EL SECRETO DE LA MASONERÍA

0
177

No hay peor ignorancia que la del ignorante que no quiere aprender.

 

Permítanme mis queridos lectores empezar con esta frase porque los ignorantes de muchas materias, entre los cuales me incluyo, tendemos a opinar de cosas que no sabemos o de las cuales tenemos una escasa formación o conocimiento, apenas unas pequeñas referencias que hemos leído de aquí o de allá, algunas veces escritas también por otro ignorante que quiere hacerse notar como pseudo erúdito en la materia, plagiando o utilizando cítas bibliográficas y haciéndolas suyas.

Es por ello que, pretendo abordar un tema que frecuentemente viene siendo denostado, primero por desconocimiento y después porque la no muy lejana influencia del franquismo que, pretendió junto a la iglesia servil del régimen de aquel tiempo, eliminar su presencia en este país, donde el nacional catolicismo formaba parte del ideario político con la intención de manipular a las personas en sus creencias, penetrando de esta forma en su fibra más sensible, en su alma o fuero interno.

Esto ha pasado con la Masonería, una institución esencialmente de carácter iniciático y humanista,  existente a nivel mundial en cuyo seno acoge a libre pensadores, perseguida durante el franquismo que llegó a decretar su exterminio presentándolos ante una sociedad clerical y temerosa del régimen como personas malvadas, hablándose de “El contubernio judeo masónico”, excomulgados por la iglesia hasta 1983, aunque el emérito Papa Benedicto XVI llegó a decir que la Masonería “es pecado”, con igual o peor opinión su sucesor Francisco I.

La Ley especial para la represión de la Masonería, el Comunismo y otras sociedades clandestinas, de 2 de marzo de 1940, consideraba como delito pertenecer a la Masonería, castigando con penas de reclusión menor o mayor en caso de existencia de agravantes, incluso podía perderse la condición de funcionario o empleados público en empresas públicas o privadas y, en el caso de los militares el acusado era juzgada por un Tribunal de Honor. El resto, eran juzgagos por un tribunal nombrado por el mismísimo Franco, formado por un presidente y cuatro vocales, dos de ellos letrados, un general y miembros de la FET y de la JONS, en definitiva, un tribunal politizado y no independiente o neutral.

Entre los años 1939 y 1975, aproximadamente  16.000 españoles perdieron la vida acusados del delito de masonería. En el Archivo de la Guerra Civil de Salamanca se conservan más de 80.000 fichas que corresponden a otras tantas personas que fueron represaliadas –cárcel, exilio, pérdida del trabajo…– por ese motivo. Lo tremendo es que, cuando Franco se sublevó, no había en España más allá de 6.000 masones.

Los orígenes de la fracmasoneria en España se remontan al Siglo XVIII, y tras la dictadura, en el año 1979, vuelve a reanudar su trabajo en país; pero, ¿qué es la masonería?.

Es mucha la tinta impresa sobre esta organización -hermandad para sus miembros-, libros, artículos, incluso documentales,  que se han dedicado a explicar en que consiste ser masón, unos con mayor acierto y otros inventando o manipulando la información a su antojo, posiblemente porque no les gusta la existencia de libre pensadores.

Ya, en este medio nuestro polifacético e inagotable articulista Rafael López Villar  escribió sobre este tema en tres artículos: Hablemos de Masonería (parte 1ª, parte 2ª y parte 3ª)”, con una gran claridad y precisión, pero, sobre todo con una información objetiva, a cuya lectura les remito.

Acudiendo a la página web de una de las logias instaladas en Madrid, R.·.L.·.S.·. Fraternidad Universal nº 5, se indica que «La Francmasonería o Masonería es una de las más antiguas fraternidades iniciáticas que tiene como fundamento la creencia en un Ser Supremo, expresado bajo el nombre de Gran Arquitecto del Universo; acogiendo en su seno sólo a hombres libres, mayores de edad, respetables e independientes, solo dependientes de su conciencia y dedicados a poner en práctica un ideal de paz, amor y fraternidad, preocupados en su perfeccionamiento moral así como el de la Humanidad entera.

La Masonería exige a todos sus miembros el respeto a las opiniones y creencias ajenas y evita toda discusión política o religiosa a fin de de constituir un centro permanente de unión fraternal, donde reina una comprensión tolerante y una fructífera armonía entre los hombres

Siguen añadiendo, que: «Los masones nos reconocemos entre nosotros como hermanos y consideramos nuestra asociación, libremente consentida a título individual, como una alianza de hombres libres que desean progresar y desarrollarse interiormente.

Los masones tenemos unos principios, que creemos justos y razonables, y capaces de imprimir una dirección favorable a nuestro desarrollo individual, así como a nuestro comportamiento social.»

¿Qué daño, pues, puede provocar la masonería a la sociedad?. Ninguno, sino todo lo contrario, por su carácter humanista, aunque, quizá también, por su carácter reservado que no secreto, siga generando desconfianza, aunque ésta se deba fundamentalmente a la ignorancia o desconocimiento de quienes se empeñan en demonizarla, haciendo referencia incluso a ritos satánicos o intentando relacionarla con otras sociedades u organizaciones más antiguas como los Illuminati o los Templarios, lo cual no deja de ser otra de las muchas falacias sobre esta organización, como su influencia en gobiernos con actividades conspiratorias, quizá atribuida por  políticos y personajes insignes que han sido masones como Abraham Lincoln, Lafayette, Bolívar, Wellington, Garibaldi, Bakunin, Churchill, MacArthur, Marshall, Eduardo VIl, Victoria Kent, Clara Campoamor, Teresa Claramunt, Rosario de Acuña, etc., además de otros muchos en el mundo de la cultura, como Mozart, Haydn, Berlioz, Cherubini, Liszt, Sibelius, Louis Armstrong, Duke Ellington, Beethoven, entre otros; o del mundo de la ciencia, como Franklin, Fermi, Fleming, Ramón y Cajal, Lindberg, Montgolfier, entre otros en distintas ramas del saber; incluso algunos premios Nobel de la Paz y también de la ciencia, el arte, etc.

En España también son muchos los nombres que se pueden citar de personajes de renombre que han pertenecido a la Masonería, como Antonio Alcalá Galiano, Agustín Argüelles, Manuel Azaña, Vicente Blasco Ibañez, Tomás Bretón, Juan de la Cierva, José Espronceda, Práxedes Mateo Sagasta, Claudio Moyano, Antonio Machado, Isaac Peral, entre otros muchos.

Las obras de tan grandes personajes ha sido la influencia social que se atribuye a la Masonería, o por su impronta en grandes obras como en la Constitución de los EEUU, Declaración Universal de los Derechos Humanos, y en España en la Constitución de la 2ª República. ¿Dónde está la conspiración?.Pero, son muchos los miembros de la masonería, aproximadamente unos seis millones en todo el mundo y, alrededor de unos cuatro mil en España, hombre y mujeres que son ciudadanos normales, de distintas profesiones, taxistas, agricultores, empleados de comercio, médicos, abogados, jueces,  etc; que entre ellos se reconocen como hermanos independientemente de su trabajo, creencias e ideologías, fruto de su unión fraternal, donde lo único que les importa no son las clases o posición social, sino el  mejorar como personas y con ello el mundo que les rodea, con ritos y estudios cuyo significado es crecer interiormente.

A nivel mundial son muchas las obras sociales que la masonería lleva a cabo, siendo la caridad y la solidaridad con los problemas sociales los que impregnan también su trabajo y dedicación, desde la concesión de becas a quienes no pueden sufragarse su formación, aportaciones a asociaciones de carácter humanista o asistencial, a familias necesitadas o que contribuyan a paliar la discriminación social

Son simples pinceladas sobre esta organización que, quizá sirva para que algunos cambien su opinión sobre lo que únicamente habían oído hablar, sin saber en esencia que es la masonería, o por referencias manipuladas. Como pueden ver, un camino más para crecer interiormente como personas y como seres sociales, como muchos otros, intentando únicamente ser un modesto reflejo de ese Arquitecto Superior del Universo, sin poner cara a ninguna deidad, cada uno la que quiera dentro de su universo y sus creencias, incluso sin cara, porque el Universo no la tiene.

Ahora bien, por mucho que se quiere explicar la masonería, es cierto que, o se puede explicar con palabras lo que sólo se puede ver con los ojos del alma.

https://losojosdehipatia.com.es/cultura/historia/franquismo-v-la-represion/
https://www.abc.es/espana/abci-masoneria-gana-afiliados-espana-201703130930_noticia.html
https://www.masoneriamurcia.org/index.php/preguntas/masones-famosos
https://www.libertaddigital.com/opinion/ideas/fue-de-inspiracion-masonica-la-constitucion-de-la-segunda-republica-1276222125.html
http://www.tiempodehoy.com/espana/los-diez-masones-mas-influyentes-de-espana/
http://fu5.es/masoneria/que-es-la-masoneria/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí