LA DIFERENCIA ENTRE LOS HEROES Y LOS ALTRUISTAS

 
 

 

Héroe significa todo y nada. Abarca desde bomberos que se lanzan a salvar personas entre las llamas, hasta atletas que compiten con enfermedades crónicas. La figura específica y de brillante armadura del mito clásico tiene hoy mil facetas. O, ¿ha desaparecido su esencia?

 

La psicología social sugiere que el altruismo humano es una preocupación desinteresada por el bienestar de los demás. No hay implicación de morbilidad, moralidad o sufrimiento para el altruista:. te rasco la espalda y no espero un rasguño a cambio, aunque tal vez el karma regrese…
Pero me pregunto: ¿qué pasa con los héroes? Esas personas que ponen su vida en riesgo por los demás. Parecen cualitativamente diferentes al filántropo, al cooperante o al voluntario. ¿Son altruistas extremos o son algo más?

¿Cuál es la psicología del heroísmo? ¿Es el sacrificio personal extremo el resultado de un cálculo dolorido, el peso del deseo y la obligación, o un instinto?

¿Cuál sería más heroico? ¿Importa?

En un estudio para la revista PLOS ONE, investigadores de la Universidad de Yale reclutaron a más de 300 personas que habían recibido la medalla Carnegie para héroes civiles (los que arriesgan sus vidas para salvar a extraños). El análisis se realizaba para concluir si habían actuado sin pensar o después de ejercer un «autocontrol consciente» para «anular las emociones negativas como el miedo».

Un algoritmo informático analizó las declaraciones de los medallistas, en busca de un pensamiento sopesado o de una acción no premeditada. Abrumadoramente ganó el lánzate primero y piensa después.

Tal vez la naturaleza humana sea reflexivamente pura y amable, aunque es corrompida por nuestra sociedad transaccional hiperracional en algún momento, o tal vez, la cooperación se convierte en un hábito intuitivo solo después de sentir que vale la pena.

Arriesgar tu vida sin pensarlo dos veces: toma de decisiones intuitivas y altruismo extremo: https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0109687

El estudio de Yale se suma a una rica tradición de investigaciones científicas sobre el altruismo, la generosidad y los ángeles humanos.

Todas coinciden en que el héroe y el altruista están hechos de cosas ligeramente diferentes. Si bien ambos actúan admirablemente, solo uno tiene, por definición, un aura sobrehumana y sobrenatural. Esa distinción plantea la cuestión de si lo que valoramos del héroe es una especie de trascendencia, o es que nuestro cableado frágil o egoísta vibra ante su acción.

La generosidad lo es cuando es innata, pero ¿el heroísmo cuenta como heroísmo si estamos predispuestos a él?

De hecho, podemos ser estar conformados para actos de bondad. Los niños participan en el comportamiento prosocial desde el principio, ayudando, dando y empatizando. Un estudio de 2009 realizado por psicólogos alemanes reveló que los bebes de 18 meses a menudo brindan ayuda «espontánea, sin recompensa» a los adultos. La introducción repentina de  motivaciones extrínsecas socavan el hacer el bien instantáneamente: es la ruina de los padres poner helicópteros en todas partes…

Una vez crecemos, según la investigación, el impulso de ser amable no desaparece. Los escáneres cerebrales muestran la activación de regiones neuronales que procesan el placer cuando damos ayuda. Algunas personas experimentan más activación que otras. Pero la pregunta sigue siendo: ¿Por qué estos llamados altruistas se alegran de actuar amablemente?

Investigadores de la Universidad de Georgetown, aseguran que los donantes y cooperantes simplemente poseen más empatía. La psicóloga Abigail Marsh y su equipo grabaron la actividad cerebral con una máquina fMRI, de donantes y otro grupo «normal». En los donantes, la amígdala que gobierna la respuesta emocional, fue un 8 por ciento más grande y mostró una mayor actividad. Las pruebas anteriores ya habían revelado el hallazgo opuesto para los psicópatas…

La estructura cerebral de los donantes de riñón puede hacerlos más altruistas: https://www.georgetown.edu/news/abigail-marsh-brain-altruism-study.html

Sin embargo, tal vez se persiguen actos generosos por otras razones:
los caballeros suelen usar el heroico manto conquistador para ganar estatus social e impresionar a las damas. Los investigadores concluyeron que participar en el «sacrificio personal es una estrategia rentable a largo plazo. Superar a la competencia y presumir, son factores clave para desencadenar un comportamiento altruista».

Lo que nos lleva de vuelta a los héroes. A pesar de todo el prestigio, el dinero y su audiencia o admiradores, en cierto punto el altruismo ya no representa ningún tipo de estrategia a largo plazo. Más bien, sus riesgos y sacrificios sobrepasan sus beneficios.

El problema mórbido y tácito al estudiar héroes en la vida real es que tienen tendencia a morir. Los profesionales que han fallecido en acto de servicio no pueden decirnos qué estaban pensando y sintiendo.

¿Y tú o yo? ¿Seremos héroes cuando llegue el momento? Tal vez, si no lo pensamos demasiado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here