LA EUGENESIA

La eugenesia es una solución tecnológica antigua y desacreditada: la creencia pseudocientífica de que los humanos pueden ser engendrados a la «perfección», de la misma manera que criamos ganado o mascotas domésticas con rasgos particulares.

Pasado oscuro

El padre del movimiento fue el explorador y científico inglés Francis Galton (1822-1911). Influenciado por el trabajo de su primo Charles Darwin y “El origen de las especies”, se interesó por ideas como la heredabilidad de diferentes rasgos; particularmente en la de la inteligencia, y en cómo aumentar el stock disminuido de talento y carácter en el ser humano. Creía que problemas sociales como la pobreza, la vagancia y el crimen eran causados ​​en última instancia por la herencia de rasgos degenerados de padres a hijos.

Galton se embarcó en un ambicioso programa de investigación con el objetivo explícito de mejorar al individuo a través de la cría selectiva de seres humanos. En 1883 llamó a este programa de investigación «eugenesia», que significa «bueno en el nacimiento».

Las ideas de Galton se hicieron rápidamente influyentes y fueron ampliamente aceptadas, primero en Gran Bretaña, extendiéndose a otros países, incluidos Estados Unidos, Alemania, Brasil y Escandinavia. En un momento teñido por las preocupaciones generalizadas sobre el estado de la nación, la falta de progreso social y la degeneración de la población, las ideas de Galton inspiraron un movimiento popular para la reforma social a través de la reproducción humana selectiva.

La familia ganadora de un concurso de Fitter Family se encuentra fuera del Eugenics Building (donde los participantes se registran) en la Kansas Free Fair, en Topeka, KS.

La primera mitad del siglo XX vio la promulgación de una variedad de políticas eugenésicas. La eugenesia «positiva» se centró en alentar a los de buenos genes para su reproducción, como a través de los concursos de «familias más en forma» organizados en los Estados Unidos. La eugenesia «negativa» implicaba desalentar o impedir la reproducción entre aquellos considerados «no aptos», como los pobres, los delincuentes o los «débiles», predominantemente por medios coercitivos.

Se convirtió en la justificación de millones de esterilizaciones involuntarias a nivel mundial, principalmente de pobres y discapacitados, y el programa devastador de los nazis de higiene racial que culminó en el Holocausto.

Este el sueño de que los genios inconformistas puedan ofrecer tecnologías audaces para salvarnos de nosotros mismos.

Eugenesia no fueron solo las atrocidades nazis; se cometieron muchos otros actos brutales en su nombre, generalmente dirigidos a grupos desfavorecidos y vulnerables: como parte del esfuerzo eugenésico negativo, la esterilización forzada se realizó a gran escala, no solo en la Alemania nazi sino también en los países escandinavos (en Suecia, esta práctica continuó hasta la década de 1970) y en los EE. UU. (donde se descubrió que involuntariamente la esterilización de las prisioneras ocurrió hasta 2010). Estados Unidos combinó la ideología eugenésica con ideas sobre la jerarquía racial y aplicó el pensamiento eugenésico a la inmigración. Esto llevó a la aprobación de la Ley de restricción de inmigración de 1924 para frenar la entrada de grupos étnicos «inferiores».

Podríamos pensar que una ideología tan vacía desde el punto de vista moral y científico ya estaría lejos en el tiempo, sin embargo, todavía hay quien argumenta que la anticoncepción forzada a largo plazo, podría ayudar a abordar el problema de una «subclase permanente», o como los primeros eugenistas lo denominaron, los «residuos». También sugirió que las personas negras tenían un coeficiente intelectual promedio innatamente menor.

Actualmente, hay quien defiende la «eugenesia progresiva», que permite a los padres diseñar a sus hijos en el útero, con capacidades intelectuales y fisiológicas que compensarían su inicio desfavorecido en vida.

Sugieren que las capacidades humanas son el resultado de rasgos heredables en lugar de factores externos como la educación o la movilidad social; declaran que el 70% de la capacidad cognitiva de un individuo es genética (una interpretación errónea incluso según los científicos más hereditarios).

En 2013, cuando Johnson era alcalde de Londres, sugirió que algunas personas tienen dificultades para seguir adelante en la vida debido a su bajo coeficiente intelectual.

Estas ideas reflejan un tipo de pensamiento que se remonta a más de un siglo, cuando individuos poderosos y reformistas sociales convirtieron la miseria y la desigualdad en patologías, problemas biológicos innatos en los pobres y oprimidos.
Esta marca de determinismo genético conserva su atractivo por una razón: su poder político. Si fuera posible afirmar que grupos enteros de personas nacen estúpidos, perezosos o de otra manera inferior a otros grupos, los gobiernos nunca tendrían que solucionar sus problemas.

La eugenesia es una forma de eludir la responsabilidad de los orígenes de los problemas sociales, culpando a los desfavorecidos. Sugiere que hay un orden natural que sustenta las jerarquías sociales existentes. Mucho mejor, argumenta el eugenista, que dejemos que los pobres mueran.

Debajo de las propuestas políticas de los principales eugenistas en los siglos XIX y XX había un disgusto apenas velado por los pobres, discapacitados y extranjeros. Durante más de un siglo, el movimiento eugenésico global se ha construido en torno a la idea de que aquellos que son poderosos y ricos no están allí por privilegio o buena fortuna, sino porque son genéticamente mejores que todos los demás.

Eugenesia seleccion embriones

La eugenesia fue impulsora del sistema de educación selectiva moderna, que tamizó a los niños en cubos de habilidades lo antes posible, por la creencia de que no cambiarían.

El truco retórico que utilizan es alejar la defensa moral de la eugenesia, ya que no es socialmente aceptable; justifican su base pseudocientífica.

PARA SABER MÁS:

http://www.psicosapiens.org/eugenesia-y-estado/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here