JUGAR CON FUEGO

0
45

Jugar con fuego es una expresión que, en nuestro idioma, describe una situación de riesgo asumida sin valorarla correctamente o sin tomar las precauciones mínimas necesarias. Vamos, por decirlo claramente, lo que están haciendo los políticos desde hace ya casi un año.

Hay quien ha pensado que el cese, la dimisión, de Pedro Sánchez al frente del PSOE dejaba franco el paso a la formación de un gobierno. Triste ilusión. Quién pensara tal cosa no ha tenido en cuenta que el interés máximo de los políticos es el personal poniendo como excusa la ideología de su partido y usando como rehén al pueblo al que deberían de servir.

Y esta combinación es un peligro.

Jugar con fuego es lo que hace el PSOE alargando de forma innecesaria su decisión sobre la postura a tomar ante otra posible sesión de investidura. Todo lo escrito en el pasado artículo “Si yo fuera Sánchez” vale igual para Fernández o cualquier otro apellido que esté al frente del PSOE

Jugar con fuego es lo que parece hacer el PP cada vez que aparenta abrirse una puerta que permita evitar unas terceras, en principio solo terceras, elecciones. Jugó con fuego con lo del ex ministro Soria y juega con fuego ahora cuando ciertas personas de su entorno empiezan a pedir una abstención útil, como si no fuera poco útil que en este momento, ya por fin, este país pueda tener un gobierno.

Jugar con fuego es lo que parecen hacer todos los partidos, unos más que otros, es verdad, intentando imaginar que votarían los ciudadanos en unas terceras elecciones e intentando maniobrar para que se produzcan si consideran que les pueden beneficiar.

quemando voto
jugar con fuego

Jugar con fuego es abusar de la paciencia, yo diría mansedumbre, de un pueblo harto, mangoneado, silenciado y recortado en sus derechos. No existe nada más imprevisible que el estallido de la mansedumbre.

“Jugar con fuego es abusar de la paciencia, yo diría mansedumbre, de un pueblo harto, mangoneado, silenciado y recortado en sus derechos. No existe nada más imprevisible que el estallido de la mansedumbre.”

 

Jugar con fuego es, ahora mismo, cualquier actitud, decisión o declaración que alargue, coarte o ponga en riesgo la aparente posibilidad de normalizar una situación que ya se alarga más allá de lo consentible.

Jugar con fuego será, a posteriori, seguramente, el mantener posturas revanchistas, obstruccionistas, frentistas, una vez que la legislatura se haya puesto en marcha. Pero ahora, en este escrito, ese fuego, ese juego, no son más que augurios de un futuro tan lejano como incierto.

Yo ahora mismo prescribiría unos juegos de bomberos reunidos Geyper o de políticos responsables de la Señorita Pepis. Porque al final entre pillos, permítanme suponer que saben a quienes me refiero, anda el juego, y cuanto menos sea con fuego menos quemados estaremos todos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí