LA NEO-POLÍTICA DE LOS BORREGOS (2ª PARTE): RESPUESTA A RUTH

0
52
libertad expresión
Estimada Ruth,
Una de las pruebas de la libertad que transpira este medio que tengo el honor de coordinar, es que en él pueden escribir personas como usted, no porque se lo merezca, aún a pesar de que una de nuestras máximas es que “tu voz nos importa”, sino por el reto que supone para mi destapar las necedades en las que una y otra vez usted ha incurrido, siendo la más inaceptable  su acusación hacia mí,  posicionándome al lado de la mayoría represora y censora.

 

Como le decía, en este medio, mientras se respete un poquito, sólo un poquito las normas de convivencia, que se traduce esencialmente en tener un poco de educación con el mundo que nos rodea, nos guste o no nos guste; simplemente porque los demócratas somos así. Respetamos a quien no opina igual que nosotros, defendemos nuestra postura, intentamos buscar consensos con la parte disidente y, en su ausencia aplicamos la regla de la mayoría. Aquí puede escribir y opinar, tanto el de la derecha como el de la izquierda, el dogmático como el ácrata. No hacemos discriminación ni por razón de ideologías, religión, raza, sexo,  siempre que no se haga apología de ningún tipo de delito.

En definitiva, la gente como yo, una gran mayoría, no nos tenemos que expeler en ninguna deidad, ni santidad, ni desear la muerte de nadie, sea jefe del Estado o el frutero de la esquina, ni mucho menos elogiar el trabajo de una banda asesina como fue la ETA, ni faltar el respeto a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado que a gente como a usted y los suyos  garantizan su seguridad.

Usted no me puede acusar de estar al lado de los censores y represores, porque usted es peor que ellos, al no respetar a quienes discrepan de su opinión, utilizando la violencia, en su caso verbal, para imponer su opinión.

Claro que, hablarle a usted de falacias ad hominen, es lo mismo que hablarle a un sordo dando voces, sin embargo, se queda tan ancho en mezclar una serie de cosas que no vienen a cuento,  en base a una absurda suposición suya, como si tuviese aprendido un guión que, posiblemente utilice muy a menudo, para presumir de su progresismo, ante la falta de argumentos consistentes que me demuestren su pequeña inteligencia.

No puedo sentirme al lado de personas que nada más saben espetar consignas por su boca de amenaza, suciedad acusatoria de una izquierda tan represora como la del bando contrario que ellos critican. Claro que, es normal en estos tiempos que corren dar por válido todo lo que se lee en internet aunque el que lo diga sea una persona como usted que tanto lucha por la libertad y la república, pisando cabezas a los moros que discrepan de usted, como  Santiago apóstol, en su campaña cruzada por una democracia auténtica, en la que seguro yo no tendría cabida por el ostracismo que ustedes hacen de quienes somos capaces de pensar libremente.

Usted no me puede acusar de estar al lado de los censores y represores, porque usted es peor que ellos, al no respetar a quienes discrepan de su opinión, utilizando la violencia, en su caso verbal, para imponer su opinión.

Claro que, hablarle a usted de falacias ad hominen, es lo mismo que hablarle a un sordo dando voces, sin embargo, se queda tan ancho en mezclar una serie de cosas que no vienen a cuento,  en base a una absurda suposición suya, como si tuviese aprendido un guión que, posiblemente utilice muy a menudo, para presumir de su progresismo, ante la falta de argumentos consistentes que me demuestren su pequeña inteligencia.

“Usted no me puede acusar de estar al lado de los censores y represores, porque usted es peor que ellos, al no respetar a quienes discrepan de su opinión, utilizando la violencia, en su caso verbal, para imponer su opinión.”

Un sincero saludo.
 
 
 
 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí