HUMANISMO Y SOLSTICIO DE INVIERNO

0
Siguiendo las maravillosas reflexiones de Carl Sagan, Isaac Asimov, Jacob Bronowski, Jared Diamond y muchos otros científicos y en el contexto de la historia humana, de la evolución y nuestro lugar en el cosmos, el solsticio de invierno es posiblemente el día más significativo del año para toda la civilización humana.

La noche más larga del año en el hemisferio norte de nuestro planeta ocurre entre el 21 y el 22 de diciembre. En este momento, estamos más alejados de este Sol que durante 3.500 millones de años ha sostenido la vida en la Tierra. No son una coincidencia las muchas celebraciones que se llevan a cabo en todo el mundo cerca de este evento astronómico: Yule, Navidad, Pancha Ganapati, Saturnalia, Mōdraniht, Anastasia de Sirmium, Malkh, Kwanzaa, Yalda, Soyal o el Festival Dongzhi.

En este momento, celebramos nuestro lugar en la asombrosa epopeya de la historia de la humanidad. Nos conecta con el mundo de nuestros antepasados ​​nómadas cuando, más que para cualquier cultura humana anterior a ellos, las habilidades de medir el tiempo y pensar en el futuro fueron cruciales para su supervivencia.

El solsticio de invierno nos conecta con las culturas prehistóricas que construyeron Stonehenge y Newgrange, las cuales están alineadas con el Sol; a la Yule germánica, a la Saturnalia romana, o a la Navidad, que toma prestados rituales como los árboles y los obsequios de celebraciones anteriores se basan en esta experiencia humana compartida de las estaciones.

El solsticio de invierno nos conecta con Galileo, quien reveló la verdadera relación de la humanidad con el Sol, desposeyéndonos de nuestro lugar en el centro del universo, que supuso un punto de inflexión para la miríada de intelectos revolucionarios que marcaron el comienzo de la Ilustración.

Esas mentes racionales pusieron a la humanidad en el camino del progreso científico y cultural al que debemos todas nuestras comodidades tecnológicas, el igualitarismo moderno y una calidad de vida que parecería mágica a todas las generaciones anteriores a nosotros.

Todos los días, nuestras noticias están llenas de los descubrimientos científicos de sus descendientes filosóficos, en la resolución de la comprensión de nuestro lugar en el cosmos.

Uno de los ejemplares que se conservan del «Siderius Nuncius» de Galileo. Getty Images

Y así, el solsticio de invierno, el evento anual más importante en la historia de la humanidad, y en el que se basan todos los demás importantes del invierno, es esencialmente humanista.

Antes de que nuestros antepasados ​​comenzaran a ver «hadas en el jardín», como lo describe Douglas Adam, y agregaran capas religiosas sobre el solsticio, simplemente miraban hacia el horizonte del amanecer y veían salir el sol que empezaba a escalar hacia el norte de nuevo. Y eso les dio esperanza.

El solsticio de invierno marca el punto en nuestro viaje anual alrededor de la Tierra cuando los días comenzarán a alargarse.

Finalmente, el solsticio de invierno nos conecta con lo que Carl Sagan describió sobre nuestros hermanos futuros: “una especie con más de nuestras fortalezas y menos de nuestras debilidades, más confiados, con visión de futuro, capaces y prudentes». En otras palabras, una especie más humanista.

¿Qué mejor momento para celebrar la razón, la esperanza y la humanidad que en la noche más larga del año?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here