ENTRE TONTOS ANDA EL JUEGO

1

Maquiavelo, en “El Príncipe”, clasificaba a los hombres, según su cerebro, en tres categorías: “uno que comprende por sí mismo, otro que discierne por lo que se le dice y un tercero que no entiende ni por sí ni con la ayuda ajena “

Quevedo, mucho más directo y canalla, más popular y populachero, resolvió la tercera categoría subdividiéndola, a su vez, en tres niveles: “El necio, que es el tonto sin saberlo. El majadero que se detecta en cuanto empieza  a hablar. El modorro, que no necesita ni hablar para que se sepa que es tonto.”

La riqueza del castellano, la capacidad de matices que atesora, y el ingenio popular, han hecho de la tontería un tema con temario, una asignatura de bachiller y doctorado, entregándose a una verdadera orgía descriptiva, a una incontinencia de observación y retrato.

Los tontos se han puesto de moda, los han puesto de moda, y siendo el tema tan prolijo, tan complejo, tan rico, este humilde decidor ha considerado conveniente hacer una breve exposición sobre la cuestión, para evitar mayores tonterías.

¿Cuántos tipos de tontos hay catalogados? ¿De cuantas formas pueden referirse? Sin ser exhaustivos, el tema es tan amplio que es imposible, para este autor,  hacer una relación completa de las posibilidades, pero sí, al menos, sentar las bases de un conocimiento que enriquezca los debates actuales y venideros:

Al tema. Define la RAE : “adj. Falto o escaso de entendimiento o razón.”

Tipos de tonto

  • TONTO DE BABARSE. Expresión que hace referencia a la incontinencia salival que acompañaba a ciertas minusvalías que popularmente eran consideradas propias de tontos.
  • TONTO DEL PUEBLO. Individuo habitual en todo pueblo grande, o ciudad, que no necesariamente carecía de brillantez o habilidades. En muchos casos víctimas de trastornos psíquicos, que no suponían un riesgo social salvo para el propio tonto, maltratado, humillado y acosado. Por extensión, el tonto más tonto de un grupo.
  • TONTO LA LINDE. La linde se acaba pero el tonto sigue. Tonto pertinaz e insoportable.
  • TONTO CUM LAUDE. Tonto con reconocimiento, tonto incapaz de evitar su propia tontería, tonto que presume de lo suyo.
  • TONTO DE PACOTILLA. Persona de tontería vulgar. Tonto de poca monta y nada de cerebro.
  • TONTORRÓN. Adjetivo. Aumentativo de tonto. A veces cariñoso, sin malicia, sin maldad.
  • TONTAINA, tontico o tontucio. Nombre común coloquial. Persona tonta por vocación.
  • TONTO DEL BOTE. Persona a la que todo le sale bien sin merecimiento. Según la tradición el primero de tal consideración fue un mendigo madrileño de principios del XIX que llevaba un bote de cuero para recoger las limosnas. Personaje popularizado, y recreado, por la actriz Lina Morgan en una de su películas.
  • TONTO DE CAPIROTE. Aplicado a la persona muy necia o incapaz. Según Miguel de Unamuno, “personaje que, con un capirote o bonete puntiagudo, hace de tonto en las fiestas”. Sin embargo, para Covarrubias, el capirote sería de doctor y lo haría equivalente al cum laude. Popularmente tonto sin remedio.
  • TONTO DE CAMPEONATO. El más tonto entre los tontos. De ese que cuenta el chiste que se presentó a un concurso de tontos y quedó segundo, por tonto. Por lo general, entrena
  • TONTO DEL CULO. Tonto irritante y pretencioso, sin llegar su persistencia a la parte delantera de la anatomía masculina.
  • TONTO DE LOS COJONES. Persona estúpida e irritante. Logra el mismo efecto con sus tonterías que la mosca cojonera. Cuando se llega a esta calificación la irritación está bordeando la ira.
  • GILIPOLLAS. Contracción lingüística de gil(tonto) y polla (sin comentarios). Una versión más castiza, costumbrista, habla de cierto alcalde de la capital apellidado Gil, que tenía dos hijas poco agraciadas a las que llevaba a todos los eventos por ver de encontrarles pretendiente. De ahí lo de: “ahí están Gil y sus pollas” (pollas = hijas, cuando era habitual llamarle pollos y pollas a los jóvenes humanos, yo lo recuerdo).
  • TONTOLABA.Esta palabra tiene su origen en la costumbre de poner en los roscones de reyes un haba y un regalo. Al que le tocaba el haba tenía que pagar el roscón.
  • INFELIZ. Bobo, bobalicón. Tonto sin retranca, ni malicia.
  • TONTO CON BALCONES. Dícese de aquel cuya tontería es manifiesta y aireada. Que se ve desde lejos.
  • TONTO DE REMATE, tonto a más no poder. Que no se puede ser más tonto, ni entrenando.
  • TONTO SIN REMEDIO. Que nació tonto y se morirá tonto.
  • ATONTADO. Adjetivo. Dicho de una persona: tonta o que no sabe cómo conducirse. Es más habitual que lo esté, a que lo sea. O sea, transitorio o circunstancial.
  • TONTO DE SOLEMNIDAD. Tonto notable o de mucha entidad. Tonto con ínfulas que pretende hacer pasar sus tonterías por conocimiento.
  • TONTÍN. Tonto simpático, pillín, de uso fundamentalmente familiar y cariñoso.

Hasta aquí, y hasta donde la memoria y el conocimiento del autor llegan, estos son los tipos de tonto más coloquialmente nombrados. Pero si estas son las categorías básicas, no son menos importantes ciertos adjetivos calificativos que unidos al adjetivo principal, facetan el conocimiento y enriquecen la variedad descriptiva del tema,  a la par que complican la exactitud de la referencia personal del tonto objetivo de estudio. Seguramente son muchos más, pero me permito hacer una breve enumeración que permita acercarse más, a la hora de describir al tonto, a la exactitud del descrito. Y, algo que es importante y a tener en cuenta, los adjetivos complementarios no se excluyen unos a otros, y pueden usarse en ristra, o concatenación.

  • TELESCOPICO, que se le ve llegar desde lejos.
  • FOSFORECENTE, su brillo lo hace visible, a su tontería, hasta en la noche.
  • ESFERICO, que es tonto se le mire como se le mire.
  • LABORIOSO, el que se pasa el día haciendo tonterías.
  • PETULANTE, el que presume de ser tonto, y además lo es.
  • ENCICLOPEDICO, el que tiene un dominio profundo de la tontería.
  • LITERARIO, el que sobrevalora la calidad de lo que aporta. Tonto soberbio e insoportable, generalmente pesado, habitual en oficinas y círculos de arte.
  • CAMPANA, el tontín, el TAN, TAN, pero TAN tonto…
  • PELON, el que no tiene un pelo de tonto, y suele ser calvo.
  • POLIGLOTA, el que dice tonterías hable en el idioma que hable.
  • XEROX, el que copia las tonterías de los demás, y pretende pasarlas por propias.
  • AÑEJO, el que es más tonto cuanto más tiempo pasa.
  • VIGOROSO, el que no se cansa de hacer tonterías.
  • SIN TACHA, al que no se le puede achacar ni una sola actitud normal.
  • BIOLÓGICO, el que es tonto por naturaleza. Expresión coloquial de desprecio. Tonto sin remedio al que es preferible ignorar.
  • POLIFACÉTICO, al que se puede encuadrar en varias clasificaciones.

He dejado para el final el de mayor actualidad. Es una categoría que debo a mi mujer, Isabel, y que define perfectamente al presidente de Iberdrola; el tonto civil, aquella persona que siendo intelectualmente brillante, con estudios, incluso, es incapaz de la empatía imprescindible para conducirse en sociedad. También podríamos llamarlo, al socaire de la actualidad, “tonto con luces” (apréciese lo apropiado, irónico, de la denominación).

En cualquier otro país, a estas alturas, el señor Sánchez Galán sería ya un tonto polifacético, un tonto que además de civil y con luces, sería un tonto en el paro, o Iberdrola vería como sus clientes se pasaban a otras compañías en las que, aunque pagaran lo mismo, nadie intentaría, en modo alguno, encuadrarlos en ninguna de las categorías enumeradas en este artículo. Pero esto es España, y aquí, entre tontos anda el juego, suelen dirigir los tontos de campeonato.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here