¿EXISTEN LOS MULTIVERSOS…LOS UNIVERSOS PARALELOS? ¿QUÉ SON EL MOVIMIENTO, EL ESPACIO Y EL TIEMPO…? ¿CUÁL ES LA REALIDAD?

0
151

 

Mis preguntas y yo, éstas quizás sean de las más difíciles que me he hecho y, por supuesto, no tengo la respuesta razonada, evidenciada o demostrada; pero aun así no ceso de dar vueltas y vueltas pensando en ello.

Cuando comienzo a percibir, para después reflexionar sobre esas cuestiones, me sitúo en el centro de la percepción y trato de ser lo más aséptica posible, aun siendo consciente de que esto es muy difícil, al menos para mí (al decir el centro, quiero decir, observación circular de todo lo que se mueve a mi alrededor: las ondas de sonido emitidas por diversos seres u objetos, el calor del sol en la terraza, el verde intenso de una planta, mi respiración, el latido de mi corazón, el horizonte…). Me pregunto ¿cómo sería la percepción que de todo esto tuviese otra persona, en qué colores de todos los que yo veo se fijaría más, percibiría esos colores con la misma intensidad, es más, serían esos colores los mismos… Y atendiendo a los sonidos, a los latidos de su corazón, a los pensamientos que se pasaran por su cabeza, serían similares a los míos…?

Creo que por mucho que interrelacionemos con otras personas, por muy profundas que sean nuestras conversaciones y aún nuestros intercambios sentimentales, jamás podremos estar seguros en un cien por cien de que las percepciones de otros sean como las nuestras. Más aun, si llevamos nuestras percepciones de la simple realidad diaria a un cuaderno de bitácora nos damos cuenta enseguida de que la misma cuestión experimentada un día varia notablemente con respecto a lo experimentado en otro día…Entonces ¿dónde radica la diferencia, qué es lo que hace que “ayer” me encantase esta tableta de chocolate y “hoy” la encuentre demasiado dulce…,me sobrecogiera esa canción y ahora la encuentre demasiado comercial…? Sí, la fuerza desgastadora de la costumbre o la experimentación reiterada de un estímulo hacen que nuestra percepción de una misma realidad cambie. En ese caso, cómo puedo estar segura de que mis propias percepciones sean verdad, cuando ni siquiera para mí aguantan el tiempo…

El tiempo; quizás ahí esté la clave, me dije; pero enseguida me di cuenta de que en realidad no es así, ya que el tiempo parece cambiarlo todo, cuando en verdad lo que todo lo cambia es el movimiento;  ¿el movimiento de qué…?; pues de mis células, moléculas, átomos y partículas. Sí, claro, no soy la misma ahora que hace un rato…. Pero bueno, ¿en qué laberinto me estoy metiendo? ¿No es también cierto que el movimiento necesita de espacio y que, asimismo, espacio y movimiento necesitan de tiempo para convertirse en una realidad?…Si de la ecuación quito el tiempo porque es infinitamente divisible, no pudiendo atrapar jamás el instante presente, ¿cómo voy a estar segura de que existen el espacio y el movimiento…?

Lo anterior ya era un berenjenal, ahora tocaba salir, si no airosa de mi “autocuestionamiento”, sí, acaso, un poquito menos cansada. Así que decidí usar la imaginación y dejarla volar (eso no me cuesta ningún esfuerzo, son imágenes a las que invito a pasar desde el proyector de mi voluntad a la pantalla de mi mente), ya que mi razonamiento no posee la suficiente información como para discernir asuntos tan complicados y mi pobre cerebro acabaría muy mal con semejante chute de curiosidad.

En eso estaba cuando de pronto comenzaron a sucederse (en la pantalla de mi mente) imágenes de cubos (geométricos) enlazados con distintas estructuras, alineados de forma paralela. En cada cubo había una escena de la que se desprendían infinitos rayos que proyectaban infinitas escenas en los cubos alineados paralelamente a cada una de sus caras y, asimismo, de estos otros salían también infinitos rayos que se proyectaban en imágenes a infinitos cubos paralelos…jolines, de nuevo EUREKA, no para mi mente;  para mi imaginación:

Si el tiempo es infinitamente divisible, también debe serlo el espacio y, por supuesto, el movimiento…bueno, y puestos así, ¿cuáles son para mi imaginación las definiciones de movimiento, espacio y tiempo? Ella me dijo a través de imágenes lo siguiente:

EL MOVIMIENTO Es pura VOLUNTAD PRIMIGENIA de la que emana toda voluntad individual (porque la colectiva no es tal, sino sólo un compendio de múltiples voluntades). El movimiento necesita del espacio, eso lo sabe cualquiera, no hace falta explicarlo.

El ESPACIO es el continente no contenido, sin límite alguno ni en su polo positivo, ni en su polo negativo. Su forma no es esférica puesto que eso supondría ser contenido en continente…; pero tiende a la “esfericidad infinita en su proyección”. El espacio necesita del movimiento para que en él algo se manifieste, ya que el vacío absoluto sería la no existencia de contenido y sin contenido no hay continente; conduciéndonos a la nada. El espacio es la proyección del movimiento.

EL TIEMPO debe ser también infinito e interdependiente de las dos magnitudes anteriores, porque todo movimiento requiere de un espacio y a la vez se produce en un tiempo determinado, atendiendo a cada uno de sus SEGMENTOS…(con alguna variante imaginaria de mi cosecha, es la Aporía de Zenón) y esta última palabra, segmentos, es la guardiana del gran secreto: Sí, en segmentos todo se puede dividir y medir; llevándonos a la percepción relativa de la existencia, ya que la percepción absoluta nos es velada por el INFINITO, cuando nos comportamos como seres finitos en este espacio y tiempo en el que nos movemos y habitamos.

Esos segmentos fractales que contienen en sí la potencia del fractal PADRE PRIMIGENIO (VOLUNTAD DIVINA), son a su imagen y semejanza los creadores de infinitos MULTIVERSOS (o universos paralelos), en esos cubos que circundan otros cubos paralelos; realidades que percibimos, salto a salto por el espacio y el tiempo.

Esta tableta de chocolate me sigue gustando en ese otro fractal del que proviene el que “ahora” habito, también en él me gustaba mucho esa canción que “ahora” me resulta demasiado pegadiza.

 

Ya tengo la trilogía perfecta, MOVIMIENTO-ESPACIO-TIEMPO, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí