ESPECIAL 26J: ¿HABLAMOS DE VENEZUELA O HABLAMOS DE ESPAÑA?

1
Muchos estamos hartos de la manipulación existente en torno a la situación de Venezuela que se está utilizando para mantener una cortina de humo sobre las vergüenzas y problemas que tenemos en España.
Venezuela tiene problemas, es cierto, pero son sus problemas, los nuestros debemos resolverlos aquí en España y dejar de hablar tanto de otras latitudes como hace el PP o dejar de hacer visitas con lágrimas incorporadas (Albert Rivera – C`s), cuando dicho visitante no aparece ni de asomo a apoyar a los desahuciados españoles….. No obstante si queremos hablar de Venezuela hablemos, pero hagámoslo con conocimiento de causa y no con ignorancia. 
 
La sufrida tierra venezolana ha vivido pésimos gobiernos «pseudodemocráticos», como el de Leoni, Lusinchi, Herrera Campis, o no digamos el de Carlos Andrés Pérez, en el que durante el Caracazo en 1989 asesinaron a muchos ciudadanos por echarse a la calle a protestar. Así que la pregunta sería entonces: ¿Dónde estaba España, el PP, el PSOE o Ciudadanos para defender y exigir los Derechos Humanos, las libertades y clamar contra la escasez y la inflación de aquellos días?. 
 
Para opinar de Venezuela es preciso conocer su historia, que se puede resumiren unas breves líneas. En 1899 se organizó la Revolución Liberal de Restauración organizada por Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez. En 1901 fueron elegidos presidente y vicepresidente por la Asamblea Nacional Constituyente. En 1908 Castro fue a París para someterse a un tratamiento por una grave enfermedad y su «amigo» Gómez perpetró un golpe de estado traicionando a Castro y prohibiendo su vuelta al país. Para resistir protestas del estudiantado cerró la Universidad Central de Venezuela durante diez años, con lo cual sumió al país en un franco atraso educativo.

Gómez murió en 1935, y el General Eleazar López Contreras fue designado Encargado de la Presidencia hasta 1936, y luego Presidente Constitucional por siete años. Con él se inicia la transición a la democracia, se decreta amnistia para los prisioneros políticos y restablece la libertad de prensa. Al término de su mandato en abril de 1941, el Congreso designó como Presidente a Isaias Medina Angarita, militar, que en su gestión decretó la elección directa de los diputados, el derecho a voto femenino y la legalización de todos los partidos; se permitió el regreso de todos los exiliados políticos y también la liberación de la totalidad de los presos políticos. El camino a la democracia continuó con rapidez aunque Romulo Betancourt y su partido Acción Democrática fraguó en 1945 un golpe militar con ayuda de un grupo de jóvenes militares. Se instauró entonces una Junta Revolucionaria de Gobierno presidida por Betancourt para con posterioridad llamar a los ciudadanos a comicios libres y directos, en los cuales, el famoso escritor Rómulo Gallegos resultó ser el primer presidente venezolano electo de esta forma, asumiendo el gobierno en febrero de 1948.

A pesar de eso, Gallegos no completó su período debido al golpe de estado del 24 de noviembre de ese año, en el que se hizo con el control del país una Junta Militar integrada por los mismos que habían sido relevados tres años atrás, y que derogaron la Constitución de 1947. Pérez Jiménez (según se cree aunque está sin confirmar), ordena el asesinato de Carlos Delgado Chabauld (que era el elegido para presidir el país por la Junta Militar), y tras sustituir al que había sido nombrado Presidente Provisional, Germán Suarez, permanece en el gobierno hasta 1952, fecha de las votaciones para una Asamblea Constituyente; pero siguiendo con la tradición cultural de lucha por el poder a costa de todo, cuando se vio que el URD (partido opositor) llevaba mayor porcentaje en las elecciones, éstas fueron suspendidas y en 1953 Pérez Jiménez es proclamado Presidente Constitucional por 5 años. Su gobierno, que en ese año impulsó una Constitución tuvo el formato de una dictadura personalista que no vaciló en proscribir a la oposición, coartar libertades civiles y censurar sistemáticamente a los medios de comunicación.

El 23 de enero de 1958 se depuso el gobierno de Pérez Jiménez por un movimiento cívico-militar. En octubre de ese año se procedió a la firma del PACTO DE PUNTO FIJO que disponía de la alternancia en el poder de los partidos Accion Democrática, COPEI y URD, para encauzar la futura vida política del país, excluyendo a los partidos de izquierda. La elección del presidente se decantó finalmente por Rómulo Betancourt, quien asumió el cargo en febrero del año siguiente.

En las siguientes elecciones de 1963 resultó electo Raul Leoni. Su gobierno comenzó con una coalición de partidos a la que se denominó la Amplia Base, integrando a Accion Democrática, URD y el FND. Aunque su gobierno fue de concordia general y entendimiento entre los sectores de la población, tuvo que lidiar con numerosos ataques de la guerrilla. Rafael Caldera resultó vencedor en las siguientes elecciones y en 1974 resultó elegido Carlos Andrés Pérez. En 1975 nacionalizó la industria del hierro, y al año siguiente, la del petróleo creando la empresa estatal PDVSA. Tanto Caldera como Pérez rompieron parcialmente con la Doctrina Betancourt.

En 1979, LUIS HERRERA CAMPINS es investido como Presidente. En 1983 se produjo la devaluación del bolívar en el llamado viernes negro desatando una fuerte crisis económica. En el gobierno del que fue el siguiente presidente, Jaime Lusinchi, no se haría nada para solucionar dicha crisis. Los índices de corrupción se volvieron insostenibles, el pueblo empezó a pasar hambre, la delincuencia fue en aumento, y mientras se alternaban en el poder COPEI y Accion Democrática con políticas corruptas que solo hacían llenar los bolsillos de los políticos corruptos de la época.

En 1988 resulta electo Carlos Andrés Pérez con 3.879.024 votos (52,91% de los sufragantes), una cifra muy alta, pero con un discurso populista que apelaba a la justicia social. Con este gran respaldo electoral, el gobierno de Pérez, en lugar de buscar un cambio hacia la inclusión social giró al liberar la economía imponiendo su desregulación a través de un programa de ajustes macroeconómicos promovido por el FMI al que se le llamó «Paquete Económico», concebido para generar cambios sustanciales en la economía del país dentro del modelo neoliberal. Sin embargo, la liberación de precios y la eliminación del control de cambio generó un reajuste sumamente brusco para las personas de menores ingresos, que eran la gran mayoría, lo que derivó en más hambre y desempleo.

Las medidas económicas y sociales impuestas por el gobierno y la creciente tasa de pobreza originaron las protestas populares y la posterior masacre por parte del mismo de Gobierno de Carlos Andrés Pérez, de su ejército y su policía, llamada como el «Caracazo». La masacre ocurrió el día 28 de febrero cuando fuerzas de seguridad salieron a las calles a controlar la situación. Aunque las cifras oficiales reportan 276 muertos y numerosos heridos, algunos reportes extraoficiales hablan de más de 300 personas fallecidas y 2000 desaparecidas.

La consecuencia evidente del Caracazo fue la inestabilidad política. El programa de gobierno fue modificado durante el mismo año tras los hechos, pero hacia la derecha. El 7 de marzo se decreta la liberación de precios, volviendo más caros los alimentos. En marzo de 1993 el Presidente Carlos Andrés Pérez es acusado oficialmente de corrupción y apartado del cargo. Como fruto político principal de esta tragedia popular y del descontento de las clases subalternas, salió fortalecido el proyecto liderado por el Coronel Hugo Chávez Frías, quien luego fuese elegido Presidente

Con la elección de Hugo Chávez como presidente de Venezuela en 1999, se da inicio a un proyecto ideológico y social que denominaron Revolución Bolivariana.Tras el fallecimiento de Hugo Chávez en 2013, Venezuela es convocada a  elecciones siendo electo presidente Nicolas Maduro . Tras el mandato de Maduro se agudiza la escasez en Venezuela.

Si leen la historia verán que la cultura de la lucha del poder y la corrupción están en el centro de la vorágine del pueblo venezolano, no es de la época de Chávez, es de siempre. También verán que la escasez empezó con Carlos Andrés Pérez de Acción Democrática (lo que sería el PSOE de España), y que fue producto de las políticas neoliberales. Esa tendencia siguió con Rafael Caldera que sustituyó a Carlos Andrés cuando este fue acusado de corrupción, y se mantuvo con Chávez, quien no consiguió limitar la corrupción, y que para conseguir evitar las tendencias culturales golpistas decidió eliminar la clase media, con lo que empobreció aún más al pueblo, pero quien ha terminado de arruinar el país ha sido Maduro, no por el tipo de política aplicada, sino por la forma de aplicarla, y porque como dijo Pepe Mujica…..esta loco como una cabra

¿Qué saben muchos de los que hablan en España sobre Venezuela más allá de lo que dicen TVE, Antena 3, el ABC o El País?…….realmente, ¿eso es lo que saben de Venezuela?, ¿que se hacen colas, que no tienen para comer, que hay delincuencia?, ¿con qué moral hablan así de Venezuela cuándo en España se hacen colas para ir a Cáritas o a los comedores sociales, cuándo miles de jóvenes brillantes tienen que marchar a buscar oportunidades y muchas de ellas trabajos basura de los alemanes, o británicos, cuándo se desahucian a miles y miles de personas al año sin tener en cuenta su situación familiar o de edad, salud, etc?.

«realmente, ¿eso es lo que saben de Venezuela?, ¿que se hacen colas, que no tienen para comer, que hay delincuencia?, ¿con qué moral hablan así de Venezuela cuándo en España se hacen colas para ir a Cáritas o a los comedores sociales»

Si, Venezuela está fatal, y por suerte España está mejor, pero la situación en la que estamos no nos permite ser tan prepotentes de criticar tan duramente a otros países de los que no se conocen ni su historia ni su cultura…. Sí, Maduro es un desastre pero no es problema de España, y sí, Maduro está como una cabra pero tampoco es un problema nuestro… España debe de preocuparse de solucionar sus problemas y no utilizar a otros países como cortina de humo…. Dejemos a Venezuela con sus problemas y solucionemos los nuestros, que con eso tenemos bastante.

No hablemos de Venezuela hablemos de España.

Carlos González Armada

COLABORADOR

1 Comentario

  1. Qué sinvergüenza puede hablar de Venezuela? Pero de paso hablemos de Arabia Saudita,de Palestina y de tantos países que no respetan los DD.HH.ésto no cuenta, sólo Venezuela, dado qué unos profesores fueron allí de Intercambio, tampoco ésto no interesa.Hasta el gorro. Conocen, viven,trabajan estudiando?. Si no es así qué Carajo!!!pueden hablar. Soy argentino y cómo tal me enferma qué hablen de mi país si NO lo conocen y creo nunca lo conoceréis. Mi pueblo está a 1800km.de Bs.As.los invito, se animan a conocerlo? Hay otros pueblos, gentes, culturas, otros color de piel, no todos tenemos qué vivir cómo acá. La gente o mi gente es más feliz y vive de otra manera y los amigos son amigos para toda la vida. Cada vez qué nos vemos, nos juntamos, reímos,lloramos, pero las penas,sufrimientos, mala paya la tenemos todos. Eso so los problemas del vecino, lo soluciona el vecino. Yo qué pinto ahí, lo mismo pasa en Venezuela, listillos? Y cómo no se preocuparon antes por los 30.000 desaparecidos de Argentina. Ahora claro..Eso no interesa, no será porque en su conciencia les recuerde tener en las cunetas a miles de NN.NN.Eso si me da VERGÜENZA CARROÑERA Y LO DE Venezuela es un poroto en comparación de eso o no?
    Un abrazo americano a todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here