IGUALDADES

0
41

 

© Edición Plazabierta.com
foto original by Carlos Muñoz

Si contara los dedos de mis manos tres veces, llegaría a la conclusión de que he desperdiciado, al menos, una cuarta parte de las auténticas posibilidades que proporciona la vida. Un número impar y múltiplo de cinco, que me hubiera abierto, eligiendo debidamente las coordenadas de espacio y tiempo, cualquier puerta, cualquier vagina, cualquier subasta de cuerpos inertes. Supongo que algún francotirador de aviesas intenciones disparó contra mí un proyectil cargado con tópicos e innecesarias previsiones, acertándome de lleno en la cabeza; convirtiéndome en un timorato con ganas de incesante rutina. Ahora la mesura gobierna un destino provisional que acabará como era de esperar; tumbado en una cama de matrimonio, con los calzoncillos bajados, esperando que el viento de octubre hinche los visillos del dormitorio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí