EL ÚLTIMO CAMBIO HORARIO

0

La UE estaba dispuesta a dejar de cambiar sus relojes en 2021, pero luego vino el Brexit y la pandemia que se sumaron a una burocracia de órdago.

El Pleno del Parlamento Europeo aprobó en marzo de 2019 con 410 votos a favor y 192 en contra poner fin a esta costumbre que nos acompaña ininterrumpidamente desde 1974.

Conozco a mucha gente cansada de sumergirse en la oscuridad del atardecer en el otoño para luego tener una hora de vida arrancada de su existencia en la primavera.

“Es un medio de ahorrar energía, aseguraron quienes lo implantaron, es seguir al sol, pero los efectos disruptivos del cambio de hora dos veces al año no solo aumentan el mal humor en general.

¿Será esta la última vez que cambiemos la hora a las tres de la mañana?

El Consejo trasladó el tema a la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE: no podría impulsar el cambio hasta que la comisión hubiera realizado una evaluación de impacto. La comisión, a su vez, ha insistido en que el problema es el Consejo, que primero debe definir una posición común. Resultado: estancamiento.

Benjamin Franklin es a menudo honrado por haber originado el concepto de horario de verano en una carta de 1784, en la que proponía que los parisinos (era entonces embajador de EEUU en Francia) se levantaran con el sol en verano en lugar de quedarse en la cama hasta el mediodía. Estimó que esto ahorraría 64 millones de libras de velas, porque las personas que se levantaban antes también se iban a dormir antes.

¿Cómo sería la vida si adoptáramos el horario de verano permanente?

Parece ser que lo importante es que no exista desajuste entre el reloj social que gobierna la vida de las personas y el reloj circadiano que sigue al sol y gobierna la biología de las personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here