EL VALOR DE UN LIBRO

0

¿El valor intelectual de una persona está directamente relacionado con la cantidad de libros que lee?

Imagen: Cambridge University Press

Si lee un solo libro es como un niño de diez años; si no ha leído ninguno es como un niño de cuatro años; podemos amar a esas personas por sus dotes morales, y podemos amarlas por la capacidad efectiva que inspiran o irradian, pero cuando nos hablen nos ilustrarán de manera similar a como lo haría un niño de diez o cuatro años.

Borges decía «Que los demás se jacten de las páginas que han escrito; yo estoy orgulloso de las que he leído».

Ambas cosas van juntas, porque lo que uno escribe está estrictamente relacionado con lo que lee.

Según Heródoto, Pericles fue el mejor gobernante de Grecia; historiadores menos famosos a lo largo de los siglos dijeron que el mejor de Roma fue Marco Aurelio, el mejor de Inglaterra Churchill, o el mejor de América. No es casualidad que esos gobernantes, además, hayan sido personas cultas.

Lo interesante de leer entonces, es que los libros condensan inteligentemente lo mejor de la experiencia humana, una experiencia que en la vida es dispersa y caóticamente desordenada, donde las experiencias valiosas son separadas por largos hiatos de existencia donde nada digno de recordar sucede, y donde no se reporta enriquecimiento intelectual.

No es temerario decir, pues, que quien lee “El Quijote” tiene mucha más experiencia de vida que quien vive 50 años sin leer nada, o sin tener un contacto directo con la tradición oral.

Escapar de la realidad: leer es un acto irreal, leer es estar en un estado de suspensión entre la vida y la muerte como el señor Valdemar en el cuento de Poe.

En términos de experiencia de vida, leer te da mucha más experiencia de vida que vivir sin leer. Quien lee no evade la realidad, al contrario.

Mañana sábado 5 de marzo, a las 12H. presentamos en Madrid: «Viajes secretos con mis hijas y otros que no lo son» de Guillermo de Miguel Amieva. Os esperamos en la libreria Centro de arte Moderno, c/ Galileo nº 52.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí