EL TALENTO

0

El debate «nacido versus hecho» ha terminado, o al menos así lo determina la ciencia actual.

Imagen: Parábola de los talentos (2013), pintura al óleo sobre lienzo de A. N. Mironov.

Parece ser, que son relevantes factores psicomotores, perceptivo-cognitivos y relacionados con la personalidad. Sí, la experiencia se adquiere gradualmente, a menudo durante muchos años. Sin embargo, estudios contrastados dejan cada vez más claro que convertirse en un experto implica algo más que capacitarse.

La muy buena noticia es que hay bastantes circunstancias internas bajo nuestro control voluntario. Pero ninguno de estos cambios se produce sin un esfuerzo real. Numerosas publicaciones prestigiosas inciden en que las emociones positivas suelen ir acompañadas de circunstancias afortunadas, cuando te centras en tus cualidades y habilidades. Descubrirlas es otro asunto.

Adoptemos una actitud inteligente ante la vida y sus circunstancias.

Imagen: tadamichi/Shutterstock.com

Las fortalezas y virtudes […] funcionan contra la desgracia y contra los trastornos psicológicos, y pueden ser la clave para desarrollar la resiliencia. Martin Seligman, 2002.

Seligman aclara la diferencia entre talentos y fortalezas, al definir las fortalezas como rasgos morales que se pueden desarrollar, aprender y que requieren esfuerzo.

Los talentos tienden a ser inherentes y solo pueden cultivarse a partir de lo que existe y no de lo que se desarrolla a través del esfuerzo.

Por ejemplo, muchas personas consideran que la habilidad musical es más o menos inherente y solo puede fortalecerse. Por otro lado, se puede cultivar la fuerza de la paciencia, que puede conducir a la virtud de la templanza.

Imagen: thetrainingassociates.com

Cómo guiar el talento en una empresa o en un equipo deportivo, es otro asunto…

Algunas personas necesitan mucha más formación que otras para adquirir un determinado nivel de habilidad. Otros factores, además de la capacitación, pueden estar involucrados en la adquisición de gran cantidad de diferencias individuales en habilidades inexplicables: esto evidencia convincentemente que los factores genéticos también son importantes.

¿Recordáis la parábola de los talentos? (Mateo 25,14-30):

No hay duda de que se requiere esfuerzo para mejorar o desarrollar nuestros talentos y formación para convertirse en un experto.

Pero hubo un ser humano, según informó la agencia de noticias estatal de Corea del Norte, llamado Kim Jong-il, que hizo cinco hoyos en un golpe la primera vez que jugó al golf, y consiguió unos perfectos 300 puntos la primera vez que jugó a los bolos, aunque nadie nazca literalmente como un experto…

La muerte de este talentoso jugador de golf y bolos provocó gran dolor en su país:

PARA SABER MÁS:

Informe Talento Conectado. Nuevas realidades en el mercado de trabajo

Talento. Qué se busca y cómo se fideliza

Talento Senior

¡Cuidado! No desperdicies tu talento

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here