HABITAR LA VIDA: SABOREAR Y SIMPLIFICAR

0
57

 

Si no tienes cuidado, muy pronto tu vida fuera del trabajo se convierte en otro trabajo, lleno de tareas que completar. ¿Cual es la alternativa? Hay cosas que deben hacerse, y si no las haces, ¿quién las hará? La opción es vivir tu vida habitándola. Suena raro y quizás un poco idealista. Pero es posible.

 

Dado lo complejas que pueden ser nuestras vidas, reconocer lo que es realmente importante a menudo se complica. Habitar nuestra vida es más que estar vivos, que requiere poco de nosotros.

Buscamos atajos cuando intentamos mejorar nuestra existencia, pero realmente no hay ninguno. Incluso puede parecer mucho más fácil seguir viviendo de la misma manera.

Solo hay algo con el poder suficiente para hacernos caer en la cuenta del valor del “contenido” de nuestra historia.
Puede sorprendernos saber que la clave de la vida está en la muerte, pero para comenzar a desempacar esta idea, habremos de hacernos una pregunta: ¿Qué es lo que nos motiva?

El amor, el éxito, la comodidad, la seguridad, etc. Pero, ¿por qué es tan importante que logremos estas cosas ahora, en lugar de más adelante?
La respuesta simple es que todas estas cosas tienen una fecha límite. El tiempo se acaba y el hecho de que algún día ya no existamos, cuestiona el significado de todo lo que decimos y hacemos a lo largo de nuestras vidas.

No podemos resolver el enigma sin tener en cuenta que la perspectiva lo es todo.

Epicuro tenía una visión muy interesante. Los filósofos anteriores habían querido saber cómo ser buenos; él insistió en que quería centrarse en cómo ser feliz:

https://www.youtube.com/watch?v=Kg_47J6sy3A

Si quieres saber la gran diferencia entre vivir y habitar tu vida, debes estar dispuesto a mirar por ese pasillo oscuro y contentarte con no saber qué hay al final, y al mismo tiempo permitir que tu conocimiento del próximo fin alimente tu deseo de residir en tu vida al máximo.
Para comenzar, debemos dejar de luchar contra la muerte.

Hacer nuestra vida más sencilla, pero cada uno a su medida. Existen comunidades, como los Amish, conocidas por su elemental existencia. La mayoría de ellos parecen tener claro de qué se trata estar en el mundo:

¿Cómo poner fin a la lucha constante de encontrar el punto de la vida?

Todo el significado que buscamos se puede encontrar en el momento presente, no en cosas, personas, recuerdos o sueños.

Al final del día, hay UNA respuesta simple pero poderosa a la pregunta sobre el punto de la vida: es que puedes crearlo tú mismo.
Tenemos diferentes experiencias, puntos de vista, aspiraciones y miedos o luchas. Tenemos diferentes caminos. Es importante abrazar esta individualidad, para no habitar nuestra vida según los estándares de otras personas. Haz lo que  sientas adecuado aunque todo lo demás no parezca ir bien, en el análisis final puedes elegir qué hace que sea significativa; tu vida tiene sentido incluso si es desconocido.

Varios filósofos alientan encontrar significado en la búsqueda del conocimiento.  Sócrates dijo que no valía la pena vivir la vida no examinada.

Cambiar la forma en que vives tu vida para que no seas un empleado es crucial, y factible – Getty Images

Roy Baumeister, sociólogo e investigador, concluye que “tu vida será significativa si encuentras respuestas a cuatro preguntas: propósito, valor, eficacia y autoestima. Son estas preguntas, no las respuestas, las que perduran y unifican ”.

 

Ahora te lo pregunto a ti. ¿Eres habitante de tu vida o solo existes?

Entonces, ¿cómo podemos hacer este cambio para dejar de ser un empleado de tu vida y comenzar a habitarla? Aquí hay tres pasos:
1. Encuentra y concéntrate en tu verdadera motivación.

¿Qué es lo que te importa por encima de todo? ¿Por qué haces todas estas cosas que sigues haciendo?  Y enfócate en eso cuando el torbellino de la vida parezca estar pidiéndote demasiado (y solo a ti).
2. Habla con aquellos por los que estás haciendo las cosas. Así que siéntate y mantén esa conversación. Te sorprenderá.
3. Aprende de cada éxito. Coge un poco de tiempo para ver que no todo se derrumbó a tu alrededor cuando aprendiste a decir “NO”. Haz una pausa y asimílalo. Detente cuando te sientas dentro del patrón de vivir la vida como empleado de la misma. Podrás  liberarte porque es posible.

 

Escucha a Juanjo Garbizu: tómate la vida más slow

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí