negro caballo de la heroína….

Se ha mirado y se ha echado a llorar…. Luego, observándome de reojo me ha sonreído, perdiéndose en un hermoso recuerdo…en sus ojos puede escucharse “La chica de Ayer”….

No ha tenido que decir nada, para eso somos amigos….

-Por favor Carlos, déjame algo de dinero, me hace falta….

Abrí mi cartera y saqué un billete de cinco mil pesetas….

“Mi cabeza da vueltas persiguiéndote”…..la música sigue sonando…..

-Ten, pero por favor, ven a casa, come con nosotros, lávate, cena, haz reir a tu hermana, te echamos de menos….

Durante un instante, el barrio que nos había viso crecer, volvió a ser el que era…..Dos chiquillos con pantalones cortos cambiando cromos debajo de una farola…..si, si…..si……éste no!!!!

Volvió a mirarme y sin decir nada asintió con la cabeza….Yo le cogí por el hombro y lentamente y con pasos perezosos recorrimos los escasos cinco minutos que había hasta el portal de mi casa….

….No habló mucho. Al entrar en casa, su hermana Julita, mi esposa, se lo comió a besos.

Aquella noche, comienzos de verano, el quinto derecha de la calle del Radio se transformó en un milagro…Parecía que el tiempo no había pasado….Dejamos volar la imaginación y un patio de colegio apareció ante nuestros ojos…

Julita le preparó una cama….

-Pero sólo por esta noche, eh!, no os acostumbréis –dijo él frunciendo el ceño-…..

Me levanté de madrugada y ya se había ido….ni siquiera había desecho la cama…..Abrí la ventana y allí le vi, debajo de una farola, sentado en el suelo, metiéndose un pico…..

No le dije nada, me quedé mirando la escena como quien mira el final de una película que ha visto mil veces y de la que ya conoce el final….

…Se quedó quieto, como un muñequito de cera…..ni siquiera se movió cuando la muerte le llamó con la voz dulce de una novia vestida de negro….

….Bajé a la calle y le cogí en brazos….Le subí a casa y le metí en la cama….no quería que el amanecer le viera muerto en la acera…

Me senté en el sillón y puse algo de música, y en ese instante el punto ronco de su bajo, acompañó con un suave punteo los últimos acordes de “Una décima de segundo” nuestra canción favorita.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí