LA DIVINA COMEDIA SEGÚN WILLIAM BLAKE

En el otoño de 1824 el poeta William Blake comenzó su ilustración de la Comedia. Tenía sesenta y siete años y moriría tres años después sin completar el proyecto.

Anteo dejando a Dante y Virgilio en el último círculo del infierno – Pluma y acuarela. Legado Felton,  Galería Nacional de Victoria

John Linnell, su amigo y protector, le hizo el encargo, idea que le llegó gracias a su fascinación por los clásicos. El poeta aglutinaba a su alrededor un grupo de jóvenes artistas que se autodenominaban los «Antiguos», embelesados por la visión divina y cosmológica de Blake, a quien comparaban con el Miguel Ángel de los últimos años.

Blake realizó más de cien bocetos a lápiz y acuarelas, además de siete grabados.

William Blake, el más rebelde, radical y revolucionario de los artistas británicos

Son ilustraciones interpretativas y simbólicas, un ejercicio estético que completa la teología de Dante y, en particular, la idea de Blake de que Dios y el hombre son indivisibles.

Comprender el corpus de Blake sobre Dante implica una inmersión insondable en su poesía. Su trabajo pictórico es consecuencia del silogismo que involucra y cuestiona los supuestos políticos, teológicos y poéticos de la Comedia, permitiéndonos estimar, más como espectadores que como lectores, la forma en que Blake captura una imagen que traduce la palabra poética.

Así surge la pregunta sobre si Blake nos desafía ante su propia lectura de Dante, a quien consideraba un «ateo» por su creencia en la «venganza por el pecado» y «su infierno, una creación no de Dios sino de Satanás» (Ward 2003: 33); o si es ortodoxo con el original de Dante.

Pero Blake recompone a Dante no solo estéticamente, sino también teológicamente, en una lectura particular: es el trabajo de un poeta, un artesano de palabras y significados. Su  logro como artesano fue ser lo suficientemente hábil usando técnicas pictóricas innovadoras, con colores de brillo especial, y, sobre todo, realizando una composición en la que textos e imágenes se complementen, no simplemente coinciden entre sí. Recupera el texto de Dante dentro de la verdad de su visión poética, independientemente de su política o diferencias religiosas.

La figura simbólica del curso de la historia humana descrita por Virgilio. Lápiz, tinta y acuarela sobre lápiz y ¿tiza negra? Legado Felton, Galería Nacional de Victoria
Infierno XIV, 94-119. Dante y Virgil, en el tercer anillo del séptimo círculo, se encuentran con una corriente roja como la sangre. Dante explica que los ríos del infierno están formados por las lágrimas que caen del anciano gigante encerrado en la montaña de Ida en la isla de Creta, el centro del mundo conocido. Para Dante, esta figura encarnaba el curso de la historia humana. Su cabeza es de oro, sus brazos y pecho de plata, su bajo abdomen de bronce, y debajo de eso es de hierro, salvo que su pie derecho es de arcilla; Esto denota la decadencia del mundo desde la Edad de Oro antes de la Caída hasta el tiempo de Dante, el pie de barro representando la iglesia degenerada. Blake dota a la figura de una corona, un orbe y un cetro para mostrar que, en su opinión, la decadencia del mundo fue el resultado de la opresión política: la realeza y la tiranía.

Blake realizó esta obra en un momento en que la comprensión de la Divina Commedia estaba experimentando un giro decisivo en Inglaterra, en su mejor momento personal, como demuestra la compleja inscripción en la mano de Blake en su bosquejo preliminar para Canto IV del Infierno. Es uno de los comentarios más largos y descriptivos que Blake dejó en la Comedia; nos ayuda a comprender que el concepto estético de Blake es que la poesía y la teología son lo mismo, ya que la interpretación de una obra de arte se puede ver a través de varias capas de significado. Para Blake, el significado y la forma de un poema son lo mismo, acercándose a lo que Dante habría querido decir con «analogía» o cuarto nivel de interpretación. El cristianismo de Blake era revolucionario, en el sentido de que reconocía la divinidad del hombre junto al perdón universal de los pecados.

El círculo de ladrones. Buoso Donati atacado por la serpiente. Grabado con punta seca (sin terminar). Impreso en 1968, J. Rosenwald, 1968. Galería Nacional de Victoria

Si el cielo y el infierno no son lugares físicos a los que vamos, según Blake, entonces estos son estados mentales. El infierno es la incapacidad de los hombres de trascender en su imaginación la apariencia de la naturaleza (p. 85, escribe De Santis, Silvia. Blake & Dante: A Study of William Blake’s Illustrations of ‘The Divine Comedy’). Y aquí también es donde Dante y Blake difieren. Para Blake, Dante es un seguidor de una falsa divinidad que reduce la religión a un código ético, por lo que le corresponde al artista «exponer una falsa divinidad y revelar a los hombres el verdadero mensaje del cristianismo» (p. 88 ). Estos conceptos son algo natural para Blake en su universo artístico alegórico y simbólico. La dificultad surge del hecho de que estas imágenes no fueron extraídas de la estructura diegética de la Commedia, sino de su estructura retórica, por lo que Blake representa la literalidad del significado de Dante sacrificando la secuencia narrativa, resultando una relación dialéctica entre dos movimientos falsamente opuestos, la forma y el contenido, liberados de cualquier restricción dualista.

PARA SABER MÁS:

Este volumen publicado por Taschen, es uno de los libros más espectaculares y lujosos que he tenido la oportunidad de leer. Una joya.

https://librosdecibola.wordpress.com/2017/12/26/resena-william-blake-la-divina-comedia-de-dante-taschen/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here