LA REPIPI

Había una expresión que hace tiempo que no oigo, la de niño repipi. El niño repipi era un niño habitualmente repelente que tendía a expresarse de una forma impropia de su edad y comentar con sesuda seguridad sobre temas considerados “de mayores”.

Greta Thunberg

Una de las características más habituales del niño repipi es que, aunque en un principio podía tener cierta gracia, al final todo el mundo le huía, porque resultaba cargante, repelente y petulante, y el fenómeno solo le hacía gracia a sus propios allegados más incondicionales.

Yo no sé si Greta  Thunberg, se dice así, ¿no?, es una niña repipi natural o repipi de bote, es decir, un montaje familiar o político, pero lo que si se es que a mí ya me resulta repelente, que, desde hace unas semanas, cada vez que el telediario  habla de ella o  de catamaranes, yo directamente cambio de cadena o me levanto y me voy.

Me enerva, me enfurece, me desespera. He dejado de ver, hace ya mucho, cualquier programa que convierte a los niños en los nuevos enanos de corte de los espectáculos. Niños , y niñas, que se visten de adultos, que se comportan como adultos, que se ofenden a sí mismos y a los que les ríen las supuestas gracias para que el espectáculo pueda continuar.

Como en el caso de los niños repipis, primero fue la curiosidad, una niña que se sentía con fuerzas para hacer oír su voz en un entorno que no le era propio induce inicialmente a la simpatía. Pero lo mucho cansa y lo poco agrada, y desde que los telediarios, las conferencias internacionales y hasta la ONU, se han convertido en una suerte de monotema sobre la niña en cuestión, la simpatía se transformó en incomodidad, primero, hartazgo, después, y rechazo frontal en este momento.

¿De verdad el clima, nuestro futuro, nuestro presente, puede quedar en manos de un personaje formado interesadamente? Creo que hay mucha gente mucho mejor preparada que esta artista del circo mediático para, con datos, con estudios serios, con argumentos más allá de la demagogia, liderar un movimiento que va siendo imprescindible.

Todos tenemos que concienciarnos porque la solución no es política, no es ideológica, no es asamblearia, la solución es individual y cotidiana. La solución es un consumo responsable, una utilización de materiales responsable, una conciencia hogareña del problema y de los usos y costumbres que pueden ayudar a que la suma de actitudes suponga un alivio.

No, ni esta niña repipi, ni su hermana, según he leído ayer entrenada por sus padres para convertirse en una activista feminista, ni sus padres, a los que habría que plantearse si retirarles la custodia y la patria potestad, son los adecuados para liderar un problema de este calibre.

No, el rechazo frontal a la repipi no hará que me alinee climáticamente con Trump, con Bolsonaro o con Vox, no al menos de momento, pero lo que no puedo garantizar es que llegada la fase de las arcadas, del asco insuperable, no coja un termómetro de los antiguos, de los de mercurio, y lo vacíe en la basura, a ver si se lo come un pez que lo pesquen en un catamarán en el que viaje alguien insoportable.

¡Mira que cosas me hace decir la repipi esta!

1 Comentario

  1. ¡Qué casualidad! Otra vez que pienso como el autor (Exactamente…una repipi manifiestamente manipulada y consentidora de tales manipulaciones). Felicitaciones por el escrito, D. Rafael López Villar…otra vez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here