FEIJOO: UN LIDER SIN TERRITORIO

1
1821

 

 

A Juan I de Inglaterra, hijo de rey Enrique II de Inglaterra y de Leonor de Aquitania, se le apodó «Juan sin Tierra» debido la escasa herencia que recibió al ser el quinto hijo varón, apenas algunas tierras de escasa importancia. Feijoo es el quinto presidente del PP y parece que ni el rey Aznar ni la reina Ayuso están por dejarle una herencia muy jugosa.

Cual un Juan sin tierra, a la espera de acontecimientos que no controla y con los barones esperando el momento de arrebatarle el escudo y el yelmo, Feijoo se encuentra con la espada desnuda, sin alazán ni escudero, aislado en la estepa mesetaria castellana, lejos de su brumosa Galicia natal.

Esta es la realidad de la que no puede sustraerse Núñez Feijoo, al menos es una amenaza en ciernes con la que ha de convivir, ya que a pesar de ser el líder del PP, es un líder sin territorio, salvo su añorada Galicia. Las baronías del partido conservador esperaban que a Casado le sucediera un hombre de Estado o mujer, un animal político, pero esa oportunidad se le fue escapando en las distintas oportunidades que le brindó la incertidumbre a futuro de las consecuencias que pudiera tener el “affaire” Ayuso versus su hermano y la cuestión de las mascarillas. Ahí pudo asentarse, pero dejó pasar el tiempo y la oportunidad de consolidar un proyecto conservador moderno y europeísta.

Confiado en los resultados de las locales y autonómicas del 28 de mayo extrapoló estos resultados a las elecciones generales que debían haberse celebrado en noviembre de 2023. Sorprendido por el adelanto electoral al 23 de Julio pensó que la misma estrategia que provocó la debacle socialista el 23 de mayo le serviría para desalojar a Pedro Sánchez de la Moncloa y en consecuencia no cambió el mensaje ni la estrategia, no obstante obtuvo un resultado que le permitió seguir gozando de ese vasallaje prestado de los barones populares.

Impulsado por las presiones de ala más dura del PP y mecido en las ondas mediáticas controladas por al poder financiero continuó con la estrategia de pactos que le dio el gobierno de 5 comunidades autónomas y 135 ayuntamientos, eligiendo a VOX como compañero de singladura. El cortoplacismo en política termina pasando factura y la elección de Abascal como socio preferente alertó al electorado progresista que se movilizó y además puso en alerta a posibles socios de investidura entre los nacionalistas vascos, gallegos y por supuesto catalanes.

El rey Aznar y la reina Ayuso han conseguido hacer fracasar otro proyecto de un partido conservador de corte europeísta, y Feijoo cuanto más se deje guiar por las estrategias del “Váyase Sr. González” aznariana mas se arroja a los brazos de la ultraderecha, la representada por VOX y la camuflada de la fundación FAES.

El discurso de investidura de Feijoo fue patético, No se vio al estadista intentando convencer desde un proyecto de país, no se vio la mano tendida desde la concordia y la colaboración política, se echó de menos la humildad del ganador, porque no lo fue, y de la habilidad para conseguir pactos y aliados por parte de su oponente hizo menosprecio y debilidad.

Feijoo no solo ha perdido el presente, ha perdido el futuro y ha roto los puentes que podrían haber servido a la derecha española para transitar por la democracia con garantías electorales y hoy día Abascal es el más beneficiado de este fracaso. Así lo han decidido los poderes facticos, así lo quieren sus majestades Aznar y Ayuso.

1 COMENTARIO

  1. Qué bien vendría volver al bipartidismo imperfecto que necesitaba de unos y de otros… Qué necesario un PP centrado que pacte con un nacionalismo reconducido y templado… Qué destrozo y qué ocasión perdida la de Ciudadanos… En fin, cuántos signos suspensivos. Gracias por el artículo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí