FELIZ

0

Todos queremos ser felices. Pensamos en la felicidad como algo que nos sucede, pero también como algo sobre lo que no tenemos control.

Imagen: Verywell – Jiaqi Zhou

¿Cómo funciona la felicidad?

Las investigaciones aseveran que solo una pequeña parte (alrededor del 10%) de la felicidad depende de la situación de una persona.

Recientemente he leído: “The Neuroscience of Happiness and Pleasure” de Morten L. Kringelbach / Kent C. Berridge; y “Stumbling on Happiness” del profesor de psicología de Harvard Daniel Gilbert. Según estos estudios, la mayor parte de nuestra felicidad se obtiene gracias a cinco elementos:

La otra parte de la felicidad depende de la personalidad. Todos conocemos personas alegres y optimistas; su personalidad les facilita sentirse venturosos. Entonces, ¿qué pasa con las personas que nacemos en el lado gruñón?

Podemos llegar allí, porque depende de nosotros.

Más de la mitad de la felicidad depende de cosas que están bajo nuestro control. Depende de nuestra forma de pensar, los hábitos que practicamos y la forma en que vivimos cada día.

Pero, ¿por qué es importante la felicidad?

Es más que un buen sentimiento o una carita sonriente amarilla. Es la sensación de disfrutar verdaderamente la vida y el deseo de sacarle el máximo partido. Es la «salsa secreta».

Estamos ocupados con actividades y responsabilidades: múltiples tareas, nos pasamos el día corriendo, pensando en el próximo lugar al que debemos llegar, sin prestar atención a lo que estamos haciendo.

Manejar nuestra forma de pensar, calmando la mente, haciendo cosas que nos hacen disfrutar … La mejor manera de alcanzar cualquier objetivo es comenzar con acciones pequeñas y específicas.

Menos es más. ¡No perdamos la vida siendo cascarrabias!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here